Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para garantizar una buena experiencia de usuario. Más info

  • Español ES

81 oraciones y frases con partido

Las oraciones con partido que te presentamos a continuación te ayudarán a entender cómo debes usar partido en una frase. Se trata de ejemplos con partido gramaticalmente correctos que fueron redactados por expertos. Para saber cómo usar partido en una frase, lee los ejemplos que te sugerimos e intenta crear una oración.
  • ¿Cuál de los autores que se an nombrado clusivo del Estado y del partido en el en la unidad a podido escribir el siguiente texto?

  • ¿Se pueden defender públicamente los colores de un equipo de fútbol, las siglas de un sindicato o de un partido político, pero no se debe hacer pública la propia religión?

  • A partir de ese momento, empezaron a retornar los exiliados comunistas, entre ellos la anciana presidenta del partido, Dolores Ibárruri –la Pasionaria–, exiliada en Moscú, o el poeta Rafael Alberti.

  • Acto seguido, Suárez mantuvo entrevistas personales con dirigentes de la oposición democrática, y contactos indirectos y secretos con Santiago Carrillo, secretario general del Partido Comu- nista.

  • Además los progresistas se dividieron en dos nuevos partidos: el Partido Constitucionalista, dirigido por Sagasta ; y el Partido Radical, de Ruiz Zorrilla .

  • Además, la Asamblea General [...] recomienda que si dentro de un plazo razonable no se establece en España un gobierno cuya autoridad proceda de sus gobernados y que se comprometa a respetar la libertad de expresión, religión y de reunión, y a celebrar cuanto antes elecciones en las que el pueblo español pueda expresar su voluntad, libre de coacción y de intimidación y de coacción de partido, el Consejo de Seguridad estudie las medidas para remediar tal situación.

  • Algunas observaciones relacionadas con las matemáticas los llevaron a tal conclusión, como la posibilidad de convertir la armonía musical en una relación numérica: descubrieron que las notas de las diferentes cuerdas de la lira se podían medir numéricamente en función de su longitud relativa —uno partido de dos, uno partido de tres, etcétera—. Por otro lado, no solo las cosas se dividen en números, sino que los números mismos se pueden dividir en lo par y lo impar.

  • Asimismo, se puede entrevistar a una persona que trabaje en alguna institución política o jurídica (un tribunal, un partido político, etcétera).

  • Cada partido político presenta sus propuestas sobre cómo afrontar los problemas de la sociedad.

  • Canalejas, como nuevo líder del Partido Liberal, pretendió emprender una política de regeneración democrática, que sería el equivalente, desde las fi las liberales, a la «revolución desde arriba» del conservador Maura.

  • Como todo partido con vocación centrista, aspiraba a ser una alternativa política tan distante del progresismo radical como del moderantismo reaccionario.

  • Con este proyecto, podríais citaros a través de la red social, e ir haciendo comentarios mientras vieseis el partido o el episodio.

  • Congreso era electivo, pero la Constitución no de fi nía el tipo de sufragio, lo que permitía que por ley se esta- bleciera en cada momento el que más le interesara al partido en el poder.

  • De ellos el más sonado fue el caso Bárcenas (nombre del tesorero del partido), que sacó a la luz importantes ingresos irregulares del PP, presuntamente destinados tanto a la fi nanciación del partido como a sobresueldos no declarados de algunos de sus miembros.

  • De esta manera, puede ocurrir que el partido político que gane las elecciones legislativas sea diferente del que venza en las elecciones a presidente de la república.

  • De hecho, Breton y muchos surrealistas se afiliaron al Partido Comunista francés.

  • Dentro de los partidos republicanos, pero con una marcada identidad propia, seguía creciendo el Partido Socialista Obrero Español, cada vez más dispuesto a participar en el juego político parlamentario, sin renunciar por ello a la revolución social.

  • El origen del motín debe buscarse en el partido que se había formado en torno al príncipe heredero, futuro Fernando VII, radicalmente opuesto al excesivo poder y protagonismo de Godoy.

  • El Partido Liberal (su nombre inicial era Partido Fusionista, después Liberal Fusionista y fi nalmente solo Liberal) aglutinó a la izquierda moderada burguesa, a partir de la fusión de un heterogéneo grupo: el Partido Constitucionalista de Sagasta, un sector de demócratas, los republicanos posibilistas y otros grupos menores.

