Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para garantizar una buena experiencia de usuario. Más info

  • Español ES

76 oraciones y frases con vaso

Las oraciones con vaso que te presentamos a continuación te ayudarán a entender cómo debes usar vaso en una frase. Se trata de ejemplos con vaso gramaticalmente correctos que fueron redactados por expertos. Para saber cómo usar vaso en una frase, lee los ejemplos que te sugerimos e intenta crear una oración.
  • ¿Podemos disolver cualquier cantidad de sal en un vaso de agua?

  • A comienzos de la Edad del Bronce se extendió, por gran parte de Europa central y occidental y por toda la Península Ibérica, la cultura del vaso campaniforme.

  • A medida que se calienta el agua contenida en el vaso de precipitados, aumenta de temperatura y la vaporización se produce más rápidamente .

  • A. Vaso de precipitado con arcilla.

  • A. Vaso de precipitados con arcilla.

  • Al cabo de poco tiempo, el magnesio «ha desaparecido» y en el vaso queda un líquido incoloro.

  • Al fondo del vaso queda un residuo blanco de sulfato de bario.

  • Añadimos una pequeña cantidad de cinc, dividido finamente, sobre ácido sulfúrico contenido en un vaso de precipitados o en un tubo de ensayo.

  • Así, por ejemplo, un vaso de una bebida carbónica bien fría va desprendiendo burbujas gaseosas a medida que el líquido adquiere la temperatura abiente.

  • Así, se puede disolver una pequeña cantidad de sal y de azúcar en un jarrón de agua o un terrón de azúcar y unos gramos de sal en un vaso de agua.

  • Así, se puede disolver una pequeña cantidad de sal y de azúcar en una jarra de agua o un terrón de azúcar y unos gramos de sal en un vaso de agua.

  • B. Coloca en un tubo de ensayo o en un vaso de cristal relleno de algodón varias semillas de forma que queden pegadas al cristal para poder observar su germinación y desarrollo posterior.

  • C. Al cabo de cierto tiempo, si no se agita, la arcilla se deposita –decimos que sedimenta– en el fondo del vaso.

  • C. Al cabo de un tiempo, si no agitamos la mezcla, la arcilla se deposita –decimos que sedimenta– en el fondo del vaso.

  • Calienta un poco, muy suavemente, en un vaso de precipitados tapado con un vidrio de reloj.

  • Coge un vaso de agua y añade sal.

  • Coge un vaso de agua, añade sal y, después, observa el agua salada.

  • Coge un vaso de precipitados e introduce un termómetro.

  • Colgaremos el tapón del dinamómetro y hallaremos su peso P Después sumergiremos en el agua el tapón colgado del dinamómetro, pero sin llegar a tocar el fondo del vaso ( b ).

  • Con el dinamómetro determinaremos el peso P Seguidamente, pesaremos el vaso con el dinamómetro, pero con el tapón sumergido en el agua y sujetándolo con el hilo, de forma que no toque el fondo del vaso ( d ).

  • Con la herramienta de Google Earth también en las paredes de un vaso al llenarlo con un refresco muy frío.

  • Cortad el limón por la mitad y exprimidlo en un vaso, sin añadir agua.

  • Cuando el agua recupere su transparencia, inclina el vaso con cuidado y viértela en otro recipiente.

  • Debido a que la luz frena la germinación, para evitarlo, rodea el tubo de ensayo o el vaso con un papel que no deje pasar la luz, por ejemplo con papel de aluminio.

  • El extremo del tubo del embudo tiene que estar en contacto con la pared interior del vaso.

  • El agua destilada se añade poco a poco al vaso de precipitados y se mezcla con una varilla de vidrio hasta su disolución total (figura B).

  • El líquido tenía que llegar al vaso haciendo el máximo ruido posible.

  • El procedimiento era inverso al anterior: se pintaba de negro el fondo de las escenas y se dejaban las siluetas de las figuras del color rojo del vaso, sobre las cuales se pintaban los detalles a pincel.

  • El vaso de la fotografía contiene agua, a la que hemos añadido, en el fondo y cerca de la pared, unos pequeños cristales de permanganato de potasio.

  • En el vaso de plástico practicaremos, cerca del borde, un par de pequeños orificios diametralmente opuestos, para hacer pasar por ellos el hilo del que colgaremos el vaso con el agua.

  • En ella se emplea el procedimiento inverso del anterior, pintando de negro el fondo de las escenas y dejando las siluetas de las figuras del color rojo del vaso.

  • En este caso, no tendría ninguna utilidad incluir el contenido del vaso.

  • En la parte fría del vaso de precipitados y en la del vidrio de reloj, el gas se vuelve a solidificar, en forma de finísimas agujas, sin pasar por el estado líquido.

  • En un día de sol, coloca en el exterior un vaso alto y estrecho y, a su lado, un plato.

  • En un vaso de precipitado que contenga un poco de agua añade aceite de oliva.

  • En un vaso de precipitados, pon arena y agua.

  • Este líquido frío del fondo se calienta y sube a la parte superior del vaso, y ahora su lugar lo ocupa otro líquido menos caliente de la superficie.

  • Este vapor, cuando pasa por el refrigerante, se va condensando a lo largo del tubo y al final sale en forma de agua líquida, que se recoge en un vaso llamado colector.

