Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para garantizar una buena experiencia de usuario. Más info

  • Español ES

9 oraciones y frases con sueños

Las oraciones con sueños que te presentamos a continuación te ayudarán a entender cómo debes usar sueños en una frase. Se trata de ejemplos con sueños gramaticalmente correctos que fueron redactados por expertos. Para saber cómo usar sueños en una frase, lee los ejemplos que te sugerimos e intenta crear una oración.
  • «No es que pintara lo que veía en sueños, sino que el hambre me provocaba una especie de trance parecido al que experimentan los orientales».

  • Como el judaísmo, es una religión del libro: el Corán, texto que recoge las enseñanzas que el arcángel Gabriel comunicó en sueños a Mahoma.

  • El «Guernica» es, como dijo Argan, el único cuadro histórico del siglo, pero también refleja a través de sus símbolos el mundo subconsciente de los sueños, aunque –eso sí– transformado en este caso en un escenario de pesadilla, con la muerte como protagonista principal.

  • El ser perfecto, Dios, no permitiría que ese genio me engañase ni que yo confundiera mis ideas con imaginaciones o sueños.

  • La interpretación, como la de los sueños, tiene su clave en la propia psicología del autor, por eso es difícil descifrar el mensaje, casi siempre incoherente, de las obras surrealistas.

  • Para Feuerbach, Dios es una imagen que el hombre ha creado para proyectar en ella sus sueños y esperanzas, un espejismo del que el hombre tiene que liberarse.

  • Pero su originalidad radica en que, lejos del automatismo o la pintura de sueños, nos transmite una visión mágica del mundo por medio de yuxtaposiciones inesperadas de objetos o asociaciones insólitas de ideas.

  • Por ejemplo, algunos movimientos fisiológicos (la circulación de la sangre, la función digestiva, etc.) o ciertos estados de la psique (sueños, sonambulismos…) no se sujetan a la voluntad de la persona.

  • Ya la aurora siguiente iba alumbrando la tierra con la antorcha de Febo y ya había ahuyentado la húmeda sombra por el haz del cielo cuando fuera de sí de dirige a su hermana, ama de su alma: «¡Ay, Ana, hermana mía, qué sueños tan horribles me tienen angustiada!