Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para garantizar una buena experiencia de usuario. Más info

  • Español ES

113 oraciones y frases con península

Las oraciones con península que te presentamos a continuación te ayudarán a entender cómo debes usar península en una frase. Se trata de ejemplos con península gramaticalmente correctos que fueron redactados por expertos. Para saber cómo usar península en una frase, lee los ejemplos que te sugerimos e intenta crear una oración.
  • A comienzos de la Edad del Bronce se extendió, por gran parte de Europa central y occidental y por toda la Península Ibérica, la cultura del vaso campaniforme.

  • A fi nales del siglo xiii, por tanto, toda la Península y las Islas Baleares estaban bajo dominio cristiano, con la excepción del reino nazarita de Granada.

  • A finales del siglo, la mitad norte de la península estaba ya bajo dominio cristiano.

  • A todo ello, en el arte hispanomusulmán habría que añadir la influencia romana y visigótica, a partir de los vestigios existentes en la península Ibérica.

  • Además, la presencia de suelos erosionados aumenta el riesgo de riadas e inundaciones que tantos daños causan en la Península.

  • Ahora observa el mapa del índice de de zonas biogeográficas de la península Ibérica.

  • Al fi nalizar el siglo xiii, los territorios cristianos abarcaban ya toda la Península, excepto el reino musulmán de Granada, y presentaban una división política que se mantendría sin cambios hasta el fi nal de la Edad Media: Corona de Castilla (Castilla y León), Corona de Aragón (Aragón, Cataluña, Valencia y Baleares), Reino de Portugal y Reino de Navarra .

  • Al vencer, Roma pasó de ser una ciudad más de la península Itálica a convertirse en un imperio con vocación universal.

  • Altar de Córdoba del siglo III dC con caracteres latinos: la lengua de los colonizadores había desplazado ya a las lenguas autóctonas del sur de la Península.

  • Ampurias es la colonia griega mejor conocida de toda la península Ibérica.

  • Ampurias se convirtió en los siglos aC en la ciudad griega más importante, tanto administrativa como comercial, de la península Ibérica y en una de las de mayor relevancia del occidente mediterráneo.

  • Apoyado por los realistas españoles, ese cuerpo de ejército invadió la Península sin encontrar apenas resistencia.

  • Así pues, el régimen señorial, característico de la península Ibérica, no se diferenciaba en lo esencial del feudalismo europeo: a En el plano jurídico, implicaba un traspaso de competencias del rey (gobierno, justicia, cobro de tributos, etc.) a los titulares del señorío.

  • Asimismo, en diferentes partes de Europa, aunque no en la Península Ibérica, se han descubierto esculturas conocidas como venus esteatopigias (como la de Willendorf), figuras femeninas con grandes senos y caderas, probablemente relacionadas con el culto a la fertilidad.

  • Aunque las relaciones entre musulmanes, cristianos y judíos en la península no fueron pacíficas en todo momento, cada comunidad pudo practicar su religión y sus costumbres independientemente del territorio en que residiese, y los contactos mutuos resultaron siempre enriquecedores.

  • C.)–, y la Península se convirtió en un escenario más de tales enfrentamientos, con la movilización de poblaciones indígenas en uno u otro bando.

  • Con ese pretexto Napoleón dispuso sus tropas en distintas partes de España, lo que levantó serias sospechas sobre su intención de ocupar la Península.

  • Cuántos millones habrá en la Península en el siglo si continúa esa media de progresión?

  • De estas colonias, la mejor conservada de toda la península es Ampurias.

  • De este modo despareció el último estado musulmán de la Península, ocho siglos después de las primeras expediciones de Tariq y Musa.

  • Desde entonces, por tanto, solo Portugal permanecía como reino independiente en la Península.

  • Desde entonces, Roma se lanzó a una expansión territorial que la llevó a dominar la península italiana, primero, y a partir del siglo a.C., todo el Mediterráneo.

  • Dirigidas por el emperador Augusto, culminaron la conquista romana de la Península.

  • Dirigió un ejército por la península Ibérica, que atravesó los Pirineos y los Alpes hasta llegar al norte de Italia para combatir a los romanos.

  • Ejemplo de ello es la diferente evolución que experimentaron en la península Ibérica las Coronas de Castilla y de Aragón.

  • El lobo ibérico ocupaba casi toda la Península hasta principios del siglo .