  • El Partido Moderado El Partido Moderado (o Liberal Moderado) se identi fi caba con las concepciones del liberalismo doctrinario francés, partidario de la soberanía compartida entre el rey y las Cortes, así como de dotar al monarca de amplios poderes y de limitar los derechos individuales de los ciudadanos.

  • El Partido Único, el Sindicato Único y el Parlamento dirigido son las estructuras básicas del Estado español, sometidos plenamente al Jefe.

  • El problema vasco y el terrorismo de ETA Tras la llegada al poder del PP, los atentados de ETA se dirigieron preferentemente contra los concejales de este partido en el País Vasco.

  • En cuanto al País Vasco, el Partido Nacionalista Vasco y los carlistas elaboraron un proyecto de estatuto tan tradicionalista y poco democrático que fue abiertamente rechazado por la mayoría parlamentaria de izquierdas.

  • En este partido único Falange tenía un papel preponderante, pero Franco se convertía en el jefe supremo, con lo que avanzaba un paso más hacia la concentración del poder en sus manos.

  • En definitiva se dio cuenta de que nuestra legalización significaba también que nosotros nos comprometíamos con el éxito de la transición y esta podía ser una aportación importante dada la influencia y la disciplina del partido.

  • En el Congreso solo votaron en contra el diputado de Euskadiko Eskerra y algunos diputados de Alianza Popular, mientras que las abstenciones fueron en su mayoría del Partido Nacionalista Vasco.

  • En esta obra, el pensador había partido de la pregunta por el ser, pero las re fl exiones lo llevaron a la nada y al ser para la muerte.

  • En la última década del siglo las diferencias entre un partido y otro apenas eran ya perceptibles en sus programas políticos.

  • En las primeras elecciones catalanas triunfó el partido Esquerra Republicana, que llevó a Macià a la presidencia de la Generalitat y a Companys a la del Parlamento.

  • En las sociedades marxistas, el partido y su líder se presentan como la encarnación de la voluntad general.

  • Entretanto, un sector del Partido Republicano, decepcionado por haber desaprovechado la oportunidad de establecer la república por vía constitucional, se inclinaba cada vez más hacia la rebelión armada como vía para implantar una república federal .

  • Este partido fomentó el descontento entre grupos populares (soldados, campesinos, servidores de palacio), que fueron quienes protagonizaron el motín, asaltando el palacio de Godoy.

  • Finalmente Maura presentó su dimisión, convencido de que sería rechazada, pero el rey la aceptó y mandó formar nuevo gobierno al Partido Liberal.

  • Fuera de la corriente ideológica del liberalismo y del sistema político, pervivía el carlismo, más como movimiento que como partido en sentido estricto.

  • Fuera del gobierno quedó el Partido Radical –que había formado parte del gobierno provisional–, ya que su líder, Alejandro Lerroux, se negaba a participar en un ejecutivo con miembros socialistas y Azaña no estaba dispuesto a excluirlos y perder así el apoyo popular.

  • Hasta bien avanzada la década de los sesenta era el único partido antifranquista con verdadera implantación social en el interior del país.

  • Igualmente, el entusiasmo de los seguidores en un partido de fútbol actual, o la idolatría hacia los grandes deportistas, se diferencia muy poco de los partidarios de las factiones en las carreras de carros romanas.

  • Imagínate un sábado por la tarde, viendo el partido de fútbol en tu casa y conectado al mismo tiempo con la familia y los amigos de todas partes.

  • La contienda tuvo un notable contenido revolucionario por parte de los insurrectos cubanos, en gran medida campesinos impulsados por el Partido Revolucionario de Martí, quien murió en combate al poco de comenzar la guerra.

  • La Internacional Comunista imponía una estricta serie de condiciones para poder adherirse a ella, como una organización disciplinada del partido, el rechazo del socialismo reformista y parlamentario, o la subordinación de los partidos obreros de cada país a los intereses prioritarios de la Revolución rusa, para permitir su consolidación como primera potencia del proletariado.

