Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para garantizar una buena experiencia de usuario. Más info

  • Español ES

34 oraciones y frases con vanos

Las oraciones con vanos que te presentamos a continuación te ayudarán a entender cómo debes usar vanos en una frase. Se trata de ejemplos con vanos gramaticalmente correctos que fueron redactados por expertos. Para saber cómo usar vanos en una frase, lee los ejemplos que te sugerimos e intenta crear una oración.
  • Además de los vanos interiores ya señalados, contaba con ingresos de diferentes tipos en cada una de sus dos fachadas: tres arcos de herradura doblados por arcos de medio punto, en la fachada noroeste, que daba a un patio; y un arco lobulado, otro de medio punto y un tercero de herradura, en la fachada suroeste, que da a la calle.

  • Al exterior, la sobriedad sigue siendo la nota dominante, con muros desnudos sin más elementos de variación que los vanos dispuestos en un orden preciso y las torres de las esquinas.

  • Asimismo, el exterior resulta macizo, con sólidos muros y escasos vanos, todos con arcos de medio punto y arquivoltas, o abocinados.

  • De igual anchura que la nave central, consta de tres vanos con arcos todavía escasamente apuntados, y las esculturas que cubren sus jambas, dinteles, tímpanos y arquivoltas son de diferentes artistas.

  • El alzado consta de los siguientes elementos: columnas y pilares unidos por arcos de herradura, que definen los nueve tramos del interior; sobre los arcos, lienzos de muro con vanos de herradura y lobulados, que comunican entre sí los espacios contiguos; y por último, en cada tramo, salvo el central, una cubierta de bóveda.

  • El muro curvo de la construcción basal está ordenado mediante una disposición rítmica de macizos y de vanos.

  • El interior, iluminado por pequeños vanos en los muros y por la rendija situada entre estos y la cubierta, invita al recogimiento; y el suelo, en ligera pendiente, dirige la atención hacia el altar.

  • El tipo de palacio abierto a la ciudad mediante vanos y galerías, como el Palacio Ducal de Venecia.

  • En cambio, las proporciones y la ordenación de los elementos han cobrado importancia, como se refleja en el ritmo de muros y vanos.

  • En consecuencia, predomina el muro sobre los vanos, por lo que estos son escasos y suelen estar abocinados, a veces con arcos de medio punto en disminución o arquivoltas.

  • En cuanto a la arquitectura conmemorativa, han desaparecido la mayoría de los arcos de triunfo, pero son muy interesantes los de Mérida (Badajoz) y Medinaceli (Soria), que eran puertas de entrada a sus respectivas ciudades, el de Bará (Tarragona), que delimitaba en la Vía Augusta los territorios de dos tribus ibéricas, y el de Cáparra (Cáceres), ya visto como modelo del tipo de cuatro vanos.

  • En el piso inferior, con almohadillado a la rústica, se sigue el mismo ritmo de disposición de vanos que en el superior.

  • En la fachada, de gran sobriedad, se combina el ladrillo rojo de los muros con el granito gris de la portada central, las impostas, las esquinas de las torres y los marcos de los vanos.

  • Es más, los elementos constructivos, incluidos los elaborados con los nuevos materiales, a menudo cumplen también una función decorativa: columnas de fundición con formas de tallos, vanos y cubiertas con vidrieras policromadas.

  • Es una construcción de acentuado sentido ascensional, que combina macizos y vanos con una decoración de gran plasticidad.

  • Estos materiales, por su escasa consistencia, no permitían una arquitectura arquitrabada y obligaron a buscar fórmulas adecuadas para el cubrimiento de vanos y espacios; de este modo surgieron el arco y la bóveda, las dos grandes aportaciones mesopotámicas a la arquitectura.

  • Fachada libre, que al carecer de función sustentante permite abrir vanos sin limitaciones.

  • La fachada es muy clásica y se divide en tres pisos (bajo, principal y ático), con vanos en disposición rítmica y concordada en todos ellos.

  • La arquitectura gótica, de la que era un estudioso y que le inspiró la ligereza de las estructuras de soporte y la gran luminosidad interior, conseguida con la proliferación de vanos, muchos de ellos cegados posteriormente.

  • La decoración exterior es sobria y está formada por paños de sebka que flanquean una calle central en la que se abren los vanos mediante arcos de herradura, túmidos y lobulados (las balaustradas de los vanos son muy posteriores).

  • La escultura invade todo el pórtico, que consta de tres vanos con arco de medio punto, en correspondencia con las naves de la iglesia.

  • La iluminación es pobre por la escasez de vanos, lo que crea un ambiente oscuro que invita al recogimiento espiritual.

  • La interior está dividida en siete pisos, y en la exterior los vanos y los paños decorativos no tienen la misma altura en cada uno de los lados, sino que se ajustan al nivel de la rampa.

  • La tribuna recibe la luz del exterior e ilumina la nave central a través de vanos geminados.

  • Los vanos debilitan la capacidad sustentante del muro, que en el Románico es fundamental para sostener el peso de la cubierta.

  • Los vanos se reducían a las dos puertas de sencilla estructura adintelada que daban acceso a los dos sectores de la naos.

  • Pero el enorme peso de la cubierta exigía utilizar robustos sistemas de soporte (gruesos muros reforzados por contrafuertes exteriores, pilares y columnas interiores de gran anchura), lo que explica la escasez de vanos (puertas y ventanas) para no debilitar el muro.

  • Pero la fama de esta iglesia se debe sobre todo a su altísimo campanario, rasgo propio de la arquitectura segoviana, que en este caso constituye además uno de los tipos más característicos del Románico, consistente en una torre de robusto basamento de sección cuadrada, de un número variable de pisos, con vanos por sus cuatro lados (a veces el número de vanos aumenta con la altura para aligerar el muro), y rematado en chapitel.

  • Pero lo funcional, aunque fuera prioritario, no se opone a lo estético y Sullivan aplicó al exterior un revestimiento de piedra, con resonancias clásicas en la disposición de elementos y la ordenación rítmica de macizos y vanos.

  • Se concentra en los interiores y en los vanos del exterior, con tendencia a la estilización de los motivos, que podían ser de tres tipos: vegetales ( ataurique ), geométricos ( lacería ) e inscripciones ( epigrafía ); en este último caso generalmente se trata de textos coránicos en caracteres cúficos, forma caligráfica originaria de la ciudad persa de Kufa.

  • Si se observa con detenimiento, los elementos arquitectónicos (pilastras, ménsulas, nichos, vanos) carecen, en su mayoría, de una función arquitectónica real (sustentar u ordenar el espacio) y su principal cometido es dotar de plasticidad al muro, como si fueran un complemento de las esculturas que allí se iban a albergar.

  • Su característica esencial es una decoración profusa y cada vez más complicada, que llega a encubrir la estructura del edificio: artificiosas tracerías en los vanos, arcos de formas novedosas (carpaneles o conopiales) y bóvedas con profusión de nervios (bóvedas estrelladas).

  • Su estructura se asemeja a un arco de triunfo de tres vanos, en el que se inserta una rica decoración de óculos, molduras, pilastras y motivos vegetales, distribuidos en dos pisos separados entre sí por un marcado entablamento.

  • Tiene planta basilical de tres naves (más ancha y más alta la central) que culminan en sendos ábsides semicirculares; un transepto que apenas sobresale respecto a las naves laterales; tribuna sobre estas; y un atrio a los pies, abierto al exterior por una arquería de cinco vanos.