  • El puente cultural entre el mundo islámico y la cristiandad fueron los centros de traducción del árabe que surgieron de forma espontánea en diferentes ciudades, especialmente en Italia y en la península Ibérica.

  • El asentamiento de los visigodos en la Península Los visigodos eran un pueblo germánico muy romanizado, ya que llevaban mucho tiempo asentados dentro del Imperio, en la zona del Danubio.

  • El Camino de Santiago se convirtió así en la principal vía de intercambio cultural y artístico entre los reinos cristianos de la península Ibérica y el resto de Europa .

  • El con fl icto cubano permaneció abierto durante todo el Sexenio, añadiendo nuevas di fi cultades, en este caso externas, al complejo proceso político de la Península.

  • El control de la península Itálica A partir del siglo aC, los romanos emprendieron campañas militares y diplomáticas por todo el resto de la península Itálica con el objetivo de someter a los diversos pueblos que vivían en ella.

  • El dominio territorial de toda la Península El vacío de poder dejado en Hispania por la caída del Imperio romano fue cubierto por la monarquía visigoda, que estableció su capital en Toledo .

  • El latín en el siglo a. C. solo se hablaba en el Lacio, la región de Roma, pero posteriormente se impuso sobre el resto de lenguas itálicas porque los romanos se expandieron por toda la Península.

  • El orden dórico surgió en la península, la tierra de los dorios.

  • El origen de las ciudades modernas Desde el siglo aC hasta el aC, los griegos fundaron ciudades a lo largo del Mediterráneo y del mar Negro, desde el Cáucaso hasta la península Ibérica.

  • El origen de las galerías parece ser oriental, transmitido por los musulmanes del sur de la península.

  • El proceso de romanización en la Península se llevó a cabo a través de unos mismos cauces: a La extensión de la vida urbana.

  • El reino de Tartesos El reino de Tartesos fue el primer Estado de la península Ibérica de cuya existencia histórica se tiene noticia.

  • En la Península, las dos instituciones con competencias en asuntos americanos en tiempos de los Austrias fueron quedando obsoletas a raíz de las reformas políticas y económicas llevadas a cabo: a El Consejo de Indias solo mantuvo limitadas funciones judiciales y de asesoramiento, ya que las restantes las habían ido asumiendo las Secretarías correspondientes.

  • En un principio, América reaccionó ante la invasión francesa de España proclamando su lealtad a Fernando VII y creando juntas, como en la Península.

  • En cambio, en el resto de la Península se crearon nuevas ciudades, según el modelo romano, para romper las primitivas formas indígenas de organización económica, social y política.

  • En consecuencia, el Camino de Santiago, con sus rami fi caciones europeas, se convirtió en una de las vías de intercambios económicos, culturales y artísticos más importantes de la Edad Media, ya que atravesaba todos los territorios cristianos occidentales de la Península y los ponía en contacto con el resto de Europa.

  • En contraste con estas zonas, los pueblos del oeste y el norte de la Península, los menos romanizados, mantuvieron por más tiempo sus costumbres y sus lenguas, de las cuales solo el vasco ha sobrevivido hasta nuestros días.

  • En el sector occidental de la Península, entre el Sistema Central y el núcleo de resistencia asturiano existía una tierra de nadie, la cuenca del Duero, escasamente poblada durante el siglo viii, que los cristianos pudieron ocupar sin di fi cultad.

  • En el siglo iii a.C., en vísperas de la conquista romana, la península Ibérica era un mosaico de pueblos de muy diferente nivel de desarrollo, que se pueden agrupar en dos grandes áreas: la ibérica y la celta o indoeuropea.

  • En España existen bastantes salinas costeras, sobre todo en el sur y este de la Península, pero su conservación es muy difícil, debido fundamen talmente a la altísima presión turística y urbanística, la presión cinegética que soportan y a los serios problemas de contaminación y colmatación.

  • En este periodo, y de forma casi simultánea, se produjeron tres importantes procesos históricos en la Península: el esplendor y posterior desaparición del reino de Tartesos, las oleadas de pueblos indoeuropeos y las colonizaciones fenicia, griega y cartaginesa.

  • En general, existe mayor disponibilidad de agua en el norte y noroeste de la península que en el sur y el sureste.

  • En la península Ibérica los núcleos cristianos también entraron en una nueva fase de expansión demográfica y económica, favorecida por la crisis y la desintegración del Califato de Córdoba.

  • En los días siguientes el movimiento se extendió y se organizaron cantones por toda la Península, en especial por Levante y Andalucía.

