Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para garantizar una buena experiencia de usuario. Más info

  • Español ES

10 oraciones y frases con segundas

Las oraciones con segundas que te presentamos a continuación te ayudarán a entender cómo debes usar segundas en una frase. Se trata de ejemplos con segundas gramaticalmente correctos que fueron redactados por expertos. Para saber cómo usar segundas en una frase, lee los ejemplos que te sugerimos e intenta crear una oración.
  • Aunque consideró que este atributo solo se puede conocer por la fe, lo aplicó a la fi losofía, al sostener que Dios no necesita causas segundas para producir un efecto, ya que puede actuar directamente en el mundo creado y no tiene por qué estar sometido a unas leyes de la naturaleza.

  • Como Aristóteles, distinguió cuatro tipos de causas segundas —material, formal, e fi ciente y fi nal—, otorgando especial relevancia, también, a la causa fi nal.

  • El incremento del número de domicilios unipersonales y de segundas viviendas conlleva una multiplicación del sistema de infraestructuras con el consiguiente impacto ambiental.

  • En sus escritos, santo Tomás se ocupó tanto de las virtudes sobrenaturales (fe, esperanza y caridad), como de las naturales, si bien aquí solo se comentarán las segundas, objeto de re fl exión fi losó fi ca.

  • Las criaturas solo pueden ser causas segundas.

  • Las primeras son más adecuadas para serrar maderas blandas y las segundas, para maderas duras.

  • Mientras que las primeras se desarrollan —gracias, entre otras cosas, a los progresos técnicos—, las segundas se quedan anticuadas.

  • No obstante, tiene que existir una causa e fi ciente primera —una Causa no causada por nadie— porque, de no ser así, no habría causas segundas ni, por lo tanto, existiría cosa alguna.

  • Sin embargo, llamó causas segundas a las causas de los cambios, que siempre requieren un ser previo para su acción.

  • Son sustancias los seres individuales, a los que denominó sustancia primera; también aplicó este término a los conceptos universales que se forman en la mente por abstracción, a los que llamó sustancias segundas.