Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para garantizar una buena experiencia de usuario. Más info

  • Español ES

8 oraciones y frases con sanguínea

Las oraciones con sanguínea que te presentamos a continuación te ayudarán a entender cómo debes usar sanguínea en una frase. Se trata de ejemplos con sanguínea gramaticalmente correctos que fueron redactados por expertos. Para saber cómo usar sanguínea en una frase, lee los ejemplos que te sugerimos e intenta crear una oración.
  • Cuando se recupera la concentración sanguínea normal de dicha hormona, la hipófisis lo detecta, se inhibe y deja de segregar la hormona trófica o hipofisaria.

  • Cuando una persona se ve sometida a una intervención quirúrgica es posible que necesite una transfusión sanguínea por pérdida de sangre durante la intervención.

  • Esta glándula produciría unos espíritus animales, es decir, unas realidades muy sutiles —intermedias entre el espíritu y la materia— que se transmitirían a través de la corriente sanguínea y que pondrían en contacto los movimientos del alma con los del cuerpo.

  • Este gráfico muestra los niveles de concentración de glucosa sanguínea en dos personas que han comido la misma cantidad de pastel.

  • La orina se forma en los riñones y en este proceso se pueden distinguir las siguientes tres etapas: Filtración Debido a la presión sanguínea y a la permeabilidad de los capilares del glomérulo, gran parte del agua de la sangre y de las sustancias que lleva disueltas se filtra desde dichos capilares hacia la cápsula de Bowman; se forma así una orina muy diluida y con muchas sustancias disueltas.

  • La presión sanguínea es la presión que ejerce la sangre sobre las paredes de los vasos sanguíneos que forman el sistema circulatorio.

  • Las personas que tienen habitualmente la presión sanguínea alta tienen más riesgo de sufrir accidentes cerebrovasculares, como infartos o hemorragias cerebrales.

  • Normalmente, cuando se habla de presión sanguínea nos referi-mos únicamente a la presión arterial, es decir, a la presión que efectúa la sangre sobre las paredes de las arterias por donde circula.