  • En poco más de un siglo, el pueblo árabe, bajo la bandera del Islam, conquistó un gran imperio que se extendía por el sur del Mediterráneo desde la península Ibérica hasta la India.

  • Esparta Península del Peloponeso, donde se encontraba Esparta.

  • Estaba situada sobre siete pequeñas colinas y tenía una situación geográfica privilegiada, en el centro de la península Itálica, bañada por el río Tíber y conectada con el mar por el puerto de Ostia.

  • Este tipo de cerámica con forma de campana invertida aparece, igualmente, por gran parte de Europa occidental y toda la península Ibérica.

  • Este tipo de suelo es bastante común en la zona mediterránea caliza de la península Ibérica.

  • Estos nuevos pobladores conocían la metalurgia del hierro y la introdujeron en la Península.

  • Fue una etapa de expansión militar más allá de la península Itálica, de agudos y profundos conflictos sociales entre patricios y plebeyos, y de una reorganización política profunda con el fin de adaptarse a las nuevas circunstancias.

  • Funcionamiento de un radar de lluvia e imagen de radar de la Península Ibérica mostrando grupos de nubes sobre la franja oeste de la Península.

  • Habían constituido un nuevo imperio en el norte de África y desde allí, con el objetivo entre otros de destruir los últimos resquicios del poder almorávide, cruzaron a la península Ibérica, donde fueron incorporando a sus dominios, a veces con grandes di fi cultades, los nuevos reinos de taifas surgidos tras los almorávides.

  • Hispania se convirtió en una diócesis de la prefectura de las Galias y quedó compuesta por siete provincias: cinco en la Península – Bética, Lusitania, Cartaginense, Gallaecia y Tarraconense –, una en el norte de África – Mauritania Tingitana – y otra que integraba a las islas Baleares – Baleárica –. Sin embargo, ni la reforma administrativa ni las llevadas a cabo en los ámbitos económico, social o militar consiguieron cambiar las tendencias apuntadas anteriormente (el declive de las ciudades, la ruralización de la economía y la polarización social).

  • La península Itálica, el territorio donde se fundó, está situada en el mismo centro del Mediterráneo y ello permitió a los romanos acceder a territorios diversos y, a su vez, controlarlos con facilidad.

  • La Bética, con capital en Corduba (Córdoba), era la única senatorial, pues comprendía la zona más romanizada de la Península y no era, por tanto, necesaria la presencia permanente de legiones.

  • La ciudad de Roma, emplazada en medio de la península Itálica, en la región del Lacio, fue la cuna de la civilización romana y una de las ciudades más espléndidas del mundo antiguo.

  • La fama de prosperidad de que gozaba Tartesos en el mundo antiguo se debía a sus riquezas agrícolas, ganaderas y, sobre todo, minerales (oro, plata, cobre), que propiciaban un activo comercio tanto con las Islas Británicas como con los fenicios y griegos establecidos en la Península.

  • La Grecia antigua, espacio e historia Grecia se encuentra en el extremo sur de los Balcanes y acaba en la península del Peloponeso.

  • La península Ibérica desde los primeros humanos hasta la desaparición de la monarquía visigoda Asimismo, durante el calcolítico y la edad del bronce destacan también dos fenómenos culturales de gran extensión territorial, aunque su presencia no fue uniforme en el conjunto de la Península: a La arquitectura megalítica.

  • La península Ibérica desde los primeros humanos hasta la desaparición de la monarquía visigoda Características generales de la economía Hispania quedó integrada en el sistema de producción esclavista, característico del mundo clásico: las conquistas militares de Roma proporcionaban una mano de obra esclava, abundante y barata, obtenida entre las poblaciones sometidas.

  • La península Ibérica desde los primeros humanos hasta la desaparición de la monarquía visigoda El proceso de ruralización y polarización social Como consecuencia del declive de las ciudades, la economía del Bajo Imperio entró en un proceso continuo de ruralización : a Los poderosos trataban de adquirir grandes latifundios y abandonaban las ciudades para retirarse a vivir en las lujosas villas que se hacían construir en ellos.

  • La península Ibérica desde los primeros humanos hasta la desaparición de la monarquía visigoda La unificación religiosa y los Concilios de Toledo Los visigodos eran arrianos ; y los hispanorromanos, católicos.

