Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para garantizar una buena experiencia de usuario. Más info

  • Español ES

22 oraciones y frases con salientes

Las oraciones con salientes que te presentamos a continuación te ayudarán a entender cómo debes usar salientes en una frase. Se trata de ejemplos con salientes gramaticalmente correctos que fueron redactados por expertos. Para saber cómo usar salientes en una frase, lee los ejemplos que te sugerimos e intenta crear una oración.
  • A Borromini corresponde la fachada (parcialmente modificada después al prolongar en altura las torres), que una vez más refleja la característica tensión entre fuerzas exteriores e interiores, por sus entrantes y salientes.

  • Acusados entrantes y salientes.

  • Además, la técnica del trabajo de las figuras ilustra el alto grado de perfección alcanzado en el período clásico: sus actitudes son completamente naturales, los paños caen con soltura e insinúan unas correctas proporciones anatómicas, y el tratamiento de las superficies con acusados entrantes y salientes produce efectos de claroscuro, que dotan a la escena de efectismo y fuerza dramática.

  • Efectos de la luz Debido a los acusados entrantes y salientes del conjunto, la luz incidente produce fuertes contrastes de luces y sombras que acentúan el dramatismo del tema y, en particular, de las escenas del infierno (a la derecha del espectador).

  • Efectos de la luz La luz que incidía en ella era natural y sus efectos variaban según el tratamiento de las superficies: en el manto y en la coraza se producen contrastes de luces y sombras, provocados por los entrantes y salientes de los pliegues y relieves; en cambio, en el pelo y el rostro la luz se difunde suavemente, acentuando la serenidad que se pretende atribuir al personaje.

  • El aprovechamiento a veces de los entrantes y salientes de la pared para producir sensación de volumen.

  • El ingreso se enmarca entre cortinajes de piedra, estípites (pilastras formadas por pirámides truncadas superpuestas e invertidas) y todo tipo de elementos curvilíneos, cuyos entrantes y salientes generan contrastados efectos de luces y sombras.

  • El tratamiento de las superficies varía según las partes del cuerpo: en la indumentaria –la coraza y el manto– son acentuados los entrantes y salientes; en cambio, la cabeza, brazos y piernas presentan un modelado más sutil.

  • En el lago existen movimientos del agua superficial y profunda producidos por el viento, las di ferencias de temperatura y las corrientes de los ríos entrantes y salientes.

  • En estas el juego de volúmenes entrantes y salientes constituye ya un claro ejemplo de dinamismo barroco.

  • Esta plasticidad de entrantes y salientes ha tenido tanto éxito en la historia del arte que son pocas las cúpulas, desde el Barroco hasta el siglo, que no siguen este esquema.

  • Hay esculturas cuyas superficies presentan un modelado suave; otras, en cambio, tienen acusados entrantes y salientes.

  • La articulación del muro con arcos, salientes y elementos decorativos.

  • Las superficies presentan acusados entrantes y salientes, que producen fuertes contrastes de luces y sombras, con lo que se acentúa el dramatismo.

  • Las superficies presentan entrantes y salientes muy acentuados, en particular en los pliegues de los ropajes de ambas figuras y en las nubes sobre las que flotan.

  • Las superficies presentan un modelado suave, sin acusados entrantes y salientes, que se limitan a ciertos detalles del cabello de ambas figuras y a los pliegues de las telas.

  • Pero en cada piso las bíforas están separadas entre sí por pilastras apenas salientes del muro, según la superposición de órdenes clásicos que recomendaba Vitruvio y que se aprecia en el Coliseo de Roma.

  • Pero sus efectos dependerán en gran medida del tratamiento que se haya dado a las superficies: si presentan acusados entrantes y salientes, la luz que incide en la obra produce fuertes contrastes de luces y sombras, y acentúa su dramatismo; pero si las superficies tienen un modelado suave, la luz se difunde homogéneamente y produce sensación de serenidad.

  • Por esta misma razón, las cargas eléctricas tienden a concentrarse más en las zonas salientes o puntiagudas.

  • Sin embargo, empleó, como Gericault o Delacroix en la pintura, ciertos recursos barrocos (el agitado movimiento, la composición abigarrada con acentuados entrantes y salientes, la expresividad de los rostros y los gestos) para exponer su visión romántica del tema, que recuerda a «La Libertad guiando al pueblo», de Delacroix, con sus protagonistas anónimos y el tono de exaltación patriótica.

  • Todo el conjunto transmite un acusado dramatismo, mediante la aplicación combinada de cuatro procedimientos artísticos: El tratamiento de las superficies con acentuados entrantes y salientes, que resaltan los efectos lumínicos.

  • Tres arimeces (salientes), con columnas y esculturas, rompen su carácter repetitivo y aportan plasticidad al conjunto, en una fórmula similar a la de la fachada oriental del Louvre.