Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para garantizar una buena experiencia de usuario. Más info

  • Español ES

33 oraciones y frases con seguía

Las oraciones con seguía que te presentamos a continuación te ayudarán a entender cómo debes usar seguía en una frase. Se trata de ejemplos con seguía gramaticalmente correctos que fueron redactados por expertos. Para saber cómo usar seguía en una frase, lee los ejemplos que te sugerimos e intenta crear una oración.
  • «[…] examinando con atención lo que era y viendo que podía fingir que no tenía cuerpo alguno y que no había mundo ni lugar en que me encontrase, pero que no por esto podía fingir que yo no fuese, y que al contrario, por lo mismo que pensaba en dudar de la verdad de las demás cosas se seguía muy evidente y ciertamente que yo era; mientras que si solo hubiese dejado de pensar, aunque fuera verdadero todo el resto de lo que (alguna vez) hubiera imaginado, no tenía ninguna razón para creer que yo hubiese existido; conocí por esto que yo era una sustancia cuya esencia íntegra o naturaleza solo consiste en pensar y que para ser no necesita ningún lugar ni depender de ninguna cosa material».

  • A ellas seguía siempre una negociación con los banqueros afectados, que solía consistir en sumar a la deuda principal los intereses no pagados, con lo que el endeudamiento de la monarquía era cada vez mayor.

  • A pesar de que determinados indicadores económicos (disminución del paro, crecimiento del PIB, etc.) anunciaban una probable salida de la crisis, gran parte de la población seguía sin percibir una mejora de la situación en su entorno inmediato después de tantos sacri fi cios.

  • Con el tiempo, además del camino francés, se fueron definiendo otras rutas secundarias, como la que seguía la línea de la costa o la que, procedente del sur, aprovechaba la antigua calzada romana de la Vía de la Plata.

  • Cuando eso ocurría, el procedimiento que se seguía era parar la fuente de calor.

  • De hecho, al fi nalizar el siglo, la base económica del país seguía siendo una agricultura de bajos rendimientos, que empleaba a los dos tercios de la población activa.

  • Dentro de los partidos republicanos, pero con una marcada identidad propia, seguía creciendo el Partido Socialista Obrero Español, cada vez más dispuesto a participar en el juego político parlamentario, sin renunciar por ello a la revolución social.

  • El campesinado seguía representando la mayoría de la población, por el escaso desarrollo industrial.

  • El clima de inestabilidad política fue en aumento, y a la creciente protesta ciudadana (manifestaciones callejeras, huelgas, declaraciones, etc.) le seguía una represión cada vez más desproporcionada (brutalidad de la policía contra los manifestantes, detenciones y torturas, multas y cierres de periódicos, etc.).

  • El palacio, protegido por una muralla, se articulaba generalmente en torno a un patio principal, y no seguía una ordenación clara, sino que imponía un recorrido quebrado.

  • En cuanto al conocimiento, en el siglo xiii seguía presente el problema de si los conceptos universales poseen alguna realidad propia o si existen solo en la mente de quien los piensa.

  • En ese contexto, el italiano marqués de Esquilache, que había servido a Carlos III durante su reinado en Nápoles y seguía con él en España como ministro y hombre de su total con fi anza, renovó la prohibición incumplida del uso de la capa larga y el sombrero de ala ancha, ya que permitían esconder armas y ocultar el rostro, facilitando la delincuencia.

  • Entretanto, el poder ejecutivo lo seguía manteniendo el gobierno provisional .

  • Esencialmente consistió en una religiosidad distinta, con una actitud más positiva hacia las realidades de este mundo: El objetivo seguía siendo la enseñanza de las verdades esenciales, pero sin renunciar por ello a la belleza formal.

  • Esto fue debido a tres razones principales: La escultura tenía un elevado coste, porque seguía empleando materiales caros (mármol y bronce sobre todo) en obras de gran tamaño, lo que imposibilitaba en la práctica las creaciones independientes de carácter más innovador y obligaba a los escultores a estar sometidos a los encargos previos y al «buen gusto» clasicista dictaminado por las Academias.

  • La ordenación espacial seguía un eje en profundidad que definía un camino litúrgico desde lo mundano a lo sagrado y oculto.

  • La resolución del conflicto de los payeses de remensa en Cataluña El con fl icto de los payeses de remensa catalanes se remontaba al siglo xiv y seguía pendiente de solución.

  • Los baptisterios –edificios para el bautismo– son de planta octogonal, por el significado del número ocho en la simbología cristiana: Dios había creado el universo en siete días, y Cristo había resucitado en el día octavo (domingo), el que seguía al sábado o séptimo día de la semana judía, culminando así el proceso divino de la creación.

  • Los demás asuntos los seguía tratando el Consejo Real, que estaba por encima de todos los demás y que acabó denominándose Consejo de Castilla, como clara manifestación del predominio de esta Corona sobre el conjunto de la monarquía.

  • Los valores sensibles y el interés por las situaciones y ambientes pintorescos, propios del Romanticismo, eran más difíciles de trasladar a una escultura cuyo tipo dominante seguía siendo la tradicional estatua sobre pedestal.

  • No obstante, la caída de los graves seguía sin una explicación satisfactoria.

  • Para Aristóteles, la mejor organización social seguía siendo la polis, pues pensaba que solo en ella se podían promover la sabiduría y la virtud.

  • Pero aunque el régimen seguía vivo, no había salido ileso.

  • Pero el cristianismo seguía creciendo en todos los estamentos sociales.

  • Por eso, el problema del conocimiento seguía a siendo uno de los temas primordiales de la fi losofía.

  • Por otro lado, tampoco logró superar el dualismo en el ser humano, porque este seguía siendo un aglomerado de sustancias diferentes, que se resumen en dos: alma y cuerpo.

  • Por tanto, la controversia entre defensores y detractores de la generación espontánea seguía abierta.

  • Se los seguía considerando meros artesanos, aunque como tales algunos de ellos gozaban de admiración y prestigio.

  • Seguía luego el velatorio de Atis muerto, que precedía a su resurrección al día siguiente.

  • Sin embargo, España seguía anclada en el pasado, a pesar de que cada vez eran más numerosas las voces en demanda de un cambio que adaptara la realidad política del país a las nuevas circunstancias sociales y económicas.

  • Solo una minoría seguía estudiado entre los doce y los dieciséis años, lo que correspondía a la etapa secundaria o escuela de gramática ( ludus grammaticus ).

  • Su formación seguía siendo tradicional, en el taller de un maestro arquitecto o en la Academia correspondiente, como los pintores y escultores, y estaba basada en el tratado clásico de Vitruvio y en los elaborados desde el Renacimiento.

  • Su única expresión seguía siendo el Partido Nacionalista Vasco (PNV), que se apoyaba en la pequeña burguesía bilbaína, ultraconservadora y recelosa del progreso y la industrialización.