  • La península Ibérica desde los primeros humanos hasta la desaparición de la monarquía visigoda M A Las colonizaciones fenicia, griega y cartaginesa Los colonizadores fenicios y griegos llegaron a la Península atraídos por su riqueza en oro, plata y cobre.

  • La península Ibérica desde los primeros humanos hasta la desaparición de la monarquía visigoda Por romanización se entiende la adopción, por parte de los pueblos conquistados, de la lengua, la cultura, las formas de organización y los modelos de vida romanos.

  • La presencia de indoeuropeos en la península Ibérica se puede constatar al menos desde fi nales del segundo milenio, pero a partir del siglo viii a.C. penetraron a través de los Pirineos nuevas oleadas, en esta ocasión de celtas procedentes de Europa central y occidental, que se asentaron principalmente en el interior y el oeste peninsular.

  • La vida animal se desarrolla en la copa de los h) Se extiende desde la Península Ibérica hasta duca.

  • Las ayudas a los sublevados Alemania, Italia y Portugal, países que mantenían regímenes fascistas o similares, apoyaron de forma directa a los militares sublevados y la ayuda de los dos primeros fue determinante para el desarrollo de la guerra desde el mismo comienzo del alzamiento militar, pues efectuaron el traslado de tropas desde Marruecos a la Península.

  • Las fuentes griegas dan el nombre de Tartesos a un río –casi con total certeza el Guadalquivir–, a un extenso territorio situado al sur de la Península, y a una ciudad que, si existió, no ha sido hasta el momento localizada.

  • Las gráficas corresponden al Atlántico norte, Báltico, Golfo de Vizcaya y Península Ibérica excluyendo el Mediterráneo.

  • Las lenguas que hablaba la población de origen indoeuropeo que se estableció en la península Itálica evolucionaron de distintos modos en cada uno de los pueblos en los que se asentaron.

  • Las rivalidades entre los musulmanes establecidos en la Península Los musulmanes que se establecieron inicialmente en Al Ándalus pertenecían a dos grupos étnicos distintos: los árabes y los bereberes.

  • Los árabes procedían de la península Arábiga, la cuna del Islam.

  • Los condados catalanes Los musulmanes, en su avance por el noreste de la Península, habían ocupado toda la costa y el valle bajo del Ebro, quedando al margen los territorios pirenaicos.

  • Los condicionamientos geográficos El transporte interior en la Península, tanto el terrestre como el fl uvial, se veía obstaculizado por unos condicionamientos geográ fi cos poco favorables : a La elevada meseta central está rodeada de cadenas montañosas (con escasos puertos naturales) que di fi cultan las comunicaciones entre la España interior y la periferia costera.

  • Los griegos, expertos marineros y hábiles comerciantes, fundaron colonias en distintos lugares, desde el Mar Negro hasta el sur de Italia y Sicilia, Libia o la península Ibérica (Ampurias).

  • Los hielos permanentes se retiraron hacia el norte y en la península Ibérica, como en todo el Mediterráneo, el clima se hizo más cálido y seco.

  • Los monumentos megalíticos se localizan en gran parte de Europa occidental y de la península Ibérica.

  • Los objetivos que perseguía Roma con su conquista eran varios: el pleno control de la Península, la erradicación del pillaje constante sobre los pueblos de la meseta y la explotación de la riqueza mineral del noroeste con el trabajo forzado de la población esclavizada.

  • Magna Grecia era la parte sur de la península Itálica.

  • Musa, el gobernador de la región, aprovechó las disputas internas de los visigodos para emprender la conquista de la península Ibérica.

  • P La mayoría de los olmos de la Península están afectados por una enferme dad, la grafiosis, que provoca su muerte.

  • Para sofocar la rebelión, penetraron en la Península tropas árabes sirias que estaban presentes en ese momento en el norte de África.

  • Pero el territorio controlado por los visigodos en un principio no abarcaba toda la Península, ya que tres ámbitos escapaban a su dominio: a El reino suevo en el noroeste.

  • Pero la ocupación efectiva de los musulmanes no abarcaba toda la Península, ya que fuera de su control quedaban los territorios situados al norte del Sistema Central y del valle del Ebro.

  • Pero lo que empezó siendo una maniobra militar pronto se convirtió en una operación de conquista: a lo largo de los dos siglos posteriores, los romanos se adueñaron prácticamente de toda la Península.

