Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para garantizar una buena experiencia de usuario. Más info

  • Español ES

18 oraciones y frases con perro

Las oraciones con perro que te presentamos a continuación te ayudarán a entender cómo debes usar perro en una frase. Se trata de ejemplos con perro gramaticalmente correctos que fueron redactados por expertos. Para saber cómo usar perro en una frase, lee los ejemplos que te sugerimos e intenta crear una oración.
  • A menudo se la representa con su arco y un perro de caza a su lado.

  • Clasifica las siguientes relaciones interespecíficas: una garrapata y un perro, el pez rémora y el tiburón, un guepardo y una gacela.

  • Como al ingeniero le costaba desengancharlo del pelo de su perro, estudió las semillas en el micros copio e inventó el velcro copiando su estructura.

  • Composición El esquema compositivo de este cuadro es muy equilibrado y responde a un eje de simetría vertical que parte de la lámpara, continúa en el espejo de la pared y termina en la figura del perro; a un lado y a otro se disponen las dos figuras del cuadro, unidas a través de las manos.

  • El equipo del doctor surcoreano Woo-suk logra el nacimiento del primer perro clonado.

  • En la actualidad, muy probablemente el perro podría volver con su propietario sin problemas una vez lo hubieras entregado a la Policía Municipal gracias a la obligatoriedad de la implantación de un chip debajo de la piel de los perros y los gatos domésticos.

  • Entre las fiestas religiosas, dos de las más populares eran las Lupercales y las Saturnales: Lupercales se sacrificaban varias cabras y un perro.

  • Fue realizada para el hijo del duque de Urbino y su interpretación es dudosa, aunque tal vez se trate de una alegoría del amor conyugal, como parece sugerir la presencia del perro a sus pies, símbolo de la fidelidad, y el mirto de la ventana, símbolo del amor duradero por su hoja perenne.

  • Hades siempre está acompañado por un perro de tres cabezas, el guardián de la puerta de los infiernos: Cerbero.

  • Interesa más desvelar el significado oculto de numerosos elementos supuestamente triviales, pues en la pintura flamenca y en la obra de Jan van Eyck lo sagrado se manifiesta en escenarios cotidianos y los objetos de la vida cotidiana aluden a cuestiones sagradas: la vela encendida del candelabro simbolizaría a Cristo, que todo lo ve y santifica el matrimonio; el perro, la fidelidad; los rosarios de cristal y el espejo, la pureza (una de las imágenes asociadas a la Virgen es la de espejo sin mancha); las frutas, la fertilidad.

  • La implantación del microchip ha sido, además, una herramienta muy efectiva para evitar tanto el abandono de mascotas como el maltrato animal, ya que en todo momento se puede saber quién es el propietario del perro y sancionarlo en el caso de que lo haya abandonado o maltratado.

  • La obra puede incluir referencias o símbolos codi fi cados cuyo signi fi cado no es evidente a primera vista Por ejemplo, en el Renacimiento, una vela encen-dida solía representar a Cristo; un perro, la fi delidad, etcétera.

  • Llegaron entonces el perro, que se alimentó del grano, el escorpión, que se aferró a los testículos del toro, y la serpiente.

  • Monos con cara de perro, como los mandriles y los papiones.

  • Pero quien aquí aparece representada es una prostituta contemporánea que, ajena a todo pudor, mira desafiante, junto a su sirvienta y un gato negro a sus pies (parodia del tradicional perro, como símbolo de fidelidad).

  • Por otra parte, como es propio de la pintura románica, no existe profundidad espacial, pero sorprenden, en cambio, los abundantes detalles paisajísticos (árboles en flor) y anecdóticos (lucha de las cabras, perro bebiendo leche del cuenco).

  • Si encuentras un cartel de «Se ha perdido un perro» con una fotografía del animal y un teléfono de contacto pegado en una pared, en el cristal de un supermercado o en un poste de teléfono, posiblemente es porque el propietario no ha cumplido con la obligación de llevarlo al veterinario para que le pongan el chip.

  • Una diagonal recorre la cabeza de San José, la figura del Niño, que sostiene un pajarito en su mano derecha, y el perro.