Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para garantizar una buena experiencia de usuario. Más info

  • Español ES

66 oraciones y frases con realidades

Las oraciones con realidades que te presentamos a continuación te ayudarán a entender cómo debes usar realidades en una frase. Se trata de ejemplos con realidades gramaticalmente correctos que fueron redactados por expertos. Para saber cómo usar realidades en una frase, lee los ejemplos que te sugerimos e intenta crear una oración.
  • A diferencia de Husserl o de Ortega, para Zubiri, el conocimiento no es simple conciencia o pensamiento, sino la aprehensión de las cosas como realidades.

  • Además de este ámbito, para Platón existe otro tipo de realidad, un mundo inteligible, que va más allá de lo que perciben nuestros sentidos y que está constituido por ideas, realidades inmateriales e inmutables que solo se pueden conocer mediante la razón y que posibilitan un saber universal y permanente.

  • Ahora bien, otro tipo de realidades que no sean contingentes, sino necesarias, no tendrán esa misma estructura de materia y forma, potencia y acto en su naturaleza.

  • Al margen de esta tendencia realista se desarrolló también, con frecuencia como actitud de rechazo al materialismo imperante, un conjunto de manifestaciones muy dispares y sin un estilo artístico unitario, interesadas por las realidades ocultas o la exploración del mundo interior.

  • Algunas corrientes modernas y contemporáneas, sobre todo de corte empirista, no admitieron realidades universales ni trascendentes, que quedaron reducidas a meras ideas o a los términos que las expresan.

  • Ambos componentes son principios de las cosas, pero no realidades completas.

  • Ante estas realidades, el resto de la humanidad no se puede limitar a contemplar cómo otros se destruyen mutuamente.

  • Aristóteles también dirigió su re fl exión hacia la metafísica o fi losofía primera, que tiene como fi n el estudio de las realidades permanentes y no materiales, que solo se pueden captar mediante el intelecto.

  • Así como para los neoplatónicos todas las realidades se hallan uni fi cadas en el Uno, que es lo máximamente real, el de Cusa sostiene que en Dios convergen todas las diferencias y oposiciones que se presentan en los seres fi nitos.

  • Aunque sean realidades distintas —una es de carácter temporal; la otra apunta hacia lo eterno—, pueden combinarse.

  • Bajo esta forma de gobierno, los hombres añorarán las realidades supremas y se verán impulsados a derrocar al tirano y a sustituirlo por el reyfi lósofo.

  • Busca las causas de las realidades que intenta explicar.

  • Cuando alguien ha formado su sensibilidad artística, sabe enjuiciar mejor la presencia o ausencia de los valores estéticos en las obras o realidades.

  • Cuando las realidades creadas por el hombre al-canzan una belleza excelente, hablamos de belleza artística.

  • De este modo mostraba que el término ser es análogo: por una parte, mantiene un signi fi cado fundamental (todas las cosas son) y, por otra, se aplica a la vez a muchas realidades (ya que todas las cosas son de modos distintos).

  • De este modo, las realidades parciales no son sino manifestaciones del despliegue del Espíritu; en él se constituyen y de él proceden.

  • De hecho, la capacidad transformadora humana se extiende a muy diversos tipos de realidades y objetivos.

  • El análisis de las realidades físicas muestra que estas no son elementos materiales sin forma, sino que están dotadas de una estructura interna que las capacita para realizar sus funciones propias y, por lo tanto, para dirigirse a unos fines determinados.

  • El bien deleitable En contraste con lo anterior, cuando hablamos de un buen vino, un buen filete, un buen cuadro, una buena siesta o una buena música, estamos utilizando la palabra bueno en un sentido distinto: llamamos buenas a esas realidades porque nos resultan agradables o placenteras.

  • El hombre es hombre porque participa de la idea de hombre; lo mismo sucede con todas las demás realidades sensibles.

