Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para garantizar una buena experiencia de usuario. Más info

  • Español ES

13 oraciones y frases con renta

Las oraciones con renta que te presentamos a continuación te ayudarán a entender cómo debes usar renta en una frase. Se trata de ejemplos con renta gramaticalmente correctos que fueron redactados por expertos. Para saber cómo usar renta en una frase, lee los ejemplos que te sugerimos e intenta crear una oración.
  • Así mismo se modernizó la estructura social : partiendo de una sociedad básicamente rural y muy polarizada –una escasa minoría de alto nivel de renta, una reducida clase media y una gran mayoría, apenas diferenciada, de clase baja–, se evolucionó hacia una sociedad con predominio numérico de las clases medias urbanas .

  • Con el paso del tiempo y la in fl ación, dicha renta había quedado reducida a una cantidad simbólica, lo que convertía al campesino catalán en propietario de hecho de la tierra que trabajaba y, por tanto, tenía incentivos para realizar mejoras en ella, como plantar vides para la comercialización de vinos.

  • Desde la Edad Media, los propietarios feudales catalanes habían cedido el disfrute de la tierra a los campesinos en contratos perpetuos o a muy largo plazo a cambio de una renta fi ja ( censos en fi téuticos ).

  • Dictarán nueva ley de Arrendamientos que asegure: la estabilidad en la tierra; la modicidad en la renta, [...] y el acceso a la propiedad de la tierra que se viniera cultivando durante cierto tiempo.

  • El único criterio realmente importante de división social es el económico, que permite clasi fi car a la población por su nivel de renta –clases altas, medias y bajas– o por su papel en el proceso de producción –burguesía industrial, clase obrera, etc. Además, las clases sociales son abiertas, y el ascenso o descenso de una a otra –lo que se denomina movilidad vertical – viene determinado por los cambios en la situación económica del individuo, y no por decisiones ajenas a él, como en la sociedad estamental cuando, por ejemplo, el rey concedía un título de nobleza.

  • Era frecuente que los municipios tuvie- ran la propiedad de ciertas tierras, que podían ser de aprovechamiento común y gratuito de todos los vecinos ( «bienes comunales», como prados, bosques, etc.) o tierras de labor cedidas para su explotación a particulares a cambio del pago de una renta al municipio ( «bienes de propios» ).

  • Es decir, que si se exigía moderación en los salarios, se debería exigir una reforma fiscal a los que tenían mayor renta.

  • Existe una correlación entre el producto de un país, o su renta per cápita, y el con sumo promedio de energía por persona y unidad de tiempo.

  • La división social en clases, propia de las sociedades actuales, es abierta y fl exible, y responde a criterios económicos, como el nivel de renta (clases bajas, medias o altas) o la actividad profesional desempeñada (clase obrera, jornalero agrícola, burguesía industrial, etc.).

  • La Iglesia y la nobleza explotaban directamente solo una pequeña parte de sus tierras, y el resto las arrendaban a campesinos, en pequeñas parcelas, a cambio del pago de una renta y por un plazo limitado (diez años como máximo en Castilla).

  • La supremacía de la agricultura entre las actividades económicas de la España del siglo xix se puede demostrar con algunos datos signi fi cativos: al fi nalizar el siglo, las dos terceras partes de la población activa trabajaba en el campo; la agricultura generaba más de la mitad de la renta nacional ; y los productos del campo eran predominantes también en las exportaciones .

  • Los arriendos de bienes pertenecientes a conventos y a familias de la antigua nobleza eran generalmente los más equitativos por el hecho mismo del mucho tiempo que había transcurrido desde su otorgamiento; los nuevos compradores de fincas pertenecientes a conventos por lo general han subido la renta.

  • Los impuestos directos Son los impuestos que los contribuyentes pagan al Estado en función de su renta; es decir, según el dinero que cada uno posea: quien tiene más dinero ha de pagar más que el que tiene menos.