Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para garantizar una buena experiencia de usuario. Más info

  • Español ES

62 oraciones y frases con popular

Las oraciones con popular que te presentamos a continuación te ayudarán a entender cómo debes usar popular en una frase. Se trata de ejemplos con popular gramaticalmente correctos que fueron redactados por expertos. Para saber cómo usar popular en una frase, lee los ejemplos que te sugerimos e intenta crear una oración.
  • A los veintiún años se instaló en París, en el popular barrio de Montmartre, donde residía parte de la bohemia artística de la época, y llevó una vida disoluta, frecuentando los ambientes nocturnos y festivos de la ciudad.

  • Así, las dos grandes consignas de este siglo xviii, expansivo y optimista, fueron el progreso y la felicidad popular, entendida esta en el sentido actual de bienestar social.

  • Aunque el amo tenía cualquier derecho sobre el esclavo, incluyendo el de apalearlo y matarlo, la opinión popular censuraba a los amos demasiado severos.

  • Centros como Segovia, Toledo, Cuenca o Soria disminuyeron su producción o en algunos casos se dedicaron a la elaboración de paños de menor calidad para el consumo popular, incapaces de competir con los textiles de lujo fabricados en el extranjero.

  • Con la falta de abastecimiento y la subida del precio del trigo, fue aumentando el descontento popular y se culpó de ello al gobierno.

  • Contrariamente a la creencia popular, no todos los romanos comían reclinados.

  • Crítica del cientificismo Criticar el cientificismo no es criticar la ciencia, ya que este se basa en una afirmación no científica, ideológica o una creencia popular que es producto del desconocimiento.

  • Desde el lado de la resistencia fueron de vital importancia dos hechos: la participación militar de Inglaterra en la contienda y la aplicación de la guerrilla popular como nueva y e fi caz táctica de lucha contra ejércitos más numerosos y mejor equipados, como el francés.

  • El asesinato de un estudiante católico intensifica la indignación popular.

  • El clima de libertad intelectual, propiciado por califas como Abd al-Rahmán III y, sobre todo, Al-Hakam II, convirtió a Córdoba en un centro cultural de primer orden, con un gran desarrollo de las más variadas disciplinas cientí fi cas (matemáticas, astronomía, botánica, medicina, historia, geografía), así como de la literatura y en especial de la poesía, tanto clásica como popular.

  • El método inductivo Según la creencia popular, los científicos comienzan observando hechos con objetividad y minuciosidad y, después, a partir de ellos, establecen leyes generales.

  • El óxido nitroso se ha utilizado sobre todo en los moto-res de cohetes y, últimamente, también como anesté-sico (como anestésico es muy poco potente, pero hoy en día se aplica combinado con otros anestésicos que también hay en el mercado).De todos modos, este gas es popular por una aplicación muy perniciosa, y es que a menudo no se utiliza como anestésico, sino que se consume como droga, normal-mente junto a otras sustancias.

  • El Pop-Art no se fundamentaba en una determinada teoría o concepción del arte, sino que fue más bien un conjunto heterogéneo de manifestaciones llevadas a cabo por artistas que, inmersos en la realidad de su tiempo, se sirvieron de un amplio repertorio de motivos de la cultura popular: objetos de la vida cotidiana y productos de consumo, imágenes tomadas de la publicidad, el cine, la televisión, los carteles o los cómics, etc. Todos ellos se representan sin emotividad ni intención de enjuiciarlos, empleando a veces técnicas de impresión mecánicas.

  • El primer gobierno del Frente Popular, consciente de esta amenaza, realizó importantes cambios en el ejército y trasladó a algunos altos mandos sospechosos para disminuir su capacidad de actuación.

  • El protagonismo de la Iglesia, unido al fervor cristiano que impregnó a toda la sociedad española en esta época de crisis, se reflejó en un predominio absoluto de los temas religiosos en pintura y escultura, tratados con acentuado realismo para fomentar la devoción popular.

  • El teatro no despertaba el mismo fervor popular que los juegos de circo, y progresivamente la calidad de las representaciones disminuyó a medida que aumentaba la afluencia de público: mimos y pantomimas vulgares, con frecuencia de mal gusto, sustituyeron las viejas comedias y tragedias.

  • En cambio, Francia, gobernada por un Frente Popular, bajo la dirección del socialista León Blum, al principio de la guerra decidió intervenir en ayuda de la República, pero las presiones británicas y las divergencias internas le obligaron a suspender en seguida la venta de armas a España.

  • En consecuencia, se con fi guró el Frente Popular, que agrupaba a toda la izquierda: desde los republicanos de Manuel Azaña hasta los comunistas, con el apoyo incluso de los anarquistas.

