Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para garantizar una buena experiencia de usuario. Más info

  • Español ES

17 oraciones y frases con recuerdan

Las oraciones con recuerdan que te presentamos a continuación te ayudarán a entender cómo debes usar recuerdan en una frase. Se trata de ejemplos con recuerdan gramaticalmente correctos que fueron redactados por expertos. Para saber cómo usar recuerdan en una frase, lee los ejemplos que te sugerimos e intenta crear una oración.
  • A lo largo del siglo se han sucedido intentos de construir una sociedad sin Dios que recuerdan lo que dijo Dostoyevski: «Si Dios no existe, todo está permitido».

  • Cada vez hay más dispositivos wearables que, con una apariencia clásica, esconden la tecnología más moderna: gafas que graban lo que miramos y nos marcan el camino, relojes que cuentan las pulsaciones y publican en Internet los kilómetros que hemos recorrido, bonitas pulseras que guardan nuestras fotos y nos sirven de entrada en los espectáculos, balanzas que recuerdan nuestro peso y nos envían al móvil el menú más adecuado para cada día...

  • Como en la obra anterior, Rodin combina las superficies pulidas con las rugosas, que recuerdan el non finito de Miguel Ángel.

  • El colorido brillante y cálido, los contrastes de luces, la pincelada suelta y la agitada composición en diagonal, saturada de elementos, nos recuerdan la pintura de Rubens y del Barroco en general.

  • El vacío de la mitad superior del lienzo y el intenso claroscuro recuerdan a Caravaggio y acentúan el dramatismo de la escena.

  • En ella predominan el movimiento, las líneas curvas (cóncavas y convexas) y las formas orgánicas, que recuerdan a Gaudí.

  • En varios lugares del Imperio romano encontramos mitreos, que son santuarios subterráneos que recuerdan el lugar de nacimiento de Mitra.

  • La escultura africana, que deja su impronta en las dos figuras de la derecha, cuyos rostros nos recuerdan las máscaras de ese arte primitivo que tanta admiración estaba despertando en las nuevas generaciones de pintores.

  • La forma y el funcionamiento de las turbinas de vapor recuerdan las ruedas hidráulicas que aún hoy se pueden ver en algunos ríos y que se mueven por la fuerza de la corriente.

  • Los primeros templos se construyeron en madera y algunos rasgos del orden dórico lo recuerdan, como los triglifos, cuya forma imita los extremos de las originarias vigas de madera.

  • Los desequilibrios económicos y sociales de nuestro mundo recuerdan, por las cifras de víctimas y la duración en el tiempo, hechos tan crueles como el holocausto del pueblo judío o los siglos de esclavitud.

  • Los relieves representan pasajes del Nuevo Testamento, como el de la Natividad de la imagen, y en su tratamiento recuerdan los sarcófagos romanos del vecino cementerio pisano.

  • Mediante una acentuada perspectiva, señalada por la mesa de billar y las líneas del techo, pared y suelo, nos muestra un espacio inquietante, en el que los intensos colores (rojos, verdes y amarillos), los halos de las lámparas (con sus características pinceladas circulares, que recuerdan el Neoimpresionismo) y el gran vacío de personas transmiten una fuerte carga emocional, no exenta de valor simbólico.

  • Pero los que establecen una relación más directa de esta pintura con la corriente naturalista del Barroco son los borrachos de la mitad derecha, tipos populares que nos recuerdan a los mendigos que poblaban las calles de Madrid o Sevilla.

  • Sin embargo, las ventanas, aunque recuerdan las bíforas de los palacios florentinos, son góticas, como la crestería.

  • También hay páginas de Internet que lo quieren aprender todo de nosotros: las que reproducen vídeos recuerdan lo que hemos visto y nos sugieren otros que probablemente nos gustarán, otras páginas saben que hemos buscado pantalones y nos ponen todo el día anuncios de pantalones, otras saben que hoy es nuestro cumpleaños y solo nos muestran noticias simpáticas y nos esconden las que nos harán sentir mal...

  • Técnicamente, esta obra presenta aún rasgos de su etapa sevillana, como los colores terrosos, el dibujo detallado, o el contraste de luces y sombras, aunque ya se ha abandonado el tenebrismo inicial; pero la composición refleja la influencia del clasicismo italiano, destacando en este sentido la figura de Apolo y el cíclope de espaldas, que con sus actitudes estáticas y relajadas recuerdan a los héroes de la estatuaria antigua, en contraposición a la vulgaridad de las otras figuras.