  • La Lliga era un partido político conservador que aspiraba a la autonomía de Cataluña.

  • La razón es la siguiente: para los Gobiernos diante sabe formalizar argumentos de lógica prototalitarios, el mundo es dominio ex clusivo del Estado y del partido en el casi seguro que aprobará el examen.

  • La situación se agravó aún más en el Partido Liberal tras el asesi- nato de Canalejas, que desencadenó de nuevo las luchas internas por la jefatura.

  • La violencia verbal de Fraga y la escasa convicción democrática de muchos de los miembros del partido transmitían una imagen de derecha franquista que in fl uyó sin duda en el ánimo de los votantes.

  • Lerroux fue exculpado en ambos casos, pero su carrera política y la de su partido quedaron destrozadas.

  • Lo consiguió con un pequeño grupo de la sección madrileña, que constituyó la Nueva Fede- ración Madrileña, en la que estaba el tipógrafo Pablo Iglesias, futuro fundador del Partido Socialista Obrero Español.

  • Los republicanos no aceptan el principio de la nacionalización de la tierra y su entrega gratuita a los campesinos, solicitada por los delegados del partido socialista.

  • Lucio Cornelio Sila, del partido senatorial, era un caudillo de origen patricio y defensor de la oligarquía romana.

  • Ni el Gobierno ni la corona pudieron impedir que el alto mando de las Fuerzas Armadas se reuniera y publicase una declaración en la que «repudiaba» la legalización del Partido Comunista.

  • Otro ejemplo es el régimen vigente en Cuba, cuando el dictador cubano Fidel Castro defendía la democracia con un partido único.

  • Piensa o busca alguna aplicación que pueda sacar partido de este hecho.

  • Por ejemplo, la altura de un edificio o el tiempo que dura un partido de baloncesto.

  • Por ello su condena levantó una ola de protesta internacional y el Partido Liberal se unió a los republicanos y socialistas en una campaña de desprestigio del gobierno de Maura, para provocar su caída.

  • Por eso, la unidad de velocidad es el metro partido por segundo (m/s).

  • Por otra parte, se advierten señales nada equívocas de los manejos que se emplean para dar una dirección revolucionaria a las preocupaciones que nacen de aquel temor, y para sacar partido de las pasiones populares en provecho de planes políticos que usando de otros medios no pueden alcanzar éxito.

  • Por su parte, el PCE, con Santiago Carrillo a la cabeza, mantuvo en todo momento una estrategia de presión sobre el gobierno para forzar su legalización, a la que se consideraba con pleno derecho, máxime cuando había sido el partido que más había luchado por la democracia –y casi en solitario– durante todo el franquismo.

  • Posteriormente, a mediados del siglo, ya en el reinado efectivo de Isabel II, aparecieron otros dos nuevos partidos a partir de escisiones de los anteriores: el Partido Demócrata y la Unión Liberal .

  • Respecto a los gobiernos de esta etapa, se caracterizaron por su corta duración, claro re fl ejo de la inestabilidad política, y por el predominio del Partido Moderado, en concordancia con las inclinaciones de la regente.

  • Se trataba, en de fi nitiva, de aplicar la doctrina inglesa de la balanza de poderes, según la cual la estabilidad se basaba en el equilibrio de fuerzas opuestas de igual poder: Corona y Parlamento; partido gobernante y partido en la oposición.

  • Según la teoría organicista de la sociedad desarrollada por el partido fascista de Benito Mussolini en Italia —y adoptada en España por Francisco Franco—, el Estado se considera un organismo ético superior al individuo.

  • Si impulsó su restablecimiento, no fue por convicciones democráticas, sino como manio- bra política para reforzar su liderazgo dentro del Partido Liberal.

  • Si una partícula con una carga Q posee una energía potencial E en un punto de un campo eléctrico, el potencial en ese punto es: E V = —– Q La unidad de potencial eléctrico en el SI es el julio partido por culombio, y recibe el nombre de voltio ( V ).

  • Sin embargo, con la paulatina incorporación al PNV de nuevos elementos menos radicales respecto al independentismo y de espíritu algo más moderno, se ensanchó la base social del partido, aunque en su ideario pervivía el carácter tradicionalista de su fundador, Sabino Arana.