  • El pensador ateniense sostenía que todos los hombres desean las cosas buenas y la felicidad, pero con frecuencia sucede que no saben distinguir los bienes verdaderos de los bienes aparentes; muchas veces desconocen en qué consiste el bien y confunden el objeto de la verdadera felicidad con realidades imperfectas, como los placeres sensibles, las riquezas o los honores.

  • El principal problema de esta tesis estriba en intentar explicar las interacciones entre dos realidades independientes.

  • El ser humano, además, se debía ocupar solo de las realidades inmutables.

  • El sistema político de la Restauración Los regionalismos y nacionalismos periféricos alcanzaron un notable desarrollo en los años fi nales del siglo xix, como reacción al carácter centralista del sistema político, poco sensible a las realidades y peculiaridades de los diferentes territorios españoles.

  • El universo es causado, pero su causa, también in fi nita, no es distinta de él, ya que no es posible pensar que existen dos realidades in fi nitas diferentes.

  • En cambio, la visión de la persona entiende al hombre y a la mujer como realidades abiertas que incluyen necesariamente a los otros, integrándolos en su proyecto vital.

  • En ella todas las organizaciones católicas encontraron una carta de derechos sociales, así como la posición de la Iglesia ante las nuevas realidades planteadas por la industrialización.

  • Equívocos: se escriben y suenan igual, pero pueden referirse a realidades diferentes, que no guardan relación conceptual entre sí.

  • Es lo que sucede con todas las realidades valiosas: la belleza, el amor, la amistad, etcétera.

  • Es preferible creer que, disponiéndolo así el Hacedor, la esencia del alma intelectiva descubre en las realidades del orden natural dichos recuerdos, contemplándolos en una luz incorpórea especial, lo mismo que el ojo carnal al resplandor de esta luz material ve los objetos que están a su alrededor, pues ha sido creado para esta luz y a ella se adapta por Creación».

  • Esencialmente consistió en una religiosidad distinta, con una actitud más positiva hacia las realidades de este mundo: El objetivo seguía siendo la enseñanza de las verdades esenciales, pero sin renunciar por ello a la belleza formal.

  • Eso lo condujo al estudio de las realidades económicas y a la exposición de lo que, a su juicio, eran las leyes que regían la evolución de las sociedades.

  • Esta oposición entre dos realidades, con sus relativos niveles de conocimiento, uno preferible a otro, influirá decisivamente en algunos filósofos antiguos, sadores modernos, como Descartes.

  • Esta doctrina es diferente de la platónica, porque no considera los universales como realidades separadas en un mundo suprasensible.

  • Esta glándula produciría unos espíritus animales, es decir, unas realidades muy sutiles —intermedias entre el espíritu y la materia— que se transmitirían a través de la corriente sanguínea y que pondrían en contacto los movimientos del alma con los del cuerpo.

  • Esta teoría consta de una serie de postulados que actualmente constituyen realidades indiscutibles: • Los gases están constituidos por un número muy elevado de moléculas que están en movimiento rápido e incesante.

  • Estado e Iglesia son dos realidades compatibles, necesarias y cada una tiene su propio campo de actuación.

  • Estas generalizaciones, para el fi lósofo inglés, ayudan a comprender la realidad, pero se debe tener en cuenta que no son más que suposiciones o representaciones de realidades individuales y, por ello, no nos dan a conocer principios ni esencias universales que están en las cosas.

  • Estas realidades suprasensibles a las que se re fi ere son, principalmente, Dios y el alma humana.

  • Estos conceptos se corresponderían con tres realidades o sustancias, dentro de las cuales la razón puede englobar cualquier otra realidad.

  • Existe, en suma, un triple nivel en la jerarquía de los entes: las realidades físicas, cuya esencia está compuesta de materia y forma; las realidades espirituales, de esencia inmaterial; y Dios creador, cuya esencia, a diferencia de las otras, se identifica con su ser.

  • Frente al idealismo, Russell considera que el mundo posee una estructura lógico-matemática y que está compuesto por elementos, es decir, por realidades empíricas simples —es decir, que no se pueden descomponer— que denominó hechos atómicos.

  • Kant juzgó que la metafísica no puede ser ciencia, porque pretende conocer realidades que están más allá de la experiencia.

