Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para garantizar una buena experiencia de usuario. Más info

  • Español ES

18 oraciones y frases con relojes

Las oraciones con relojes que te presentamos a continuación te ayudarán a entender cómo debes usar relojes en una frase. Se trata de ejemplos con relojes gramaticalmente correctos que fueron redactados por expertos. Para saber cómo usar relojes en una frase, lee los ejemplos que te sugerimos e intenta crear una oración.
  • ¿Qué tipo de relojes conoces?

  • Albert Billeter fabricó dos relojes astronómicos, el segundo de los Busca la historia de este reloj y haz un resumen de esta.

  • Cada vez hay más dispositivos wearables que, con una apariencia clásica, esconden la tecnología más moderna: gafas que graban lo que miramos y nos marcan el camino, relojes que cuentan las pulsaciones y publican en Internet los kilómetros que hemos recorrido, bonitas pulseras que guardan nuestras fotos y nos sirven de entrada en los espectáculos, balanzas que recuerdan nuestro peso y nos envían al móvil el menú más adecuado para cada día...

  • Como los imanes de la máquina son tan potentes, no se puede entrar con nin-gún objeto metálico, como, por ejemplo, joyas, relojes, gafas, pinzas del pelo, marcapasos o audífonos.

  • En Barcelona, por ejemplo, Albert Billeter construyó los conocidos relojes Billeters, con un funcionamiento similar al del Antikythera .

  • En esta actividad, te proponemos que construyas dos relojes de agua muy sencillos: uno con sistema de control de lazo abierto y el otro con sistema de control de lazo cerrado.

  • Estas estaciones miden las señales de los satélites y calculan los datos de ajuste de órbita (efemérides) y las correcciones de los relojes de cada satélite.

  • Esto podría solucionarse si los receptores incorporaran relojes atómicos al igual que los satélites, pero dicha incorporación encarecería notablemente su precio y sería privativo para la mayoría de usuarios civiles.

  • Esto se remedia bastante al incorporar a la medición un cuarto satélite, ya que se elimina el inconveniente de la falta de sincronización entre los relojes de los receptores GPS y los relojes de los satélites.

  • Igualmente, la jornada empezaba más temprano en verano (a las seis y media de nuestros relojes) y más tarde en invierno (a las ocho y media).

  • La precisión de esta determinación depende de con qué exactitud midan los relojes el tiempo.

  • Las encontramos en multitud de aparatos portátiles como relojes, calculadoras y juguetes.

  • Los péndulos de los relojes alteran su ritmo o se detienen.

  • Por otra parte, en el mundo imaginario de Dalí la contraposición entre lo duro y lo blando, aparte de las connotaciones sexuales que encierra, alude a la relación entre el espacio y el tiempo: lo duro se identifica con el espacio (las rocas); y lo blando, con el tiempo (los relojes que se derriten y dilatan).

  • Por otra parte, los relojes no hacen otra cosa que contar las oscilaciones de un péndulo o de una pequeña ruedecilla o las vibraciones de un cristal de cuarzo.

  • Se usa en gafas de protección, relojes, faros de coche, cristales de aviones, claraboyas y rótulos publicitarios.

  • También lo son los relojes mecánicos, el sistema de rellenado de la cisterna del inodoro o el termostato de una estufa.

  • Todo ello evoca, en clave surrealista, el devenir, la putrefacción y la muerte (los relojes, los insectos, el árbol); pero también la idea de permanencia (las rocas).