Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para garantizar una buena experiencia de usuario. Más info

  • Español ES

36 oraciones y frases con patria

Las oraciones con patria que te presentamos a continuación te ayudarán a entender cómo debes usar patria en una frase. Se trata de ejemplos con patria gramaticalmente correctos que fueron redactados por expertos. Para saber cómo usar patria en una frase, lee los ejemplos que te sugerimos e intenta crear una oración.
  • ¡Esto no puede continuar! «Otro problema grave, que nuestro mundo debe afrontar, es el de la inmigración en masa: el notable número de hombres y mujeres obligados a buscar trabajo lejos de su patria.

  • A la vista de este porvenir, deben reflexionar las personas sensatas y de buena fe de nuestra patria y convencerse de la necesidad de ayudar con todo entusiasmo a esta hermosa empresa.

  • A los criminales se les despeña, y a los parricidas se los lapida, sacándoles fuera de los límites de su patria o de su aldea [...].

  • Creonte, hermano de Yocasta, hizo dar a Eteocles una sepultura decente, pero ordenó que el cuerpo de Polinices, que consideraba un traidor a la patria, quedara sin sepultura en el lugar en que había muerto.

  • Cuando un pueblo posee una patria, forma una nación.

  • Dentro de poco no le quedará al mundo duda alguna; pero, además de las pruebas que se han aportado ya sobre la infamia de Aguirre y las que se aportarán todavía aquí está a la vista del mundo, la España reconquistada por Franco, serena, tranquila, libre, feliz junto al Ejército Nacional, que vence al enemigo y reconstruye su patria, mientras las hordas rojas, asesinan, martirizan, incendian, destruyen y llevan el caos por todas partes.

  • Durante la República, el pater ejercía sobre la familia una autoridad prácticamente ilimitada ( patria potestas ): podía castigar a los miembros de su familia, vender e incluso ejecutar a sus hijos, concertar los matrimonios, etc. Pero durante el Imperio estas prerrogativas desaparecieron.

  • Durante los cinco años de República, el estado de inseguridad y anarquía, creada por innumerables atentados, huelgas y desórdenes de toda especie desembocó en la guerra civil que, por tres años, asoló y ensangrentó la Patria.

  • El aspecto más original –y uno de los que resultaron más polémicos– es la organización territorial del Estado, que no responde ni al modelo de Estado unitario ni al de Estado federal, sino que adopta una estructura intermedia, que se podría de fi nir como Estado unitario descentralizado o Estado unitario de las autonomías : a Es un Estado unitario porque la Constitución establece la « indisoluble unidad de la Nación española, patria común e indivisible de todos los españoles», y además porque el Estado tiene competencia exclusiva en numerosas materias fundamentales –relaciones internacionales, defensa y Fuerzas Armadas, administración de justicia, legislación en muy diversos campos, etc.– b Sin embargo, se reconocen las diferentes comunidades históricas de España, a las que se concede un amplio margen de autonomía, concretado en la instauración de órganos de gobierno propios, con importantes competencias e, incluso, con la posibilidad de elaborar leyes propias en los ámbitos que no son materia exclusiva del Estado.

  • El tema sirve, por tanto, para hacer una exaltación, que se puede considerar romántica, del valor y la entrega incondicional a la patria en el cumplimiento del deber, por encima de los intereses personales.

  • El término patria, derivado del latín pater (‘padre’), está vinculado con el patrimonio o conjunto de bienes recibidos por herencia de nuestros ascendientes.

  • El territorio Es necesario que un pueblo esté asentado en un territorio determinado, que se conoce como patria.

  • Es más, el ejército exigió al gobierno, y consiguió mediante esta ley, que se juzgara en tribunales militares cualquier delito de ofensa al honor del ejército y los símbolos de la patria.

  • Explica los diversos elementos que integran el concepto de patria y cómo este se relaciona con el de nación.

  • I. La Sociedad cuidará de promover la educación de la nobleza, el amor al Rey y a la patria.

  • La Constitución se fundamenta en la indisoluble unidad de la Nación española, patria común e indivisible de todos los españoles, y reconoce y garantiza el derecho a la autonomía de las nacionalidades y regiones que la integran y la solidaridad entre todas ellas.

  • La Corona, símbolo de la permanencia y unidad de la Patria, no puede tolerar en forma alguna acciones o actitudes de personas que pretenden interrumpir por la fuerza el proceso democrático que la Constitución votada por el pueblo español determinó en su día a través de referéndum.

