Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para garantizar una buena experiencia de usuario. Más info

  • Español ES

38 oraciones y frases con sagrado

Las oraciones con sagrado que te presentamos a continuación te ayudarán a entender cómo debes usar sagrado en una frase. Se trata de ejemplos con sagrado gramaticalmente correctos que fueron redactados por expertos. Para saber cómo usar sagrado en una frase, lee los ejemplos que te sugerimos e intenta crear una oración.
  • ¿De qué se queja? ¡Oh dioses inmortales! ¡Entre qué gentes estamos! ¡En qué ciudad vivimos! ¡Qué república tenemos! Aquí, aquí están entre nosotros, padres conscriptos, en este consejo, el más sagrado y augusto del orbe entero, los que meditan acabar conmigo y con todos vosotros, y con nuestra ciudad y con todo el mundo.

  • A pesar de que estos cuerpos tendrán un fin, habita en todos estos cuerpos; mas está más allá del tiempo: el Espíritu es inmortal e infinito» (Fragmentos de Bhágavad-guitá, libro sagrado hinduista).

  • A raíz de una disputa, Remo atravesó el surco sin respetar su carácter sagrado y desafió a su hermano.

  • Además de en los hogares, se la honoraba en los espacios públicos, en los que se mantenía un fuego sagrado en su honor, que los colonos llevaban consigo cuando iban a fundar colonias en nombre de la metrópolis.

  • Apolo la mató con su arco y se apropió de este lugar sagrado.

  • Dios se revela directamente al hombre como «lo totalmente otro», en relación a las restantes manifestaciones de lo sagrado.

  • El anhelo de percibir la presencia real de lo sagrado, unido a una relativa seguridad en los caminos, reactivó las grandes rutas de peregrinación a Roma y Tierra Santa, a las que se había añadido recientemente la de Santiago de Compostela.

  • El culto a Mitra era originario de Persia y la India, Según el mito, el dios Mitra nació cerca de una fuente sagrada, bajo un árbol sagrado y una roca.

  • El exterior apenas preocupa, pues se pretende tan solo aislar el recinto sagrado mediante un muro inexpresivo.

  • El libro sagrado de la religión islámica es el Corán («lectura»), que, según la tradición, recoge literalmente la revelación divina recibida por Mahoma a través del arcángel San Gabriel.

  • El Papa llama Evangelio de la vida a la proclamación del valor sagrado de la vida humana, desde su principio hasta su término, y al esfuerzo por defender el derecho de este bien primordial.

  • El Partenón está concebido en relación con su entorno, la acrópolis de Atenas, recinto sagrado especialmente protegido frente a posibles ataques, en el que cada edificio se ubica según un plan preestablecido.

  • El santuario ( temenos ) es un espacio sagrado pero no edificado.

  • El ser humano se siente perseguido y aparece el miedo ante lo sagrado.

  • En efecto, la escena se desenvuelve en un ambiente de gran humildad y crudo realismo, en el que la Virgen aparece simplemente muerta, sin ningún elemento sagrado que anuncie su próxima asunción, como la presencia de ángeles, por ejemplo.

  • En primer lugar, los personajes representados eran reales y estaban ligados a la familia imperial, que aparece casi divinizada en el escenario sagrado del templo.

  • Es fácil observar que algunas producciones humanas atentan directamente contra ella —la violencia, la pornografía o las estructuras laborales injustas—. La cultura produce obras vinculadas con lo sagrado porque van dirigidas directamente al culto divino —una catedral y la liturgia que se desarrolla en ella— o porque nos ponen en relación directa con nuestro destino trascendente —por ejemplo, las Variaciones Goldberg de Bach—. Como recordó Juan Pablo II ante la Asamblea General de las Naciones Unidas, «toda cultura es un esfuerzo de reflexión sobre el misterio del mundo y en particular del hombre: es un modo de expresar la dimensión trascendente de la vida humana».

  • España tiene un compromiso sagrado que cumplir en Marruecos: el de que cese para siempre ese estado de barbarie en que vive el pueblo marroquí, y que cese también para siempre la amenaza que para nosotros representa el tener la plaza de Melilla rodeada de tan fieros vecinos, siempre dispuestos a echar mano a los fusiles contra nuestras tropas.

