Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para garantizar una buena experiencia de usuario. Más info

  • Español ES

9 oraciones y frases con religiosidad

Las oraciones con religiosidad que te presentamos a continuación te ayudarán a entender cómo debes usar religiosidad en una frase. Se trata de ejemplos con religiosidad gramaticalmente correctos que fueron redactados por expertos. Para saber cómo usar religiosidad en una frase, lee los ejemplos que te sugerimos e intenta crear una oración.
  • El promotor del templo fue un devoto librero, Josep Maria Bocabella, que pretendió construir un templo expiatorio en una época de crisis de la religiosidad tradicional.

  • El tema y su tratamiento es un fiel reflejo de la religiosidad profunda de la sociedad española de la época de Felipe II, máximo representante del espíritu de la Contrarreforma.

  • En sintonía con esta forma de religiosidad, los pitagóricos sostuvieron que : El ser humano está compuesto de alma y cuerpo.

  • Esencialmente consistió en una religiosidad distinta, con una actitud más positiva hacia las realidades de este mundo: El objetivo seguía siendo la enseñanza de las verdades esenciales, pero sin renunciar por ello a la belleza formal.

  • La exaltación de ciertos valores esenciales, como la religiosidad, el espíritu patriótico o el heroísmo militar, pretendía la glori fi cación de los vencedores de la Guerra Civil y condujo a la reivindicación de un pasado imperial idealizado –desde los Reyes Católicos hasta el Siglo de Oro–, del que el franquismo se consideraba heredero y continuador.

  • La religiosidad está inscrita en la naturaleza humana.

  • Las dos grandes figuras de esta etapa fueron Alonso Berruguete y Juan de Juni, ambos de la escuela de Valladolid, que se caracterizó por su capacidad para adaptar a la religiosidad hispana el lenguaje manierista.

  • No es un edificio que destaque especialmente, ya que la religiosidad romana tiene un carácter más doméstico que público.

  • Sin embargo, no todo el mundo está dispuesto a admitir la dimensión pública de la religiosidad.