Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para garantizar una buena experiencia de usuario. Más info

  • Español ES

74 oraciones y frases con románico

Las oraciones con románico que te presentamos a continuación te ayudarán a entender cómo debes usar románico en una frase. Se trata de ejemplos con románico gramaticalmente correctos que fueron redactados por expertos. Para saber cómo usar románico en una frase, lee los ejemplos que te sugerimos e intenta crear una oración.
  • A través del Camino de Santiago el Románico francés penetró en Aragón, Navarra, León y Castilla.

  • Además, las estatuas-columnas de las jambas, más propias del Gótico que del Románico, se han liberado casi por completo del marco arquitectónico.

  • Ahora bien, la escultura monumental no apareció hasta finales del siglo, cuando el desarrollo arquitectónico del estilo románico estaba ya muy avanzado; y solo en Francia y España tuvo un papel destacado.

  • Así, el arte del Extremo Oriente presenta unas características comunes que lo diferen-cian del arte europeo; asimismo, el arte románico se puede distinguir del gótico.

  • Comienza el arte románico.

  • De todas estas circunstancias económicas, sociales y culturales derivó una nueva visión del mundo más optimista, que se tradujo en un paulatino cambio de actitudes: se recuperó el gusto por la vida y sus detalles agradables, frente al estricto rechazo de lo mundano característico del Románico; y se despertó un mayor interés por la naturaleza y el hombre, que empezaron a ser observados también como creaciones bellas de Dios, en concordancia con la nueva espiritualidad de los franciscanos.

  • Del arte asturiano al gótico y el mudéjar Desde el siglo viii hasta el xv el arte de los territorios cristianos experimentó grandes cambios que se pueden clasi fi car en cinco grandes estilos: asturiano, mozárabe o de repoblación, románico, gótico y mudéjar.

  • Desarrolla el siguiente tema: El arte románico como expresión de la mentalidad de su época.

  • Desde un punto de vista formal, el pórtico presenta una serie de características que reflejan una nueva visión del arte más próxima al estilo gótico que al románico, como son el tratamiento naturalista de las figuras –en particular los apóstoles y profetas de las jambas–, con rasgos individualizados, recreación en los detalles, y gestos y actitudes más humanas (obsérvese, por ejemplo, la sonrisa del profeta Daniel).

  • Desde un punto de vista técnico, el Románico no introdujo ningún elemento constructivo nuevo, pues todos tenían su origen o habían sido ya empleados en época romana o bizantina: el arco de medio punto, los diferentes tipos de bóveda, etc. Tampoco los objetivos prácticos diferían de los de la arquitectura romana, pues lo que se pretendía era levantar construcciones monumentales, con estructuras sólidas y duraderas.

  • Destaca por su pureza de líneas y austeridad decorativa, propias del primer Románico.

  • El arte románico transmitía la concepción teocéntrica del mundo impuesta por la Iglesia a la sociedad, y desempeñaba una función didáctica fundamental, mediante la difusión de mensajes religiosos, con un sencillo lenguaje visual, a una población mayoritariamente analfabeta.

  • El tema del Juicio Final fue muy frecuente en los tímpanos de las portadas occidentales del Románico, por razones tanto simbólicas como propagandísticas: el occidente se identifica con el ocaso y el fin del día, y por extensión con la muerte y el fin del mundo; por otra parte, la portada occidental comunica el mundo exterior, asociado a la oscuridad del pecado, con el interior del templo, que conduce al creyente hacia la cabecera oriental, por donde surge la luz de Dios.

  • El alzado se divide en tres partes: arquerías, tribuna sobre una de las naves laterales (pervivencia del Románico) y ventanas.

  • El arte hispanomusulmán, en sus diferentes etapas, se desarrolló al mismo tiempo que se iban sucediendo en los territorios cristianos los estilos asturiano, de repoblación, románico y gótico.

  • El capitel de la imagen representa la Última Cena y, más allá de los rasgos propios del autor, se puede decir que compendia todas las características formales del relieve románico: antinaturalismo, horror al vacío, simplificación de la escena, esquematización y, sobre todo, la adaptación de las figuras a la forma piramidal invertida del capitel.

  • El castellano deriva del latín, como el resto de lenguas que constituyen el grupo lingüístico románico, en el que se encuentran también el portugués, el gallego, el asturleonés, el catalán, el occitano, el francés, el romanche, el italiano, el sardo y el rumano .

