Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para garantizar una buena experiencia de usuario. Más info

  • Español ES

9 oraciones y frases con quattrocento

Las oraciones con quattrocento que te presentamos a continuación te ayudarán a entender cómo debes usar quattrocento en una frase. Se trata de ejemplos con quattrocento gramaticalmente correctos que fueron redactados por expertos. Para saber cómo usar quattrocento en una frase, lee los ejemplos que te sugerimos e intenta crear una oración.
  • A comienzos del Quattrocento se elevaba un tambor octogonal sobre el crucero, pero estaba pendiente aún la construcción de la cúpula para cerrarlo, lo que representaba un gran reto por sus enormes dimensiones.

  • Así pues, el Quattrocento fue una etapa de investigación, formulación teórica y experimentación del nuevo sistema de representación pictórica, que se basaba en los principios de la óptica y la geometría.

  • Dibujo y color La pintura del clasicismo romano continuó la tradición florentina del Quattrocento, en la que se concedía una gran importancia a la precisión del dibujo, como elemento intelectual de la pintura y definidor de las ideas a través de las formas.

  • El Quattrocento (siglo, en italiano).

  • Este es uno de los rasgos propios de la pintura del clasicismo, que supera en este aspecto la escasa integración de figura y fondo característica del Quattrocento .

  • La escultura del Quattrocento, por tanto, no representó una ruptura con la tradición artística anterior tan clara como la que se produjo en la arquitectura.

  • Los dos máximos exponentes de la arquitectura renacentista del Quattrocento fueron Filippo Brunelleschi, su auténtico iniciador, y Leon Battista Alberti, que desarrolló además una importante labor teórica.

  • No obstante, se aprecia en ellos una notable mejora técnica, pues los personajes se desenvuelven con más naturalidad en el espacio que los rodea, consiguiendo de este modo una perfecta integración de figuras y fondos, que contrasta con las rigideces de algunas obras del Quattrocento .

  • Pero Judas no está situado solo al otro lado de la mesa, como era habitual en el tratamiento de este tema en el Quattrocento, sino junto a los demás, aunque ignorado por ellos.