Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para garantizar una buena experiencia de usuario. Más info

  • Español ES

10 oraciones y frases con rivalidades

Las oraciones con rivalidades que te presentamos a continuación te ayudarán a entender cómo debes usar rivalidades en una frase. Se trata de ejemplos con rivalidades gramaticalmente correctos que fueron redactados por expertos. Para saber cómo usar rivalidades en una frase, lee los ejemplos que te sugerimos e intenta crear una oración.
  • En de fi nitiva, los musulmanes asentados en Al Ándalus constituían una población muy heterogénea desde el punto de vista étnico –árabes de diversas tribus y procedencias, y bereberes–, con acusadas rivalidades, lo que impidió el surgimiento de una conciencia unitaria.

  • En este marco, por tanto, eran frecuentes las intrigas políticas y las rivalidades entre bandos.

  • En la tragedia —género que se relacionaba con sus ritos sagrados— representaron esas rivalidades.

  • La crisis de los partidos dinásticos: divisiones y rivalidades internas La propia naturaleza de los dos partidos dinásticos llevaba implícita su debilidad.

  • Las causas de los conflictos Entre las causas de estos conflictos, que afectan especialmente a los países pobres, podemos destacar las siguientes: • Rivalidades étnicas: diferentes tribus de un mismo país se enfrentan entre sí.

  • Las guerras civiles revisten una mayor crueldad que las guerras entre naciones, ya que a las víctimas propias de todo con fl icto armado se suman los odios antiguos y las rivalidades personales o familiares, que encuentran en el marco de la guerra el escenario propicio para los ajustes de cuentas.

  • Las rivalidades entre los musulmanes establecidos en la Península Los musulmanes que se establecieron inicialmente en Al Ándalus pertenecían a dos grupos étnicos distintos: los árabes y los bereberes.

  • Mediante ese pacto, todos o la mayor parte de los individuos acordarían renunciar a sus derechos y libertades naturales, sometiéndose a un poder común, el Estado, que pondría freno a las rivalidades particulares.

  • Surgieron, además, rivalidades entre los imperios coloniales.

  • Un rasgo sobresaliente del panorama cultural de la península Ibérica durante la Edad Media fue su carácter plural: la existencia de mudéjares en los territorios cristianos y de mozárabes en los musulmanes, así como de judíos en unos y otros, propició el contacto frecuente y el intercambio de conocimientos entre las tres culturas, más allá de las diferencias religiosas o las rivalidades políticas y militares.