  • Por consiguiente, el reino visigodo recuperó todos estos eino visigodo recuperó todos estos territorios, excepto las Islas Baleares, y se convirtió, a partir del siglo vii, en el primer Estado independiente que integraba toda la península Ibérica.

  • Por otra parte, la datación absoluta de la Prehistoria es imprecisa y varía necesariamente de unos lugares a otros, incluso dentro de la misma península Ibérica, ya que, en sentido estricto, se inicia con la llegada de los primeros grupos humanos y fi naliza con la aparición de la escritura.

  • Por otra parte, la ganadería experimentó en Castilla un gran desarrollo, en especial la oveja merina, cuya lana de enorme calidad era codiciada dentro y fuera de la Península.

  • Recientemente, algunos países del norte de África y de la península Arábiga han cambiado de gobierno debido a diferentes revueltas populares.

  • Se extiende principalmente en zonas próximas al mar Mediterráneo, desde Marruecos y la Península Ibérica hasta el Cáucaso, pero también aparece en otras regiones, como Chile, Australia, Sudáfrica y el oeste de E E UU.

  • Se han encontrado metales antropogénicos en el Ártico y en la Antár tida, y en la Península Ibérica son frecuentes las lluvias de barro, que se producen cuando vientos procedentes del Sahara cargados de partículas arenosas son interceptados por las precipitaciones.

  • Según algunos cientí fi cos, este poblamiento inicial se habría limitado a las zonas meridionales del continente, entre ellas la península Ibérica, ya que sería muy difícil la colonización de las tierras más al norte por el frío intenso y la escasez de recursos durante los periodos glaciares.

  • Si se prescinde de las tradiciones que han llegado hasta nosotros sobre el origen del cristianismo en Hispania, difícilmente veri fi cables –la predicación del apóstol Santiago, la de San Pablo o la de los Varones Apostólicos–, el primer testimonio seguro sobre la existencia de cristianos en la Península es de mediados del siglo iii, aunque es probable que el cristianismo se introdujera en Hispania por el sureste antes de fi nalizar el siglo i .

  • Sin embargo, en el siglo vi a.C. se produjo en Próximo Oriente un hecho que acabó repercutiendo en la península Ibérica: la caída de Tiro en poder de los babilonios.

  • Sin embargo, la larga pervivencia de este en la península, retrasó la introducción del Gótico, que se mantuvo hasta bien entrado el siglo, en convivencia ya con las nuevas formas renacentistas.

  • Sin embargo, la religión romana no fue una copia de la religión griega, sino que incorporó elementos religiosos etruscos y de otras regiones de la península Itálica.

  • Sirva como ejemplo, entre los más ancestrales pobladores de la península ibérica, el testimonio de las elocuentes y magníficas pinturas de la cueva de Altamira.

  • Son frecuentes en la península Ibérica.

  • Sus carencias industriales explican el interés mostrado desde el principio de la guerra por ocupar la franja norte de la Península –Asturias y el País Vasco–, con sus recursos mineros y siderúrgicos.

  • Tras la conquista de la Península fueron establecidos en tierras más pobres (la meseta y las laderas de las montañas), donde se dedicaron al pastoreo.

  • Tras esta segunda guerra, los romanos ya dominaban buena parte del Mediterráneo occidental, incluyendo casi toda la península Ibérica.

  • Tuvo un hijo, que habría heredado todos los reinos de la Península, pero ella murió en el parto y el hijo a los dos años.

  • Un rasgo sobresaliente del panorama cultural de la península Ibérica durante la Edad Media fue su carácter plural: la existencia de mudéjares en los territorios cristianos y de mozárabes en los musulmanes, así como de judíos en unos y otros, propició el contacto frecuente y el intercambio de conocimientos entre las tres culturas, más allá de las diferencias religiosas o las rivalidades políticas y militares.

  • Una sociedad de cazadores Durante el Paleolítico se produjeron las cuatro últimas glaciaciones (Günz, Mindel, Riss y Würm), el clima en la península Ibérica era más frío y lluvioso que en la actualidad y abundaba la fauna fría de grandes herbívoros: bisontes, uros, caballos, ciervos, renos.

  • Uno de ellos reclamó la ayuda de las tropas árabes presentes en el norte de África, y estas aprovecharon la oportunidad para adueñarse de casi toda la península.

  • Yo creo que si Cuba es poco para independiente, es más que lo bastante para provincia española, y que no venga esa serie de malos empleados todos de la Península, que se dé participación a los hijos del país, que los destinos sean estables.