Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para garantizar una buena experiencia de usuario. Más info

  • Español ES

50 oraciones y frases con virtudes

Las oraciones con virtudes que te presentamos a continuación te ayudarán a entender cómo debes usar virtudes en una frase. Se trata de ejemplos con virtudes gramaticalmente correctos que fueron redactados por expertos. Para saber cómo usar virtudes en una frase, lee los ejemplos que te sugerimos e intenta crear una oración.
  • A este género de actividad, que coincide con la felicidad, apuntan las virtudes intelectuales.

  • Al igual que Aristóteles, santo Tomás habla de una felicidad perfecta —la visión de Dios— y de una felicidad imperfecta, que consiste en la vida ordenada según las virtudes morales.

  • Aquino sostuvo que las virtudes están íntimamente relacionadas con la ley natural.

  • Cada día que vives pasa a formar parte de ti, sea como sea ese día, y te vas construyendo a partir de, por ejemplo, lo que has hecho y lo que quieres hacer, tus virtudes y tus defectos, lo que dices y lo que callas, tu cuerpo y tu espíritu, lo que recibes y lo que das, etc. Si piensas en ello podrás alargar la lista de parejas contrarias que te van definiendo.

  • Como las virtudes y la vida moral se fundan en los sentimientos naturales (el amor de sí y la compasión), la educación moral ha de potenciar estas pasiones y dirigirlas de una forma adecuada.

  • Con todo, Aristóteles hizo grandes contribuciones al saber ético, como es el caso, por ejemplo, de su doctrina de las virtudes morales.

  • De este modo, se adquieren los modos de actuar —las virtudes humanas y teologales—, con cuya ayuda es posible alcanzar la Bienaventuranza.

  • De la ética de la virtud a la ética política Clásicamente, se han distinguido cuatro virtudes fundamentales que reciben el calificativo de cardinales: la prudencia, la justicia, la fortaleza y la templanza.

  • De sus relaciones nacen los seres humanos: cada uno, con su genialidad propia, su personalidad, sus problemas de carácter o sus virtudes.

  • El métido era rutinario y se basaba en la memorización de textos de los grandes poetas, sobre todo de Homero, cuya obra se consideraba un compendio de valores y virtudes.

  • El Aquinate re fl exionó, además, sobre otras virtudes que el Estagirita no había tratado, como la religión y la humildad.

  • El conjunto se complementa con figuras de los evangelistas, apóstoles, santos, las virtudes y escenas del Antiguo y el Nuevo Testamento.

  • El objetivo de una de estas virtudes, la justicia, es la armonía de la vida social.

  • En la Educación del príncipe cristiano, escribió numerosos consejos para la formación del príncipe Carlos, futuro Carlos V. En ellos subrayó las virtudes propias para el gobierno, y la necesidad de mantener la paz y evitar la guerra.

  • En cuanto al ser humano y a la moral, Aristóteles juzgó que el hombre es capaz de autoperfeccionarse por medio de las virtudes, logrando, así, una vida plena.

  • En el piso inferior, el centro lo ocupa el tema principal, la Adoración del Cordero Místico, en un fondo de paisaje que se continúa en las cuatro tablas laterales, donde se personifican las virtudes cardinales: a la izquierda, la justicia (representada por jueces) y la fortaleza (caballeros); y a la derecha, la templanza (ermitaños) y la prudencia (peregrinos, precedidos por el gigante San Cristóbal, patrón de los viajeros).

  • En el terreno de la filosofía práctica, el Aquinate aprovechó la ética teleológica de Aristóteles y su tratado sobre las virtudes, así como algunas de sus propuestas políticas.

  • En sus escritos, santo Tomás se ocupó tanto de las virtudes sobrenaturales (fe, esperanza y caridad), como de las naturales, si bien aquí solo se comentarán las segundas, objeto de re fl exión fi losó fi ca.

  • En una de sus paredes la belleza se simboliza con una pintura del Parnaso; en la pared de enfrente, las Virtudes y la Ley aluden a la bondad y la justicia; por último, en las otras dos paredes, a su vez enfrentadas entre sí, se hace referencia a la verdad a través de dos temas: la Disputa del Santo Sacramento (o Triunfo de la Religión), que simboliza la verdad revelada por la fe y transmitida por el cristianismo; y la pintura aquí comentada, «La Escuela de Atenas», que alude a la verdad alcanzada a través de la filosofía y la razón.

  • Es el camino que conduce al bien propio del hombre; por ello, la ética aristotélica se puede considerar también como una ética de virtudes.

  • Es reguladora de las virtudes éticas, ya que es la razón del hombre prudente la que determina el término medio virtuoso.

