Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para garantizar una buena experiencia de usuario. Más info

  • Español ES

12 oraciones y frases con señoríos

Las oraciones con señoríos que te presentamos a continuación te ayudarán a entender cómo debes usar señoríos en una frase. Se trata de ejemplos con señoríos gramaticalmente correctos que fueron redactados por expertos. Para saber cómo usar señoríos en una frase, lee los ejemplos que te sugerimos e intenta crear una oración.
  • A raíz de esta exclusión, muchos miembros de la alta nobleza abandonaron la vida cortesana y se retiraron a vivir en los suntuosos palacios de sus señoríos.

  • Así mismo, la Iglesia poseía señoríos con sus privilegios especí fi cos; en estos casos, el titular era una institución eclesiástica (una abadía, una catedral, etc.) y el que estaba a la cabeza de la misma (el abad, el obispo, etc.) ejercía como señor sobre las tierras y vasallos del señorío.

  • Como ya se ha estudiado, los nobles que poseían señoríos en el Antiguo Régimen en general salieron favorecidos por la forma en que se abolió en España el régimen señorial, ya que se apropiaron de tierras sobre las cuales tenían derechos más que dudosos, suponiendo que tuvieran alguno.

  • Como ya se ha estudiado, Olivares quiso resolver tan caótica situación emprendiendo reformas profundas, como el proyecto de red de erarios o la Unión de Armas, pero las di fi cultades y los imperativos de la guerra obligaron a buscar con urgencia nuevas fuentes de ingresos –algunas de ellas ya utilizadas en el siglo xvi –, que afectaron sobre todo a Castilla : alteración del valor de las monedas, creación de nuevos impuestos, exigencia de donativos a la nobleza, venta de cargos públicos, venta de títulos nobiliarios, conversión de tierras de realengo en nuevos señoríos para su venta, etc. No obstante, todos estos recursos solo sirvieron para atender las necesidades inmediatas (gastos militares, pago de intereses a los banqueros), pero no fueron su fi cientes para atajar el progresivo endeudamiento de la Hacienda Real.

  • De este modo, tales lugares se convirtieron en señoríos jurisdiccionales y sus pobladores en vasallos del nuevo señor, que asumía sobre ellos las funciones propias del monarca.

  • De todas las reformas que habían plasmado en leyes las Cortes de Cádiz, s olo con fi rmó la abolición de los derechos jurisdiccionales en los señoríos, que representaban un límite a su poder absoluto.

  • En cuanto a las localidades pertenecientes a señoríos, los cargos eran generalmente designados por el señor, que de este modo ejercía un control indirecto sobre las mismas.

  • En consecuencia, la antigua nobleza no resultó perjudicada con la abo- lición de los señoríos, y en algunos casos incluso aumentó su patrimonio al apropiarse de algunas tierras sobre las cuales no tenía derechos claros en el Antiguo Régimen.

  • En los comienzos de la Reconquista apareció el primer tipo de señoríos, los denominados señoríos territoriales o solariegos, cuyas tierras carecían de dueño previo, por lo que el nuevo señor adquiría la propiedad de las mismas.

  • La segunda, que todos los reinos y señoríos de Indias tenemos usurpados.

  • Pero no todos los miembros del estamento nobiliario gozaban de igual prestigio y fortuna, sino que existía una jerarquía interna: a La alta nobleza (duques, condes, marqueses, ricos hombres de Aragón), que disponía de grandes riquezas y extensos señoríos.

  • Por otra parte, la escasa burguesía tenía como máxima aspiración abandonar sus negocios e invertir sus bene fi cios en tierras, señoríos y rentas fi jas –como los juros o títulos de deuda pública–, e incluso en la adquisición de un título nobiliario.