Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para garantizar una buena experiencia de usuario. Más info

  • Español ES

29 oraciones y frases con vasco

Las oraciones con vasco que te presentamos a continuación te ayudarán a entender cómo debes usar vasco en una frase. Se trata de ejemplos con vasco gramaticalmente correctos que fueron redactados por expertos. Para saber cómo usar vasco en una frase, lee los ejemplos que te sugerimos e intenta crear una oración.
  • A fi nales del siglo xix y comienzos del siglo xx, la economía española estaba atrasada respecto al resto de Europa: la agricultura había entrado en crisis y la industria, poco desarrollada, se localizaba en el País Vasco y Cataluña.

  • A partir de una idealización de su pasado y de la sociedad tradicional (católica y rural), el nacionalismo vasco rechazó la «españolización», provocada en gran medida por los trabajadores procedentes del exterior.

  • Así, en contra de lo que esperaba el gobierno, la preautonomía del País Vasco no consiguió acabar con las actuaciones de ETA.

  • C. A que las instituciones políticas, jurídicas, económicas, etc., características del pueblo vasco, vuelvan a tener vigencia y acción, amoldadas, en cuanto sea necesario, a la realidad de los tiempos actuales.

  • Cuatro días después ETA declaró una tregua inde fi nida, con el argumento de que el cambio de actitud del PNV ofrecía buenas condiciones para alcanzar la independencia del País Vasco.

  • Diferentes circunstancias impidieron un nuevo proyecto, por lo que el País Vasco no tuvo Estatuto de autonomía hasta los comienzos de la Guerra Civil.

  • Durante más de dos décadas de democracia, el pueblo vasco ha desarrollado su capacidad de autogobierno en el marco de la Constitución y del Estatuto de Guernica.

  • El Estatuto de Gernika representa la expresión de la voluntad mayoritaria de los ciudadanos del País Vasco y constituye, en consecuencia, la norma institucional básica de que se ha dotado para acceder a su autogobierno, por lo que su asunción o acatamiento es una condición necesaria para alcanzar su definitiva normalización y pacificación.

  • El problema vasco y el terrorismo de ETA Tras la llegada al poder del PP, los atentados de ETA se dirigieron preferentemente contra los concejales de este partido en el País Vasco.

  • El texto preautonómico para las tres provincias vascas se publicó en noviembre y se constituyó el Consejo General Vasco, integrado por los partidos políticos con representación parlamentaria.

  • En cuanto al País Vasco, el Partido Nacionalista Vasco y los carlistas elaboraron un proyecto de estatuto tan tradicionalista y poco democrático que fue abiertamente rechazado por la mayoría parlamentaria de izquierdas.

  • En contraste con estas zonas, los pueblos del oeste y el norte de la Península, los menos romanizados, mantuvieron por más tiempo sus costumbres y sus lenguas, de las cuales solo el vasco ha sobrevivido hasta nuestros días.

  • En el Congreso solo votaron en contra el diputado de Euskadiko Eskerra y algunos diputados de Alianza Popular, mientras que las abstenciones fueron en su mayoría del Partido Nacionalista Vasco.

  • En septiembre se constituyó un nuevo gobierno presidido por el socialista Largo Caballero en cuya composición había por republicanos, socialistas, comunistas y un nacionalista vasco, a los que se incorporaron dos meses después cuatro ministros anarquistas.

  • Ese precio consistía en la imposición de la autodeterminación para llegar a la independencia del País Vasco.

  • Estatuto del País Vasco Noviembre.

  • Este dígrafo se solía escribir de forma abreviada mediante una sola n y con una rayita encima, un signo del que salió esta letra, que también adoptaron el gallego y el vasco (en catalán, en cambio, se representó con el dígrafo ny ).

  • Frente al desarrollo espectacular de las zonas industriales de larga tradición –País Vasco, Cataluña, Madrid, etc.– y de los nuevos polos de desarrollo –Valladolid, Zaragoza, Sevilla, La Coruña, etc.–, otros territorios quedaron despoblados y muy rezagados económicamente.

  • Hasta entonces solo se habían completado las autonomías de Cataluña y el País Vasco, y estaban en vías de cerrarse las de Galicia y Andalucía.

  • La actitud del régimen hacia el pueblo vasco.

  • La zona republicana Cuando comenzó la guerra, la República controlaba todas las zonas industriales –Cataluña, País Vasco y Asturias– y las principales ciudades –Madrid, Barcelona, Bilbao, Valencia–. En cambio, las zonas agrícolas eran insu fi cientes para alimentar a su población, que era más de la mitad.

  • Muy distinto del catalán, en planteamientos y arraigo social, era el nacionalismo vasco, de carácter arcaizante y esencialmente vizcaíno.

  • No obstante, en los primeros días la sublevación triunfó en el Protectorado de Marruecos, Canarias, Sevilla y parte de la Andalucía occidental, Mallorca, Galicia, Oviedo, Castilla-León, Zaragoza y Navarra; es decir, esencialmente en dos franjas : una al sur, en la Andalucía occidental, con extensión hacia Marruecos y Canarias; y otra al norte, desde Galicia hasta Navarra, pero sin la cornisa cantábrica (Asturias, Cantabria y País Vasco).

  • No podemos dejar de hablar de un modo más particular de nuestro pueblo, el pueblo vasco [...

  • Pero el regionalismo gallego tuvo menor implantación social que el catalanismo o el nacionalismo vasco.

  • Por el contrario, en el País Vasco, la propiedad fue respetada en la mayoría de los casos .

  • Se los utilizó para trabajar en las minas de mercurio de Almadén y en las de carbón de León, País Vasco y Asturias; en esta última región incluso se construyeron nuevas cárceles alrededor de las minas.

  • Su única expresión seguía siendo el Partido Nacionalista Vasco (PNV), que se apoyaba en la pequeña burguesía bilbaína, ultraconservadora y recelosa del progreso y la industrialización.

  • Y como reacción a la «agresión española», se sublimó todo lo considerado genuinamente vasco y se reivindicó un Estado propio.