  • Es un deber de justicia que todo ser humano viva en este ámbito las virtudes de la honradez —con rectitud e integridad— y la diligencia, es decir, cumpliendo ágil, esforzada y cuidadosamente la actividad.

  • Esta división tripartita del alma humana ocupó un lugar destacado en el pensamiento del fi lósofo, porque —como veremos— la empleó para explicar las diversas virtudes y la organización de la sociedad ideal.

  • Existiría, en cambio, una felicidad imperfecta o de segunda categoría, consistente en la vida de quien se rige por las virtudes éticas.

  • Explica con tus palabras por qué las virtudes potencian la libertad.

  • Incluso respetó la distribución temática: veinte episodios de la vida de Cristo y ocho representaciones de santos (las de Nicola Pisano eran veinte paneles sobre la vida de San Juan Bautista y ocho con personificaciones de las virtudes).

  • La honradez, la laboriosidad y el compañerismo son virtudes que aparecen unidas en ese esfuerzo por establecer una relación adecuada con los bienes materiales.

  • La adquisición de las virtudes se lleva a cabo como la de cualquier otro hábito.

  • La ética política se ocupa de las virtudes públicas fundamentales: la solidaridad, la responsabilidad y la justicia.

  • La La polis tiene una primera fi nalidad, que reside en en solventar las necesidades materiales de sus ci ciudadanos, pero no se detiene ahí, porque su fi fin principal es ayudarlos a vivir bien, esto es, a lo lograr una vida feliz mediante la promoción de l las virtudes, principalmente las virtudes intelect tuales y la justicia (que es la virtud básica de la s sociedad política).

  • La ley eterna y la ley natural El medio con que cuenta el ser humano para llegar a la Bienaventuranza son sus actos libres, auxiliados de unos principios, que son las virtudes, la ley y la gracia.

  • La primera tarea del fi lósofo consistirá en explicar qué es la virtud, en buscar la idea o esencia de esta, es decir, aquello por lo que las diferentes virtudes merecen tal nombre.

  • Las virtudes (y los vicios) constituyen una suerte de segunda naturaleza en el hombre.

  • Las virtudes dianoéticas, según Aristóteles, conducen al fi n último y a la felicidad.

  • Las virtudes éticas se de fi nen como hábitos voluntarios que consisten en un término medio entre dos extremos, el exceso y el defecto, a la hora de actuar.

  • Las virtudes Junto a la ley, las virtudes también encaminan al ser humano hacia su fi n último.

  • Las virtudes morales son las que mueven al ser humano a la excelencia en relación con las inclinaciones de los apetitos sensibles y del apetito racional o voluntad.

  • Las virtudes teologales son tres: fe, esperanza y caridad.

  • Los expertos en marketing y comunicación nos alertan de que, en esta fase, se puede malograr el esfuerzo anterior: todo será en vano si no sabemos exponer las virtudes del proyecto tecnológico.

  • Los hábitos que facilitan la elección de auténticos valores son las virtudes.

  • Obra suya es la gran tabla central, pieza magistral del Gótico hispano-flamenco, que representa al santo benedictino entronizado como abad y rodeado de las siete virtudes.

  • Por encargo de Filipo II, Aristóteles fue el responsable de la educación del joven Alejandro, a quien enseñó la importancia de virtudes como la sabiduría, la magnanimidad, la amistad y la justicia.

  • Por eso, el hombre de ciencia tiene que desarrollar también virtudes que le permitan la comunicación, el liderazgo y la capacidad de transmitir entusiasmo.

  • Por todo eso, las facultades de la persona se desarrollarán adecuadamente en la medida en que estén guiadas por la educación de las virtudes morales.

  • Se obtiene mediante el cultivo de las virtudes intelectuales y, en grado máximo, a través de la sabiduría; esta consiste en aplicar el intelecto, la facultad más alta, a los objetos más elevados, como el ser en general y el acto puro.

  • Según este autor, los actos de las virtudes coinciden con los preceptos de la ley natural, porque ambos empujan al ser humano a actuar de acuerdo con su naturaleza racional.

  • Son virtudes basadas en valores que promueven la servidumbre, el temor y la mediocridad.

  • Todas las virtudes son un saber, un conocimiento no teórico, sino práctico, encaminado a la acción.

  • Tomás de Aquino aceptó la distinción aristotélica entre virtudes intelectuales y morales: Las virtudes intelectuales son aquellas que potencian las operaciones del entendimiento teórico o práctico: arte, prudencia, ciencia, etcétera.

  • Tomás de Aquino adoptó su ética de virtudes, que adquirió nuevo vigor mucho después, en pensadores del siglo xx .