Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para garantizar una buena experiencia de usuario. Más info

  • Español ES

27 oraciones y frases con retratos

Las oraciones con retratos que te presentamos a continuación te ayudarán a entender cómo debes usar retratos en una frase. Se trata de ejemplos con retratos gramaticalmente correctos que fueron redactados por expertos. Para saber cómo usar retratos en una frase, lee los ejemplos que te sugerimos e intenta crear una oración.
  • A uno y otro lado de estos dos personajes o en grupos situados a un nivel inferior, conversan o reflexionan los grandes pensadores de la Antigüedad: Sócrates, Parménides, Heráclito, Epicuro, Pitágoras, Diógenes, Euclides, etc. Algunos de ellos son retratos de contemporáneos de Rafael; así, por ejemplo, Platón presenta los rasgos de Leonardo; Heráclito (en primer plano, en el grupo de la izquierda, pero aislado y en actitud pensativa), los de Miguel Ángel; Euclides (tal vez se trate de Arquímedes, en el grupo de la derecha, inclinado y con un compás sobre una tablilla), los de Bramante.

  • Aunque realizó algunos paisajes urbanos («Callejón», «Vista de Delft») y retratos («La joven de la perla»), su fama la debe sobre todo a sus interiores domésticos, con escenas sencillas de la vida cotidiana, en las que un número reducido de personas, con frecuencia una sola mujer, realiza sus quehaceres habituales con total naturalidad, como si no fuera consciente de que está siendo observada.

  • Aunque realizó numerosos retratos, nunca alcanzó en este género ni la fama ni la calidad de Tiziano, y sus obras más importantes son de tema religioso.

  • De ambos conjuntos, el más interesante es el primero, por su variedad y por ser representativo de los gustos dominantes en el corazón del Imperio, mientras que los retratos de Al-Fayum responden a una práctica peculiar de un territorio periférico.

  • Destacan en particular los retratos de los cinco consejeros entre las figuras de Santa Eulalia y San Andrés, y la arquitectura gótica con paisaje al fondo.

  • El espíritu barroco de propaganda se manifestó fundamentalmente a través de los retratos colectivos encargados por las corporaciones profesionales.

  • El mérito de los retratos de Tiziano radica en que no solo reflejan fielmente los rasgos físicos del modelo, sino también los psicológicos y su estado emocional.

  • El rechazo del protestantismo hacia las imágenes religiosas y los gustos de esta burguesía, que quería ver reflejado su propio mundo en los cuadros con que decoraba sus casas, explican las pequeñas dimensiones en general de las obras y sus temas predominantes: retratos, escenas costumbristas y domésticas, paisajes, animales y bodegones.

  • En las prósperas ciudades flamencas la burguesía se convirtió en una clientela habitual de los pintores, a los que encargaba retratos o trípticos religiosos destinados a sus oratorios y casas particulares, lo que explica su pequeño formato.

  • En su obra se sintetizan las diversas in fl uen- cias que recibió a lo largo de su trayectoria desde Creta hasta España: la espiritualidad del arte bizantino cretense, las luces irreales y los colores fríos del pintor veneciano Tintoretto, etc. Entre sus obras más destacadas, se podrían mencionar: La adoración del nombre de Jesús (El Escorial), cuadro que ofreció a Felipe II, ya que es una exaltación de su persona y de su triunfo contra los turcos en Lepanto; El martirio de San Mauricio (El Escorial), obra encargada por Felipe II, que nunca colocó en su destino por no ser de su agrado; El entierro del señor de Orgaz (iglesia de Santo Tomé en Toledo), probablemente su mejor obra; y magní fi cos retratos, como el del Caballero de la mano en el pecho (Museo del Prado, Madrid).

  • Iba igualmente destinada al Salón de Reinos del Palacio del Buen Retiro, en este caso sobre el dintel de la puerta, entre los retratos también ecuestres del rey y la reina.

  • La acción principal se descompone en múltiples acciones aisladas, que dotan al conjunto de un dinamismo inusual en este tipo de retratos de grupo.

  • La visión de los personajes es realista y, al contrario de lo habitual en los retratos regios, sin concesiones a la idealización, plasmando la psicología de cada uno de ellos a través de gestos y actitudes que muestran sin rodeos su verdadera naturaleza: soberbia y altanera la de la reina María Luisa, en el centro y como figura dominante; débil y bondadosa la del rey; taimada la del futuro Fernando VII, a la izquierda.

  • Los pintores del Hiperrealismo abarcan un amplio abanico temático (retratos, paisajes urbanos, naturalezas muertas, etc.) y trabajaban con frecuencia a partir de fotografías, que reproducían en sus lienzos con idéntico detalle, minuciosidad y frío distanciamiento.

  • Los retratos sobre tabla hallados en la necrópolis egipcia de Al-Fayum, de los siglos a d.

  • Los temas que elegía procedían de su entorno: vistas urbanas, retratos, desnudos, etc. En su inicial etapa de Dresde predominan las formas simplificadas de colores puros y planos, que reflejan la influencia de la obra contemporánea de los «fauves» franceses.

  • No pretendió, por tanto, ejecutar retratos, sino personificaciones idealizadas de las dos vías de llegar a Dios según la filosofía neoplatónica: la vida contemplativa (El Pensador), la vida activa (El Guerrero).

  • Pero además es un magnífico ejemplo de barroco ilusionista en el que, junto a la calidad de los retratos y el realismo de los detalles, destacan la verosimilitud del espacio representado, que parece prolongar visualmente el espacio real de la Sacristía.

  • Pero su obra, en la que abunda la pintura histórica y los retratos, destaca sobre todo por sus desnudos femeninos, de una inequívoca sensibilidad romántica, lo que justifica clasificarle como un «romántico de la línea», para diferenciarle de los «románticos del color», como Gericault o Delacroix.

  • Probablemente a ello se debió el interés del emperador francés por el escultor, cuyos servicios reclamó para la realización de diversos retratos.

  • Se impuso así la moda de los retratos en actitudes y ambientes familiares, los cuadros de escenas mitológicas de amores entre dioses o héroes, o las fiestas galantes, género que surgió en Francia y tuvo un extraordinario éxito y magníficos cultivadores.

  • Son famosas sus series sobre un mismo tema con ligeras variaciones: productos comerciales, como las latas de sopas Campbell y las botellas de Coca-Cola; pero también retratos de ídolos de masas, como Elizabeth Taylor, Liza Minnelli, Mao Ze Dong, el Che Guevara y otros.

  • Son figuras robustas y voluminosas, de gran fuerza expresiva y acentuado realismo, hasta el punto de que parecen auténticos retratos, cada uno con sus rasgos individuales bien caracterizados.

  • También se hicieron retratos realistas de hombres y mujeres de todas las edades.

  • Tratamiento de los motivos y en especial de la figura humana La parte inferior constituye una galería de retratos de personajes contemporáneos del pintor, cuyos rostros han sido tratados con un gran realismo, como algunos del mundo celeste, que también son identificables.

  • Un rasgo característico de la pintura romana fue su amplísima variedad temática, que abarcaba todos los géneros: paisajes, bodegones, retratos, hechos históricos, pasajes mitológicos, incluso escenas eróticas.

  • Velázquez, además de pintar a la familia real y a otros personajes importantes, realizó también una serie de retratos de bufones u «hombres de placer», como se los denominaba entonces, siguiendo una larga tradición de los pintores de Corte.