Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para garantizar una buena experiencia de usuario. Más info

  • Español ES

11 oraciones y frases con sentimos

Las oraciones con sentimos que te presentamos a continuación te ayudarán a entender cómo debes usar sentimos en una frase. Se trata de ejemplos con sentimos gramaticalmente correctos que fueron redactados por expertos. Para saber cómo usar sentimos en una frase, lee los ejemplos que te sugerimos e intenta crear una oración.
  • ¿Por qué crees que, tras tomar antibióticos, nos sentimos más débiles?

  • A veces sentimos nuestro cuerpo como una carga o una limitación; por ejemplo, cuando tenemos ganas de hacer cosas, pero estamos cansados o enfermos.

  • Ante este hecho cierto sentimos una repugnancia que no hay que confundir con un simple miedo frente a una cierta amenaza, ni con un instinto natural o biológico.

  • Cuando sentimos nuestro propio peso o cuando vemos caer cualquier objeto, estamos percibiendo cómo la Tierra atrae a los cuerpos.

  • El asombro El asombro es la sorpresa que sentimos ante algo extraordinario o inesperado.

  • Esto sucede, por ejemplo, cuando nos sentimos sobrecogidos al contemplar las estrellas en el fir-mamento y nuestra atención queda suspensa en ellas, liberándonos de las cuestiones más inmediatas.

  • Fuera de este principio, que forma parte viva de nuestro propio ser, no sentimos temor en reconocer que tenemos el deber ineludible de señalar al pueblo un plan de reivindicaciones mínimas, que ha de exigir, creando su propia fuerza revolucionaria.

  • Hume opina que estamos ante una idea compleja que es producto de la imaginación, la cual conecta un objeto con su usual acompañante por una costumbre o hábito psicológico: sentimos (impresión de re fl exión) que un objeto precede a otro de manera reiterada y esto da lugar a la idea de que ambos están necesariamente unidos.

  • La pobreza cristiana tiene también una dimensión social esencial, por la que sentimos la obligación de luchar para conseguir un mundo más justo.

  • Por ejemplo, cuando escuchamos ciertas melodías musicales, el tiempo parece quedar interrumpido y nos sentimos transportados a otro ámbito, lejos de nuestras preocupaciones.

  • Sentimos la obligación de luchar para lograr un mundo más justo, que se aproxime al ideal de Dios y que venza el desorden que ha introducido el pecado.