  • El monasterio románico pretendía ser un reflejo en este mundo de la Jerusalén Celeste, un microcosmos de perfecto funcionamiento ordenado en torno a dos elementos primordiales: el templo y el claustro.

  • El muro ya no tenía por qué ser tan sólido como en el románico y se podían abrir amplios ventanales.

  • Elabora un comentario sobre una obra de arte románico elegida por ti.

  • En cambio, el Pórtico de la Gloria de Santiago, aun siendo algo posterior (finales del siglo ) y más avanzado en algunos aspectos, carece de continuidad en la escultura gótica española, por lo que se considera más correcto estudiarlo dentro del arte románico.

  • En cambio, experimentaron un gran desarrollo otros procedimientos, aunque con notables diferencias a lo largo del siglo y según las zonas: La miniatura no se limitó, como en el Románico, a la ilustración de libros de uso monástico, sino que se extendió también a libros de horas, salterios e incluso libros de tema profano, realizados en talleres laicos con la finalidad de satisfacer la creciente demanda de monarcas, nobles y burgueses.

  • En cuanto a la disposición espacial, tendieron a desaparecer las representaciones historiadas de los capiteles, ya que estos perdieron importancia o incluso desaparecieron en favor de molduras o franjas decorativas, y el principal ámbito escultórico fueron las portadas –tanto de la fachada occidental como de los brazos del transepto–, con una decoración escultórica más profusa que en el Románico y con tres temas principales: el Juicio Final, pasajes relativos a la Virgen (en especial su muerte y asunción) y las vidas de Santos.

  • En definitiva, la catedral de Santiago es la culminación de un camino de peregrinación, pero también de un arte, el Románico, que en esta obra integra y supera todas las influencias previas.

  • En el caso de Francia, que reivindica ser uno de los focos primitivos del estilo –junto con Italia y Alemania–, se suele dividir el Románico en escuelas regionales (Borgoña, Perigord, Poitou, Normandía, etc.).

  • En la gran arquivolta, los veinticuatro ancianos del Apocalipsis, que tañen instrumentos musicales y parecen hablar entre ellos, dispuestos en sentido radial, como es característico del Románico (en el Gótico están en la dirección del arco).

  • En las arquivoltas se disponen pequeñas figuras sobre ménsulas y bajo doseletes, en la dirección de la curva del arco, y no en sentido radial como en el Románico.

  • En sus comienzos y desde un planteamiento puramente técnico, no supuso una ruptura radical con el templo románico, sino una evolución progresiva del mismo, a partir de la incorporación de dos elementos, el arco apuntado y la bóveda de crucería, que modificaron todo el sistema de empujes y contrarrestos del edificio y, a la larga, toda su estructura.

  • Es un magnífico ejemplo del tipo Gótico de Virgen, inspirado en el modelo bizantino de la Odigitria, en contraposición con el tipo románico, sedente, inspirado en la Kiriotisa.

  • Es, por tanto, un Románico tardío, lo que se aprecia arquitectónicamente en las arquivoltas apuntadas.

  • Esta obra es una muestra paradigmática de escultura monumental del Románico pleno, fechada en el primer tercio del siglo .

  • Establecer unos rasgos formales comunes a toda la pintura gótica resulta muy arriesgado, pero en general se pueden aplicar los señalados para la escultura (tendencia al naturalismo, humanización de gestos y actitudes, sentido narrativo), a los que habría que añadir, como específicos de la pintura, los siguientes: La búsqueda de volumen en objetos y figuras, dotándolas de corporeidad mediante la gradación tonal de los colores, a diferencia de las tintas planas del Románico.

  • Estas cubiertas de piedra eran abovedadas de diversos tipos, pero todas ellas derivadas del arco de medio punto, el más característico del Románico: En la nave central, más ancha y más alta, bóveda de cañón reforzada por arcos fajones o perpiaños, como en la arquitectura asturiana.

  • Este aumento de la riqueza estuvo en la base de la fiebre constructiva que caracterizó al Románico.

  • Finalmente, todo el conjunto fue policromado, como era frecuente en el Románico, y aún se conserva gran parte de los colores originales.

