Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para garantizar una buena experiencia de usuario. Más info

  • Español ES

39 oraciones y frases con proposiciones

Las oraciones con proposiciones que te presentamos a continuación te ayudarán a entender cómo debes usar proposiciones en una frase. Se trata de ejemplos con proposiciones gramaticalmente correctos que fueron redactados por expertos. Para saber cómo usar proposiciones en una frase, lee los ejemplos que te sugerimos e intenta crear una oración.
  • «En todo sistema moral de que haya tenido noticia, hasta ahora, he podido siempre observar que el autor sigue durante cierto tiempo el modo de hablar ordinario, estableciendo la existencia de Dios o realizando observaciones sobre los quehaceres humanos y, de pronto, me encuentro con la sorpresa de que, en vez de las cópulas habituales de las proposiciones: es y no es, no veo ninguna proposición que no esté conectada con un debe o un no debe .

  • Ahora bien, ¿cómo puede la fi losofía determinar el signi fi cado de las proposiciones?

  • Al no ser veri fi cables, las proposiciones metafísicas constituyen un conjunto de problemas aparentes y de pseudoconceptos.

  • Así, también las proposiciones falsas tienen sentido.

  • Constan de un conjunto de proposiciones atómicas conectadas por medio de nexos (y, o, de, entre otros).

  • De ese modo, la verdad o el bien están en función de la aceptación de ciertas proposiciones sobre ellos, por parte de los afectados.

  • De esta forma, subrayó que el sentido de las proposiciones no podía depender de su referencia a un estado de cosas, como hasta entonces había sostenido.

  • De este modo, se a fi rmaba que todas las proposiciones empíricas se podían transformar en proposiciones que expresaran propiedades físicas y, por tanto, observables empíricamente.

  • De todas formas, se puede decir que los conceptos tienen una existencia universal en cuanto a su función significativa, porque designan una pluralidad de cosas individuales y las representan en las proposiciones.

  • El autor indica en el texto que los conceptos universales no se corresponden con ninguna realidad sustancial exterior a nuestra mente y que no son más que ele afirma que los conceptos son signos o representaciones naturales, cuya función es sustituir a los individuos en las proposiciones elaboradas por nuestra mente.

  • El conjunto de postulados que conforman una teoría se ha de elegir de manera que todas las proposiciones de la teoría puedan ser deducidas de los postulados por una cadena deductiva de razonamientos.

  • El sentido y la verdad de las proposiciones.

  • En el debate medieval sobre este tema, la corriente nominalista, a la que pertenece Ockham, propugnó que los universales solo existen en la mente y consisten en ser nombres que suplantan a los individuos en las proposiciones.

  • En sus Investigaciones fi losó fi cas, el fi lósofo austriaco propuso de fi nir el sentido de las proposiciones en función del uso que los hablantes hacen de ellas.

  • Estas tres clases de términos tienen en común el hecho de que son signos que representan a las cosas en las proposiciones y pueden utilizarse en su lugar.

  • La función de la fi losofía es, pues, terapéutica; evita las proposiciones sin sentido y las contradicciones lógicas.

  • La solución que adoptó el positivismo lógico fue admitir como signi fi cativas y con sentido las proposiciones de la física.

  • Las proposiciones científicas y el principio de verificación.

  • Nuestros sentidos perciben esa realidad y nuestro entendimiento la conoce intuitivamente, por lo que podemos enunciar con evidencia los términos de unas proposiciones del tipo: «Juan existe» y «está leyendo un libro».

  • Para Wittgenstein, las proposiciones de estas disciplinas, al no tener correlato empírico, son un sinsentido.

  • Para determinar su verdad o su falsedad, hay que analizarlas, es decir, descomponerlas en sus elementos más simples, en proposiciones atómicas, y comprobar su validez de modo independiente.

  • Para este pensador, el lenguaje consta de proposiciones, que son fi guras o representaciones, «pinturas» de los hechos o estados de cosas reales.

  • Pero ¿qué ocurre con las proposiciones de la metafísica o de la ética?

  • Pero distinguió entre el sentido de las proposiciones y su verdad.

  • Pero el sentido de un lenguaje depende de si sus proposiciones se construyen siguiendo las reglas que exige su ámbito concreto.

  • Por ejemplo, «Pedro estudia Filosofía» es una consecuencia lógica de «Pedro estudia Filosofía y Física» ( p y q : p ), pues cualquier interpretación que haga verdadera a p y q, hace verdaderas a ambas proposiciones p, q y, por tanto, no puede hacer falsa a p. Antes de pasar al siguiente apartado, es importante señalar que esta definición de consecuencia lógica es aún muy general.

  • Proposiciones atómicas y proposiciones moleculares.

  • Proposiciones atómicas: aquellas que enuncian hechos atómicos y, por tanto, no se pueden descomponer.

  • Proposiciones moleculares: aquellas que están formadas por varias proposiciones atómicas y que, por consiguiente, tienen que descomponerse para comprobar su verdad o falsedad.

  • Proposiciones moleculares.

  • Quería, así, indicar que los signos lingüísticos o términos sustituyen a las realidades individuales que representan en las proposiciones lingüísticas.

  • Se constituye también como principio de demarcación, ya que delimita las proposiciones científicas de las que no lo son.

  • Según Austin, existen proposiciones que constituyen acciones, como prometer, ejecutar o mandar, que no son susceptibles de verdad o falsedad, sino de éxito o fracaso.

  • Sentido y verdad de las proposiciones: Wittgenstein diferenció entre la capacidad de una proposición de decir o figurar un estado de cosas —posible o real— y la verdad o falsedad de una proposición, que depende de si esta se puede verificar empíricamente o no. Ser en sí / ser para sí: de acuerdo con Sartre, el ser en sí alude a los objetos que se manifiestan como externos a la conciencia, a lo real, independiente del sujeto.

  • Sin embargo, las proposiciones que no son empíricas, como las de la metafísica, carecen absolutamente de sentido y se han de rechazar.

  • Sin embargo, puesto que las proposiciones son sinónimas, el argumento no aporta ninguna evidencia de que yo diga siempre la verdad, al margen de la suposición de que siempre digo la verdad.

  • Tanto la insistencia del atomismo lógico en la verdad de las proposiciones, como el criterio de veri fi cación que exige el Círculo de Viena, han sido determinantes en el desarrollo de la ciencia durante el siglo xx .

  • Una vez que se veri fi can empíricamente, las proposiciones verdaderas conforman el conocimiento cientí fi co.

  • Universal: concepto que, para Ockham, es un signo natural que tiene la función de suponer o suplantar a los individuos en las proposiciones.