Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para garantizar una buena experiencia de usuario. Más info

  • Español ES

27 oraciones y frases con privilegios

Las oraciones con privilegios que te presentamos a continuación te ayudarán a entender cómo debes usar privilegios en una frase. Se trata de ejemplos con privilegios gramaticalmente correctos que fueron redactados por expertos. Para saber cómo usar privilegios en una frase, lee los ejemplos que te sugerimos e intenta crear una oración.
  • Al tener el estatuto de ciudadanos romanos gozaban de privilegios políticos –participaban y votaban en las asambleas políticas–, militares –podían integrarse en las legiones– y sociales –tenían derecho a la bene fi cencia pública y privada, como el reparto gratuito de trigo, por ejemplo–. Sin embargo, existían grandes diferencias de fortuna en el conjunto de los ciudadanos romanos, desde los más pobres, que vivían casi en exclusiva de la bene fi cencia, hasta los muy ricos.

  • Así mismo, la Iglesia poseía señoríos con sus privilegios especí fi cos; en estos casos, el titular era una institución eclesiástica (una abadía, una catedral, etc.) y el que estaba a la cabeza de la misma (el abad, el obispo, etc.) ejercía como señor sobre las tierras y vasallos del señorío.

  • El clero Igual que la nobleza, los eclesiásticos gozaban de privilegios, como el de tener tribunales propios o estar exentos de pagar impuestos.

  • El hombre que llegaba a ser senador gozaba de grandes privilegios sociales y políticos, pero también tenía algunas limitaciones, como por ejemplo la prohibición de dedicarse a actividades comerciales.

  • El primero, señor, y el más dificultoso de conseguir, pero el mejor pudiendo ser, sería que V. Majd. favoreciese los de aquellos reinos introduciéndolos en Castilla, casándolos en ella y los de acá allá, y con beneficios y blandura los viniese a facilitar de manera que viéndose casi naturalizados acá con esta mezcla, por la admisión a los oficios y dignidades de Castilla se olvidasen los corazones de manera de aquellos privilegios, que por entrar a gozar de los de este reino igualmente, se pudiese disponer con negociación esta unión tan conveniente y necesaria.

  • En cambio, la alta nobleza conservó sus títulos, aunque con carácter meramente honorí fi co –sin privilegios feudales–, y se integró en los grupos dirigentes de la nueva sociedad en razón de sus propiedades territoriales y de sus negocios.

  • En concordancia con la idea de la Ilustración de que la nobleza debía hacerse merecedora de sus privilegios mediante un servicio activo como clase dirigente, se pretendía que los nobles de cada provincia, junto con otros miembros del clero y la burguesía, creasen sociedades de este tipo para fomentar el progreso de sus respectivos territorios, contando para ello con el apoyo de la monarquía.

  • En este sentido, Cánovas recogía el sentir mayoritario de la burguesía de fi nales del siglo xix, hastiada de experimentos políticos y temerosa de una radicalización social que amenazara sus propiedades y privilegios.

  • Entonces depondré todos mis derechos, y colocaré vuestra gloriosa corona en las sienes de otro Yo mismo, asegurándoos al mismo tiempo una constitución que concilie la santa y saludable autoridad del Soberano con las libertades y los privilegios del pueblo.

  • Esta desigualdad provoca un enfrentamiento o conflicto entre ambos, que termina con los privilegios y con la conformación de una nueva clase social y, por tanto, de un nuevo conflicto.

  • La autonomía de cada ciudad dependía de su grado de integración y aceptación de la dominación romana: en general, a mayor grado de romanización, mayor autonomía y más privilegios.

  • La obtención del título de ciudadano romano suponía gozar de numerosos derechos y privilegios, por lo que su concesión se utilizaba como reclamo para facilitar la dominación romana.

  • La clase dominante quiere mantener la propiedad sobre los medios, mientras que la clase dominada busca destruir los privilegios.

  • La nobleza y el clero gozaban de privilegios reconocidos legalmente, mientras que el estado llano carecía por completo de ellos.

  • La nobleza perdió sus privilegios, a la vez que cobró protagonismo la burguesía.

  • Los patricios utilizaban su pater para legitimar sus privilegios; entre estos estaba el derecho a poseer las tierras y los rebaños, y el de ocupar los cargos de las magistraturas.

  • Los aragoneses consideraron esto como una intromisión de la monarquía y una violación de los fueros y privilegios de Aragón, por lo que el pueblo se amotinó e impidió el traslado de Antonio Pérez a la cárcel inquisitorial.

  • Los propietarios castellanos de rebaños, para defender sus intereses, fundaron en el siglo xiii el Honrado Concejo de la Mesta, que obtuvo de la monarquía grandes privilegios en perjuicio de los intereses de los agricultores.

  • Marx se refirió a la familia, en la que vio un medio de organización y conservación de la propiedad y de los privilegios, de tal forma que facilita la estructura clasista de la sociedad y su perpetuación.

  • Nobleza e Iglesia, como grupos poderosos, tenían, por tanto, intereses comunes y coincidían en impedir el establecimiento de una monarquía fuerte que pudiera limitar su in fl uencia y privilegios.

  • Pero precisamente por esa definida razón, la política republicana tiene el deber de elevar las condiciones morales y materiales de los trabajadores hasta el límite máximo que permita el interés general de la producción, sin reparar, fuera de este tope, en cuantos sacrificios hayan de imponerse a todos los privilegios sociales y económicos.

  • Por otra parte: Considerando que la necesidad, la razón y la justicia exigen que el antagonismo entre una y otra clase desaparezca, reformando o destruyendo un estado social que tiene sumidos en la más espantosa miseria a los que emplean toda su vida en producir la riqueza que poseen los que en muy poco, o nada, son útiles a la sociedad; que esto no se puede conseguir más que de un solo modo: aboliendo las clases y con ellas los privilegios y las injusticias que actualmente reinan y creando en su lugar colectividades obreras unidas entre sí por la reciprocidad y el interés común; que las transformaciones de la propiedad individual en propiedad social o de la sociedad entera es la base firme y segura en que ha de descansar la emancipación de los trabajadores; que la poderosa palanca con que estos han de remover y destruir los obstáculos que a dicha transformación de la propiedad se opongan ha de ser el Poder político, del cual se vale la clase media para impedir la reivindicación de nuestros derechos.

  • Por el contrario, en el Antiguo Régimen existía una rígida división social en estamentos (nobleza, clero y estado llano); los derechos y obligaciones eran distintos para cada uno de ellos, con reconocimiento legal de privilegios a la nobleza y el clero; y la movilidad vertical (posibilidad de ascender o descender en la escala social) era muy escasa o nula.

  • Por otra parte, determinadas localidades o territorios de un mismo reino podían disfrutar de fueros propios que otorgaban derechos o privilegios especí fi cos a sus habitantes.

  • Queriéndome rodear de una gran consideración de los magistrados y sacerdotes, he aumentado sus privilegios; igualmente el Senado ha ordenado que en todos los templos se puedan enviar deseos para mí a la divinidad.

  • Tampoco se planteaba acabar con la sociedad estamental ni los privilegios de la nobleza y el clero, sino que estos desempeñaran un papel activo como clase dirigente al servicio del reino para ser merecedores de tales privilegios.

  • Tras su concesión, se reunieron en Junta y propusieron la reducción de los privilegios nobilia- rios.