  • Frente a la oscuridad del Románico, la gran luminosidad interior del Gótico, posibilitada por las grandes vidrieras, que sustituyen a la pintura mural románica y contribuyen, al colorear la luz, a crear un ambiente irreal y sobrecogedor que sugiere la antesala del Cielo.

  • Frente al carácter estático del Románico, el dinamismo del Gótico, ya que el sistema de nervios y columnas expresa visualmente las fuerzas y empujes que recorren el edificio.

  • Gracias a ellos muchos templos se pudieron ampliar o reconstruir, y lo hicieron en el nuevo estilo románico.

  • Igualmente difícil es una periodización válida para toda Europa, aunque se suelen distinguir tres grandes etapas con límites cronológicos bastante imprecisos: el primer Románico, en el que se definió la arquitectura del estilo; el Románico pleno, momento de las grandes realizaciones, entre finales del siglo y mediados del ; y el tardorRománico o estilo de transición, que enlaza o convive con el nuevo estilo gótico.

  • L as diferencias entre el Románico y el Gótico son notables: Frente a la horizontalidad del Románico, la tendencia a la altura del Gótico.

  • La arquitectura gótica en sus comienzos no supuso una ruptura radical con el románico, sino una evolución lógica del mismo, a partir de la incorporación de un nuevo elemento: el arco apuntado, del que surgió la bóveda de crucería.

  • La arquitectura asturiana se inspira en el mundo clásico y anticipa algunas soluciones características del arte románico: La bóveda de medio cañón que cubre la totalidad de la nave.

  • La arquitectura italiana denota una mayor influencia de la Antigüedad clásica y del arte bizantino, y sus dos variantes regionales de mayor interés fueron el Románico lombardo y el toscano, este a su vez con dos modelos: el pisano y el florentino.

  • La cubierta interior de la nave central es de madera, cuando uno de los rasgos más característicos del Románico es, precisamente, la cubierta de piedra.

  • La escultura y la pintura reflejaron igualmente una visión de lo sagrado más complaciente y cercana, lejos de la solemnidad distante del Románico: la iconografía mostraba un renovado interés por escenas de la Virgen y de vidas de los Santos; y las imágenes se humanizaban, expresando sentimientos, gestos y actitudes más naturales, sin renunciar a la belleza.

  • La incorporación de los artistas al sistema gremial supuso su asentamiento en un lugar, con lo que se redujo considerablemente el carácter itinerante que tuvo el artista del Románico.

  • La nueva mentalidad religiosa propició, asimismo, dos fenómenos que tuvieron una gran incidencia en el arte románico: La extensión de la vida monástica en el medio rural.

  • La simplificación del Románico fue sustituida por un creciente sentido narrativo.

  • Las cubiertas del Románico constituyen uno de los rasgos determinantes de toda la estructura del edificio.

  • Las cubiertas son las propias del Románico: bóveda de cañón con arcos fajones en la nave central y el transepto, bóvedas de arista en las laterales y el atrio, cúpula sobre trompas en el crucero, y bóveda de horno en el ábside.

  • Las iglesias adoptaron las tipologías del Románico, por lo que a menudo se le ha denominado Románico mudéjar o Románico de ladrillo, por el empleo de este material para la construcción de los muros, en sustitución de la piedra.

  • Las influencias artísticas que confluyeron en el Románico son numerosas: la romana occidental, la oriental (a través del arte bizantino y el hispanomusulmán) y las tradiciones locales de los estilos prerrománicos.

  • Los siglos del Románico fueron, por tanto, una época de continuos desplazamientos humanos, a veces a muy larga distancia –las grandes peregrinaciones, incluso las Cruzadas–. Y con los hombres circularon las ideas y los conocimientos, que contribuyeron también a la difusión y desarrollo de las técnicas artísticas por toda Europa.

  • Los sistemas de cubierta son los característicos del Románico: la nave central, con bóveda de cañón reforzada por arcos fajones; las naves laterales, con bóvedas de arista por tramos; la tribuna, con bóveda de cuarto de cañón; los ábsides, con bóveda de horno; y la cúpula, con bóveda octogonal sobre trompas.

  • Los vanos debilitan la capacidad sustentante del muro, que en el Románico es fundamental para sostener el peso de la cubierta.

  • No fue casual, por tanto, que la manifestación más representativa del arte gótico fuera la catedral urbana, como en el Románico lo fue el monasterio rural.