  • La desamortización de Mendizábal Vender la masa de bienes que han venido a ser propiedad del Estado, no es tan solo cumplir una promesa solemne y dar una garantía positiva a la deuda nacional por medio de una amortización exactamente igual al producto de las rentas, es abrir una fuente abundantísima de felicidad pública; vivificar una riqueza muerta; desobstruir los canales de la industria y de la circulación; apegar al país por el amor natural y vehemente a todo lo propio; enganchar la patria, crear nuevos y fuertes vínculos que liguen a ella [...].

  • Las armas deben conquistar para la patria y para la civilización; después haremos que el comercio vaya detrás haciendo su obra de aproximación entre los españoles y marroquíes, consolidando así por medio del afecto y de los intereses la soberanía de España en el Magreb.

  • Los héroes regresaban a su patria en un carro arrastrado por cuatro caballos blancos.

  • Los reyes griegos, frente a ese ultraje, prometieron ayudarse mutuamente, y, después de declarar la guerra a Troya, patria de Paris, asediaron la ciudad.

  • Luego fue a parar a la patria de los cíclopes, de la que escapó gracias a su ingenio (hiriendo al cíclope Polifemo en su único ojo), pero aún tuvo que dar muchas vueltas en su camino a Ítaca a causa de los vientos desfavorables que había originado Poseidón, padre del cíclope Polifemo.

  • Macedonia, patria de Alejandro Magno.

  • Nada deseo tanto como que nuestra patria lo sea de verdad.

  • No del todo contentos, los envían además a los maestros de gimnasia, con el objeto de que, teniendo el cuerpo sano y robusto, puedan ejecutar mejor las órdenes de un espíritu viril y sano, y que la debilidad de su temperamento no les obligue a rechazar el servicio a su patria, ya sea en la guerra como en las otras funciones.

  • Nosotros hemos ido al Movimiento, seguidos ardorosamente del pueblo trabajador y honrado, para librar a nuestra Patria del caos de la anarquía, caos que desde que escaló el Poder el llamado Frente Popular iba preparándose con todo detalle al amparo cínico y hasta con la complacencia morbosa de ciertos gobernantes.

  • Prusia, patria de Kant, experimentó una gran prosperidad entre los Estados alemanes, lo que facilitó que a lo largo del siglo xix se anexionase los pequeños Estados que la rodeaban, hasta culminar la uni fi cación de Alemania.

  • Reino de Casandro: se extiende a la largo de la patria de Alejandro Magno.

  • Rude ejecutó un alto relieve de carácter alegórico en el que las figuras son tratadas al modo clásico: el Genio de la Patria, alado como la diosa de la Victoria, conduce a los soldados del pueblo, que aparecen desnudos o con armaduras romanas.

  • Según estos relatos, después de la destrucción de Troya, los supervivientes de la ciudad se hicieron a la mar en busca de una nueva patria.

  • Si fuesen extranjeros los enemigos de su dicha, entonces, al frente de estos soldados, tan valientes como sufridos, sería el primero en combatirlos; pero todos los que con la espada, con la pluma, con la palabra agravan y perpetúan los males de la Nación, son españoles, todos invocan el dulce nombre de la patria, todos pelean y se agitan por su bien; y entre el fragor del combate, entre el confuso, atronador y contradictorio clamor de los partidos, entre tantas y tan opuestas manifestaciones de la opinión pública, es imposible atinar cuál es la verdadera, y más imposible todavía hallar el remedio para tamaños males.

  • Su más apasionado impulsor y principal ideólogo fue Blas Infante, considerado el «Padre de la patria andaluza», pero sus intentos de conseguir una mayor autonomía de gobierno para Andalucía no llegarían a verse coronados por el éxito, ni siquiera durante la Segunda República.

  • Sus ciudadanos se caracterizaron por el amor a la patria y a sus costumbres, como demuestra el hecho de que por esa época surgiera el primer historiador, Heródoto.

  • También quiero cumplir ahora el deber que me dicta el amor de la Patria.

  • Tened suma esperanza y confianza en las circunstancias actuales; pues Yo quiero que mi memoria llegue hasta vuestros últimos nietos, y que exclamen: Es el regenerador de nuestra patria.

  • Un Rey puede equivocarse y sin duda erré yo alguna vez, pero sé bien que nuestra Patria se mostró siempre generosa ante las culpas sin malicia.