  • Sin embargo, conviene señalar que esta práctica del «turno» al margen del cuerpo electoral no era exclusiva de España, sino que tenía sus equivalentes en las otras dos monarquías meridionales que, como la española, presentaban un cierto atraso económico y político respecto a la Europa occidental: en Italia, la alternancia entre la destra y la sinistra ; y en Portugal, el rotativismo del partido Regenerador y el Progresista.

  • Sin embargo, el apoyo de los liberales a la causa isabelina permitió desmantelar el Antiguo Régimen y sentar las bases de una monarquía parlamentaria y constitucional, de una economía de signo capitalista y de una nueva sociedad de clases: a Se formaron los primeros partidos políticos que de fi nieron las dos corrientes esenciales del liberalismo español: el Partido Moderado y el Partido Progresista .

  • Sin embargo, la legalización del Partido Comunista quedó aplazada con el absurdo pretexto de que pretendía implantar un sistema totalitario subordinado a la Unión Soviética.

  • Sin embargo, no se trataba de una corriente de pensamiento unitaria y sistemática, sino más bien de un planteamiento ético ante la sociedad y la política, que se puede dividir en dos grandes corrientes: a Un regeneracionismo desde dentro del sistema, representado por Silvela o Maura, ministros del Partido Conservador, que, como es lógico, limitaban su crítica solo a los aspectos más negativos del sistema político, pero aceptaban su validez general.

  • Solo el Partido Comunista emprendió una importante labor de reorganización en el interior del país, que explica su claro protagonismo como oposición popular clandestina durante toda la vida del régimen de Franco.

  • Son ejemplos la altura de un edificio, la duración de un partido de básquet, la velocidad de un coche o la temperatura de una habitación.

  • Su base social estaba en amplios sectores de las clases medias y altas, sobre todo los vinculados a la industria local, y durante las dos primeras décadas del siglo xx fue el principal partido de la vida política catalana.

  • Su preocupación por la cultura y la educación atrajo a destacados intelectuales, pero tuvo menos implantación social que el Partido Radical.

  • Su única expresión seguía siendo el Partido Nacionalista Vasco (PNV), que se apoyaba en la pequeña burguesía bilbaína, ultraconservadora y recelosa del progreso y la industrialización.

  • Su unidad en el SI es el metro partido por segundo (m/s), que es la velocidad de un móvil que se desplaza un metro cada segundo.

  • Sus iniciales planteamientos ideológicos estaban muy próximos a los fascismos europeos contemporáneos, pero la muerte de su fundador y principal teórico, José Antonio Primo de Rivera, y su posterior fusión con los tradicionalistas en un partido único, bajo el mando directo de Franco, les había hecho perder gran parte de sus señas de identidad en aras de una sumisión total a la fi gura del dictador.

  • Tanto el Partido Conservador como el Liberal tenían su propia red organizada, para asegurarse los resultados electorales adecuados cuando les correspondiese el turno de gobernar.

  • Toda la familia se reunía delante de la pantalla para seguir una película, una serie o un partido de fútbol.

  • Tras su desaparición, tanto el Partido Conservador como el Liberal entraron en una dinámica de luchas internas entre diferentes líderes y facciones que propiciaron una mayor implicación del rey en las decisiones políticas.

  • Tres años antes de este histórico partido no había ni un solo jugador de raza negra en la Conferencia Sudoeste.

  • Una parte de la jerarquía eclesiástica española se fue distanciando del régimen, y numerosos miembros de organizaciones católicas –y no pocos sacerdotes– colaboraron o militaron en los clandestinos partidos y sindicatos de la oposición, en especial el Partido Comunista y Comisiones Obreras.

  • Una vez acordado el cambio de gobierno, se convocaban nuevas elecciones y se amañaban para que arrojaran resultados favorables al partido que iba a gobernar: era la práctica del caciquismo y el fraude electoral .

  • Ya es costumbre que solo voten los que de una manera u otra sacan partido de las amistades y servicios políticos, y la inmensa mayoría de la nación, mirando tan importante acto con desdén, se abstiene de tomar parte en él, segura de no alcanzar por procedimientos representativos el remedio de sus males.