  • No obstante, más allá de las notables diferencias que existen entre unas zonas y otras, el Románico presenta algunas características esenciales: Era un arte religioso y simbólico, que pretendía expresar el mensaje de Dios.

  • Nos ofrece una arquitectura inspirada en el mundo clásico, que se anticipaba al arte románico en algunas soluciones, como la utilización de la bóveda de medio cañón, reforzada al interior con arcos fajones y al exterior con contrafuertes.

  • Pero además contribuyó de modo fundamental a la difusión del Románico, pues sus nuevas construcciones monásticas se levantaron en este estilo.

  • Pero desde el siglo, una nueva coyuntura favoreció el surgimiento y difusión del arte románico, que reunificó el disperso panorama europeo.

  • Pero la fama de esta iglesia se debe sobre todo a su altísimo campanario, rasgo propio de la arquitectura segoviana, que en este caso constituye además uno de los tipos más característicos del Románico, consistente en una torre de robusto basamento de sección cuadrada, de un número variable de pisos, con vanos por sus cuatro lados (a veces el número de vanos aumenta con la altura para aligerar el muro), y rematado en chapitel.

  • Por este motivo, durante mucho tiempo se consideró la arquitectura cisterciense como un estilo de transición entre el Románico y el Gótico, pero esta teoría es insostenible en la actualidad esencialmente por dos razones: La arquitectura cisterciense no es un estilo independiente, sino una mera reacción frente a la arquitectura románica, y además limitada al ámbito monástico.

  • Por la misma razón, el vacío espacial no tenía justificación, y cualquier superficie disponible debía ser aprovechada para rellenarla de contenido, como si se tratase de un libro en blanco a la espera de ser escrito; de ahí, el horror al vacío característico del Románico.

  • Por su verticalidad, destacan el cimborrio octogonal sobre el crucero y las dos torres cilíndricas de la fachada occidental, más propias del Románico del norte de Europa que del español.

  • Por último, la escultura exenta, tan escasa en el Románico, tuvo un gran desarrollo, sobre todo la escultura funeraria, destinada a capillas privadas financiadas por familias nobles o por la propia monarquía dentro de las iglesias y catedrales.

  • Representación del espacio en los relieves En el relieve románico, como en la pintura, el espacio y el fondo carecían de interés en sí mismos, salvo que contuvieran algún elemento significativo para el tema.

  • San Bernardo justificaba que en las catedrales e iglesias parroquiales se utilizara una decoración vistosa para captar la devoción popular, pero en los monasterios los excesos ornamentales del Románico estaban en contradicción con la sobriedad que debía imperar en la vida de los monjes.

  • Se denomina, por tanto, arte prerrománico a este heterogéneo conjunto de estilos, que se desarrollan en Occidente desde la desaparición del Imperio Romano en el siglo hasta la configuración del arte románico en el siglo .

  • Sin embargo, desde mediados del siglo xii, se aprecia un cambio de sensibilidad que anunciaba la nueva visión del arte gótico: frente a la simplicidad del románico, algunas fi guras muestran una mayor naturalidad y detalle, con actitudes más humanas y formas más correctas y proporcionadas.

  • Su aparición en el interior del templo fue más temprana que la escultura monumental y, a diferencia de ella, se desarrolló en todo el ámbito del Románico: una iglesia no se consideraba terminada del todo hasta que no estaba cubierta de esculturas y pinturas, aunque desgraciadamente la mayoría de estas se ha perdido.

  • Su cronología varía de unas zonas a otras, ya que depende del proceso de reconquista militar cristiana de cada territorio, pero en conjunto abarca desde finales del siglo XII hasta el siglo XVI, conviviendo sucesivamente con el arte románico, el gótico e, incluso, el renacentista.

  • Sus elementos y distribución espacial anticipan los de las grandes fundaciones monásticas del románico posterior, con el papel dominante del templo y el claustro.

  • Uno de los rasgos que destacan en la catedral de Santiago es su gran tamaño en longitud y en altura; esta es casi el triple de su anchura, cuando lo normal en el Románico era no superar el doble.

  • Y de ella destaca en especial la cúpula de tipo bizantino que se eleva sobre el crucero: semiesférica, sobre tambor y pechinas, en vez de trompas como era habitual en el Románico.