Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para garantizar una buena experiencia de usuario. Más info

  • Español ES

9 oraciones y frases con ruinas

Las oraciones con ruinas que te presentamos a continuación te ayudarán a entender cómo debes usar ruinas en una frase. Se trata de ejemplos con ruinas gramaticalmente correctos que fueron redactados por expertos. Para saber cómo usar ruinas en una frase, lee los ejemplos que te sugerimos e intenta crear una oración.
  • A fines del siglo, en un antiguo convento visigótico en ruinas, dedicado a San Miguel, se instaló una comunidad de monjes expulsados de Córdoba, que lo reconstruyó aprovechando sillares y capiteles visigóticos y romanos.

  • El resultado de todo ello fue una arquitectura cuyas ruinas todavía admiramos, aunque se hallen despojadas de los vistosos revestimientos que las cubrían.

  • La han incendiado y la han convertido en ruinas las hordas rojas al servicio criminal de Aguirre, presidente de la república de Euzkadi .

  • Pero ese proyecto exigía un nuevo emplazamiento más amplio y Felipe V lo rechazó, exigiendo que la nueva obra se levantara sobre las ruinas del viejo alcázar.

  • Pero este concepto adquirió desde mediados del siglo en Inglaterra la significación específica de sorprendente, seductor y singular, que invita a una contemplación placentera, lo que justificaría la pintura de determinados paisajes o lugares exóticos, poco conocidos y sugerentes, a menudo salpicados de ruinas antiguas.

  • Restauré los acueductos en muchos lugares, los cuales estaban en ruinas por el paso del tiempo, y dupliqué el acueducto llamado Marcio, introduciendo una nueva ramificación en su curso.

  • Ruinas de Ampurias (Gerona).

  • Ruinas de Pérgamo.

  • Y luego, sobre las ruinas que el Frente Popular deje –sangre, fango y lágrimas–, edificar un Estado grande, fuerte, poderoso, que ha de tener por gallardo remate, allá en la altura, una Cruz de amplios brazos –señal de protección a todos–, Cruz sacada de los escombros de la España que fue, pues es la Cruz, símbolo de nuestra religión y de nuestra fe, lo único que ha quedado y quedará intacto en esta vorágine de locura, vorágine que intentaba teñir para siempre las aguas de nuestros ríos con el carmín glorioso de valiente sangre española...