  • Este vapor, cuando pasa por el refrigerante, se va condensando y, finalmente, sale en forma de agua líquida destilada, que se recoge en un vaso.

  • Hemos calentado naftaleno al baño María utilizando un vaso de precipitados lleno de agua.

  • Impactos • Estar situado en una cubeta de terreno impermeable (vaso del vertedero) o estar impermeabilizado con arcilla de forma artificial.

  • Inmediatamente se observa que se forman burbujas de gas, que resultan ser dihidrógeno, H .También se observa que el vaso se calienta.

  • Introduce el termómetro en el vaso y caliéntalo muy suavemente.

  • Introduce la jeringuilla en el fondo del vaso de precipitados y extrae la mezcla.

  • Introduce un hueso en un vaso de precipitados lleno de agua.

  • La arena, como es más densa que el agua y no se disuelve en ella, se irá acumulando en el fondo del vaso de precipitados.

  • La novedad de la cultura visual de masas radica en que a este tipo de consumo minoritario de arte se ha añadido otro de carácter masivo, como consecuencia de dos circunstancias: por un lado, la reproducción de obras de arte por diversos procedimientos mecánicos se ha abaratado de tal modo, que amplias capas sociales pueden adquirir, por ejemplo, un póster con una pintura famosa o una copia fiel de un vaso griego de cerámica; y por otro, los más diversos objetos de consumo incorporan a su función propia, en su diseño o en su decoración, elementos artísticos.

  • La propagación del calor por convección es exclusiva de los fluidos (lí-quidos y gases).Al calentar un líquido en un vaso de precipitados por la parte inferior, au-menta la temperatura de esa zona.

  • La técnica de figuras negras se desarrolló durante el periodo arcaico, en el siglo a.C. Los motivos se pintaban en negro sobre el fondo rojo del vaso y mediante incisiones con punzón se marcaban los detalles de las figuras negras, que quedaban en blanco.

  • Los bebedores lanzaban las últimas gotas de vino de su copa en dirección a un vaso llamado cótabo, colocado en medio de los invitados.

  • Los motivos se pintan sobre el fondo rojo del vaso, y mediante incisiones con punzón se marcan los detalles de las figuras negras.

  • Los motivos son de color negro sobre el fondo natural del vaso y se distribuyen en bandas.

  • Los peregrinos las recogían como recuerdo y se las cosían en sus hábitos y sombre ros, y las usaban como vaso y como plato.

  • Madera, vaso de cris tal, agua, clavo de hierro y gas natural.

  • Material – Semillas, balanza, tubo de ensayo o vaso de cristal, algodón, papel de aluminio.

  • No podemos separar el azufre de la solución por decantación, ya que, cuando inclinamos el vaso, el azufre pasa junto con el líquido que lo arrastra.

  • Obser va en la figura cómo el extremo del embudo está en contacto con la pared interior del vaso y que, en la operación de filtración, la mezcla se desliza por una varilla de vidrio en lugar de dejarla caer directamente dentro del embudo.

  • Observa el vaso de precipitado de las fotografías.

  • Observa las figuras A y B. Al añadir el cobre (metal de color rojizo) sobre el ácido nítrico (líquido incoloro), (figura A), se obtiene un gas de color marrón y en el vaso queda una solución de color azul verdoso (figura B).

  • Para calcular la densidad de la llave de latón, Líquidos Para determinar la densidad de un líquido, medimos la masa con una balanza (hay que restar la masa del vaso vacío).

  • Para recuperar la sal, evapora el agua que hay en el vaso de precipitados; cuando toda el agua se haya evaporado, la sal quedará depositada en el fondo del recipiente.

  • Pon el vaso de precipitados con el vidrio de reloj sobre la rejilla y enciende el mechero de Bunsen.

  • Pon el yodo en un vaso de precipitados que esté bien seco.

  • Prepara una infusión y observa qué vaso se calienta más rápidamente y cuál lo hace más despacio.

  • Puedes repetir la experiencia colocando, en lugar del vidrio de reloj, una espiga de trigo sobre el vaso de precipitados o sobre una cápsula, como en la figura A. B. Yodo.

  • Queremos averiguar el volumen de una bola de metal que es demasiado grande para que quepa en nuestra probeta graduada y la hemos colocado en un vaso.

  • Relieve de vaso griego.

  • Se puede comprobar cómo se calienta poco a poco todo el líquido del vaso.

  • Se trata de un tipo de cerámica en forma de campana, con decoración geométrica similar a la de la cestería, obtenida mediante la aplicación de un peine o una ruedecilla dentada al barro; en las incisiones así realizadas se solía incrustar una pasta blanca que daba gran vistosidad al vaso, una vez cocido.

  • Si en un vaso de agua añadimos, uno tras otro, pequeños cristales de sulfato de cobre (II) hidratado, agitando al mismo tiempo, podremos observar que el líquido adquiere una coloración azul cada vez más intensa.

  • Sitúa el indio en el fondo de un vaso de precipitados con agua destilada caliente y añade el galio dentro del agua.

  • Tapa cada uno con un vaso para que, si caen esporas, no se vuelen.

  • Tapa el vaso con un vidrio de reloj y caliéntalo suavemente.

  • Vaso campaniforme.

  • Vaso de precipitados Sirve para contener y trasvasar líquidos, pero no para medir, ya que su graduación es inexacta.

  • Vaso del llamado pintor de Eretria (siglo V aC).