  • En contrapartida, los criterios artísticos se aplican al diseño de cualquier objeto funcional y práctico de consumo popular (un reloj de pulsera, un electrodoméstico) o a los anuncios publicitarios con que nos invade la actual cultura visual de masas.

  • En el Congreso solo votaron en contra el diputado de Euskadiko Eskerra y algunos diputados de Alianza Popular, mientras que las abstenciones fueron en su mayoría del Partido Nacionalista Vasco.

  • En ellos Goya se muestra irónico y combativo con la corrupción de las costumbres, la superstición, la inmoralidad del clero o la ignorancia popular.

  • En este ámbito la política de Canalejas fue ambivalente: por un lado, respondió con contundencia a las alteraciones del orden público; y por otro, buscó el apoyo popular mediante algunas medidas de contenido social, como el establecimiento de la jornada laboral de nueve horas en las minas o la regulación del trabajo de las mujeres .

  • En los comienzos del franquismo su in fl uencia fue muy grande, por su implantación popular y por ser el único grupo con un discurso ideológico capaz de llegar a las masas.

  • Esta política de «recti fi cación», al anular o paralizar las reformas del bienio anterior, provocó la radicalización de la izquierda popular .

  • Estas, por tanto, eran las que sufrían los estragos de las guerras, de ahí el antimilitarismo popular.

  • Este latín vulgar o popular era el idioma común de las provincias occidentales del Imperio, ya que era el que hablaban los soldados y la población que se estableció en ellas.

  • Este tipo de transmisión es casi tan antiguo como la misma bicicleta, de finales del siglo, y fue muy popular en aquella época, ya que la transmisión por cadena dificultaba que las personas con ropa ancha pudieran pedalear tranquilamente porque a menudo la ropa quedaba atrapada por la cadena.

  • Esto quiere decir que el jefe del Estado es el rey, pero la soberanía popular corresponde al pueblo español, representado en el Parlamento que escoge a través del sufragio universal.

  • Estos dos enunciados, por sí solos, implican ya una concepción política radicalmente distinta de la que había inspirado al régimen franquista; tan distinta como la sustitución de un régimen dictatorial y personalista por otro democrático y representativo de la voluntad popular.

  • Estos ejercen el poder como «vicarios de la autoridad popular», pero no como soberanos, porque el único soberano es el pueblo.

  • Existe la creencia popular de que algunos aparatos, como los tubos fluorescentes o los aires acondicionados, consumen más energía si se apagan y se vuelven a encender al cabo de unos instantes que si se dejan encendidos.

  • Fuera del gobierno quedó el Partido Radical –que había formado parte del gobierno provisional–, ya que su líder, Alejandro Lerroux, se negaba a participar en un ejecutivo con miembros socialistas y Azaña no estaba dispuesto a excluirlos y perder así el apoyo popular.

  • La España de José I y los afrancesados contaba con el ejército napoleónico, mientras que los rebeldes disponían de la ayuda del ejército inglés –rival tradicional de Francia– y de la gue- rrilla popular .

  • La Grecia antigua, espacio e historia heliea, que era un tribunal popular.

  • La lengua origen, tenemos que distinguir entre palabras de transmisión popular (llamadas palabras hereditarias ) y palabras de transmisión culta (llamadas cultismos ).

  • La obra de Juan de Juanes se convirtió en el modelo de un tipo de pintura religiosa, tierna y sentimental, que tuvo una gran aceptación popular hasta el siglo .

  • La oposición popular en el interior De muy distinta naturaleza fue la oposición popular en el interior, que se manifestó a través de tres cauces: la guerrilla, las huelgas y las actuaciones de partidos políticos y organizaciones clandestinas antifranquistas.

  • La oposición popular: los anarquistas Los anarquistas declararon a la República, como a cualquier otra forma de Estado, enemiga de la clase obrera.

  • La soberanía nacional La expresión soberanía nacional o popular significa que la autoridad suprema de un país corresponde al pueblo: que son los ciudadanos los que tienen la última palabra sobre el destino de la nación.

  • Las afirmaciones que siguen están muy arraigadas en la cultura popular: durante más tiempo si están tapados herméticamente.

  • Nosotros hemos ido al Movimiento, seguidos ardorosamente del pueblo trabajador y honrado, para librar a nuestra Patria del caos de la anarquía, caos que desde que escaló el Poder el llamado Frente Popular iba preparándose con todo detalle al amparo cínico y hasta con la complacencia morbosa de ciertos gobernantes.

  • Pero al mismo tiempo fue perdiendo poco a poco su carácter de producto de difusión masiva para el entretenimiento popular, función asumida de forma creciente por la televisión, cuyas series de dibujos animados son esencialmente cómics adaptados al nuevo medio y orientados en su mayoría a un público infantil.

  • Poco después un joven concejal del PP en Ermua (Vizcaya), Miguel Ángel Blanco, fue secuestrado y ejecutado a los dos días, a pesar del clamor popular que exigía su liberación.

