Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para garantizar una buena experiencia de usuario. Más info

  • Español ES

8 oraciones y frases con promesas

Las oraciones con promesas que te presentamos a continuación te ayudarán a entender cómo debes usar promesas en una frase. Se trata de ejemplos con promesas gramaticalmente correctos que fueron redactados por expertos. Para saber cómo usar promesas en una frase, lee los ejemplos que te sugerimos e intenta crear una oración.
  • En Jesús se cumplen las promesas de Dios: es el Cristo, el Mesías en el que se realiza la Nueva Alianza entre Dios y los seres humanos.

  • Las promesas nunca cumplidas, los abusos de todos géneros, el no haber dedicado nada al ramo de fomento, la exclusión de los naturales de todos los ramos de la administración, y otra porción de faltas, dieron origen a la insurrección.

  • Para obtener este sorprendente resultado, se emplearon con los diferentes miembros de las Cortes hábiles maniobras políticas que iban desde presiones hasta promesas individuales, a las que habría que añadir las expectativas de algunos de volver a esas mismas Cortes por la vía democrática como representantes de las nuevas formaciones políticas que concurrirían a las futuras elecciones, así como la convicción de otros muchos de que las Cortes franquistas carecían ya de futuro y no tenía sentido empecinarse en su mantenimiento.

  • Pero para ello tuvo que recurrir a cuantiosos préstamos de banqueros alemanes, pues la corona imperial era electiva y la designación del nuevo titular correspondía a un reducido grupo de príncipes electores, cuya voluntad era necesario comprar con promesas e importantes sumas de dinero.

  • Plegarias y sacrificios Los romanos dirigían plegarias a los dioses y les hacían votos, es decir, promesas solemnes para obtener de ellos algún beneficio.

  • Si alguien no admitiese la obligación moral de cumplir las promesas, bastaría con romper una que se le hubiera hecho para demostrar, con su reacción, el error de su postura: de modo natural se da por hecho que los pactos hay que cumplirlos.

  • Sin embargo, siempre están presentes el peligro de degradarse en capacidad de fingimiento, la facilidad para hacer promesas que no se pueden cumplir, la búsqueda del éxito a cualquier precio, el hecho de acudir a atajos o a engaños para mantener la fama o la financiación, etcétera.

  • También invita a corresponder, siendo uno fiel a sus propias promesas, y así lo exige la justicia ante los demás (y el bien de quienes quieres y te quieren).