  • Este libro tiene carácter sagrado: los creyentes lo envuelven en paños limpios y se lavan las manos antes de los rezos o para leerlo.

  • Interesa más desvelar el significado oculto de numerosos elementos supuestamente triviales, pues en la pintura flamenca y en la obra de Jan van Eyck lo sagrado se manifiesta en escenarios cotidianos y los objetos de la vida cotidiana aluden a cuestiones sagradas: la vela encendida del candelabro simbolizaría a Cristo, que todo lo ve y santifica el matrimonio; el perro, la fidelidad; los rosarios de cristal y el espejo, la pureza (una de las imágenes asociadas a la Virgen es la de espejo sin mancha); las frutas, la fertilidad.

  • Interiormente no tienen nada que alcanzar y no buscan nada externamente» (Sutra en cuarenta y dos secciones, libro sagrado budista, siglo a. C.).

  • La ordenación espacial seguía un eje en profundidad que definía un camino litúrgico desde lo mundano a lo sagrado y oculto.

  • La clausura de los juegos comprendía la entrega de coronas de hojas de olivo cortadas con una hoz de oro en el bosque sagrado, el Altis.

  • La escultura y la pintura reflejaron igualmente una visión de lo sagrado más complaciente y cercana, lejos de la solemnidad distante del Románico: la iconografía mostraba un renovado interés por escenas de la Virgen y de vidas de los Santos; y las imágenes se humanizaban, expresando sentimientos, gestos y actitudes más naturales, sin renunciar a la belleza.

  • La iconografía se inspiraba en gran medida en la bizantina y cada tema se solía ubicar en lugares específicos de la iglesia o el monasterio, por ejemplo: En las portadas de las iglesias, zona de tránsito del espacio exterior profano al interior sagrado, predominaban la Visión Apocalíptica de Cristo y el Juicio Final, ambos relacionados con la creencia en la segunda venida de Cristo.

  • La metafísica, es decir, la búsqueda más allá de lo empírico, constituye también una manifestación de lo sagrado.

  • La planta es rectangular, con un pórtico anterior (pronaos) que es la entrada al recinto sagrado.

  • La Revelación de Dios muestra que la sexualidad es algo sagrado, es decir, pleno de valor y belleza.

  • La Revelación de Dios muestra, de este modo, que la sexualidad es algo sagrado, es decir, pleno de valor y belleza.

  • Las numerosas fuentes de luz, tanto las abiertas en los muros exteriores como las ocultas sobre las bóvedas, dotan al interior de una gran diafanidad y resaltan las audaces formas constructivas, que producen la impresión de estar dentro de un bosque sagrado.

  • Lo mismo ocurre con los gestos y actitudes: las manos manifiestan juramento y unión matrimonial; los pies descalzos (los zuecos de uno y otra aparecen en distintos lugares del dormitorio), que pisan suelo sagrado.

  • Lo sagrado, en cambio, representa lo absoluto y, precisamente por eso, participa de su valor absoluto, es decir, merece ser cuidado y respetado por sí mismo.

  • No obstante, en algunos pensadores romanos se encuentran intuiciones del valor absoluto de la dignidad humana, como en el estoico Séneca, cuando sostiene: « Homo res sacra homini» (‘el hombre es algo sagrado para el hombre’).

  • Pero si el hombre no es sagrado, los derechos humanos son una quimera: propuestas sin base real que nos hemos entregado nosotros mismos.

  • Por consiguiente, un mensaje como el del Juicio Final, situado en la puerta principal del templo, actuaba como reclamo para llamar la atención del transeúnte, hacerle reflexionar sobre su conducta e invitarle a ingresar en el espacio sagrado.

  • Sus partes y elementos principales son: El haram (significa «sagrado» y «prohibido») o sala cubierta para la oración, generalmente dividida en naves que en la arquitectura hispanomusulmana son perpendiculares a la quibla («orientación») o muro orientado a la Meca, hacia donde se dirigen las oraciones.

  • Todo empezó con un viaje que hizo a Camboya para colaborar con las hermanas misioneras del Sagrado Corazón de Jesús.

  • Una vez dentro de la Acrópolis había diversos edificios y tres templos que hacían de ella el recinto sagrado por excelencia de la ciudad: el Partenón, el Erecteion y el templo de Niké Áptera.