  • Popular y con valentía para decir las cosas donde sea.

  • Por consiguiente, rechazan la clasificación anterior, que reduce lo mudéjar a un simple revestimiento ornamental e ignora el hecho de que no siempre se aprecian elementos románicos o góticos en las construcciones mudéjares, y proponen otros criterios de clasificación, como el que adoptaremos en esta unidad: El mudéjar popular, como pervivencia en cada zona del arte hispanomusulmán, que se encontraría en una fase distinta según el momento de la conquista cristiana.

  • Por su parte, la izquierda, tras la represión que siguió a la revolución de octubre, impulsó una concentración de fuerzas que desembocó en la creación del Frente Popular .

  • Por tanto, el revisionismo de los liberales tenía una proyección más social y popular que el de los conservadores, pero sin llegar tampoco demasiado lejos.

  • San Bernardo justificaba que en las catedrales e iglesias parroquiales se utilizara una decoración vistosa para captar la devoción popular, pero en los monasterios los excesos ornamentales del Románico estaban en contradicción con la sobriedad que debía imperar en la vida de los monjes.

  • Se basa en conoci-mientos transmitidos por la tradición popular o directamente inventados por una persona (los curanderos no han estudiado medicina).

  • Se exigió un acentuado realismo en las imágenes para fomentar la devoción popular.

  • Se hace la paz, la razón la aconseja, los hombres de sereno juicio no la discuten; pero ella significa nuestro vencimiento, la expulsión de nuestra bandera de las tierras que descubrimos y conquistamos; todos ven que alguna diligencia más en los caudillos, mayor previsión en los Gobiernos hubieran bastado para arrancar algún momento de gloria para nosotros, una fecha o una victoria en la que descansar de tan universal decadencia y posar los ojos y los de nuestros hijos con fe en nuestra raza; todos esperaban o temían algún estremecimiento de la conciencia popular; solo se advierte una nube general de silenciosa tristeza que presta como un fondo gris al cuadro, pero sin alterar vidas, ni costumbres, ni diversiones, ni sumisión al que, sin saber por qué ni para qué, le toque ocupar el Gobierno.

  • Se sabe que tuvo que abandonar Crotona por una revuelta popular y que murió poco después en Metaponto, pero no se conoce con exactitud la fecha de su muerte.

  • Si se producen las condiciones adecuadas para un final dialogado de la violencia, fundamentadas en una clara voluntad de poner fin a la misma y en actitudes inequívocas que puedan conducir a esa convicción, apoyamos procesos de diálogo entre los poderes competentes del Estado y quienes decidan abandonar la violencia, respetando en todo momento el principio democrático irrenunciable de que las cuestiones políticas deben resolverse únicamente a través de los representantes legítimos de la voluntad popular.

  • Solo el Partido Comunista emprendió una importante labor de reorganización en el interior del país, que explica su claro protagonismo como oposición popular clandestina durante toda la vida del régimen de Franco.

  • Son auténticas sátiras de la sociedad y la condición humana en las que Goya se muestra irónico y combativo con la corrupción de las costumbres, la superstición, la inmoralidad del clero o la ignorancia popular.

  • Su espadón y fi gura indiscutible fue el general Espartero, militar de gran carisma popular por su papel en la primera guerra carlista.

  • Su hijo Tarquinio violó a Lucrecia, esposa de Colatino, destacado ciudadano romano, acto que dio lugar a una asamblea popular en la que se condenó a la familia de los Tarquinios a exiliarse.

  • Su interés por la Antigüedad no era menor que el de Ghiberti (acompañó a Brunelleschi a Roma, cuando aún era un adolescente, para estudiar los monumentos antiguos), pero a diferencia de aquel, su punto de vista era más popular que erudito.

  • Su título procede de una grosera coplilla popular, cantada por los estudiantes alemanes, cuya letra nada tiene que ver con el cuadro.

  • Triunfo electoral del Frente Popular Mayo.

  • Valencia y Murcia, y la zona litoral y prelitoral catalana, son las regiones mediterráneas con mayor densidad de estas estructuras de piedra seca, una auténtica joya de la arquitectura popular.

  • Y luego, sobre las ruinas que el Frente Popular deje –sangre, fango y lágrimas–, edificar un Estado grande, fuerte, poderoso, que ha de tener por gallardo remate, allá en la altura, una Cruz de amplios brazos –señal de protección a todos–, Cruz sacada de los escombros de la España que fue, pues es la Cruz, símbolo de nuestra religión y de nuestra fe, lo único que ha quedado y quedará intacto en esta vorágine de locura, vorágine que intentaba teñir para siempre las aguas de nuestros ríos con el carmín glorioso de valiente sangre española...