  • La creación humana se inicia al vincular entre sí varias realidades.

  • La cultura es reflejo de que el ser humano, a imagen de Dios, es inteligente, libre, capaz de dominarse a sí mismo y de crear realidades nuevas.

  • Las realidades sobrenaturales, como la Revelación divina y los milagros, comenzaron a considerarse super fl uos porque, con el humanismo renacentista, el ser humano se juzgaba autosu fi ciente.

  • Las realidades humanas se conciben como realidades cerradas a la trascendencia.

  • Los sostenían que la razón y la fe son dos realidades distintas y separadas, de manera que puede haber una doble verdad, in la recepción del pensamiento aristotélico, vieron tan ampliado el conocimiento racional sobre el mundo, que perdieron interés por la teología, hasta el punto de que defendieron la total independencia y separación de la filosofía y la teología.

  • Los humanos, en efecto, valoramos las formas externas de las realidades que nos rodean y su manifestación sensible.

  • Mundo sensible: ámbito de realidad que pertenece a las realidades corpóreas y mudables.

  • No siempre gestionamos bien esta diversidad y surgen situaciones de injusticia y discriminación hacia algunas personas o colectivos a causa de su origen, sexo, nivel económico o social, creencias, etc. Analizaremos estas realidades y propondremos actitudes basadas en el respeto y encaminadas a construir una sociedad realmente abierta a todo el mundo.

  • Pensamos que hay sustancias exteriores a nosotros, realidades en sí, que explican nuestras experiencias externas, pero lo único que conocemos son los fenómenos.

  • Pero también descubre realidades impresionantes: sobre él se encuentra un cosmos (el universo) que responde a leyes, en su interior adivina una ley —la necesidad de ser y de comportarse de una determinada manera— que solo puede responder a otra ley más universal.

  • Platón defendió que las ideas son realidades más plenas y más perfectas que las cosas sensibles que las imitan.

  • Platón entendió que las ideas son realidades en sí mismas, inmateriales e inmutables, que constituyen la esencia o forma de las cosas materiales y cambiantes.

  • Por ello, Zubiri pudo de fi nir al hombre como animal de realidades.

  • Por eso, la vida es realidad radical, porque en ella radican o arraigan todas las demás realidades; el yo y las cosas son algo radicado o enraizado en la vida.

  • Por otro lado, la ciencia está sujeta a la verdad y, en muchas ocasiones, en la verdad reside su limitación: la ciencia no puede tratar con rigor realidades que no sean materiales (que no se puedan ver con un microscopio, que no estén en un tubo de ensayo, etc.): el pensamiento, el alma, la experiencia estética… Algunos científicos, por encima de sus atribuciones, llegan a afirmar que lo que no se puede comprobar (lo que no es objeto del conocimiento científico), sencillamente, no existe.

  • Quería, así, indicar que los signos lingüísticos o términos sustituyen a las realidades individuales que representan en las proposiciones lingüísticas.

  • Se llaman así porque, al ejecutarlas, modificamos realidades que tienen que ver con nosotros.

  • Se podría decir que la ha abierto horizontalmente y nos ha hecho conscientes de realidades hasta entonces desconocidas.

  • Se trata de un modo de aprender que no sólo exige saber sino también comprometerse con realidades o problemas que deben mejorar en tu comunidad, y orientar tus energías, tus conocimientos, tu creatividad y tu originalidad hacia la búsqueda de soluciones o mejoras posibles.

  • Según san Agustín, las verdades inmutables —universales y necesarias— no se pueden encontrar en los datos sensibles, pues las realidades empíricas son cambiantes y contingentes.

  • Sin embargo, entienden estas dos realidades y su relación de distinta manera.

  • Una tendencia natural de las lenguas es partir de significados muy concretos y pasar, después, a designar realidades más abstractas.

  • Uno de los modos más e fi caces de asimilar y comprender conceptos fi losó fi cos consiste en advertir su presencia en realidades con las que convivi-mos a diario.