Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para garantizar una buena experiencia de usuario. Más info

  • Español ES

15 oraciones y frases con paraíso

Las oraciones con paraíso que te presentamos a continuación te ayudarán a entender cómo debes usar paraíso en una frase. Se trata de ejemplos con paraíso gramaticalmente correctos que fueron redactados por expertos. Para saber cómo usar paraíso en una frase, lee los ejemplos que te sugerimos e intenta crear una oración.
  • Consulta los recusos digitales y explica los siguientes temas: Creación de Adán y Eva, Pecado original y expulsión del Paraíso, David, Magdalena, Moisés, Rapto de las Sabinas, Virgen y el Niño con San Juan, Desposorios de la Virgen, Asunción de la Virgen, San Pedro, Tributo de la moneda, Lavatorio, San Marcos, Bodas de Caná.

  • El paraíso asume los rasgos arquitectónicos de la Jerusalén Celeste y está presidido por la figura de Abraham en el arco central, sentado y con dos niños en sus brazos (los Santos Inocentes), flanqueado por parejas de vírgenes, mártires, profetas y apóstoles.

  • El físico y escritor de ciencia ficción Arthur C. Clarke fue el primero en proponerla seriamente, y así lo plasmó en los años setenta del siglo en su libro Las fuentes del paraíso.

  • El palacio se transforma así en un oasis de sombra y frescor, auténtico paraíso que re fl eja los anhelos de una civilización originaria de una región desierta (Arabia), castigada por el sol y la aridez.

  • El panel de la imagen inferior, por ejemplo, es el que inicia el ciclo y en él aparecen cinco episodios que por orden cronológico son: la creación del mundo por Dios, la creación de Adán, la creación de Eva, el pecado original, y la expulsión del Paraíso.

  • En definitiva, el palacio islámico pretende ser una imagen del paraíso, que un pueblo originario del desierto, como el árabe, identifica con un exuberante oasis, donde arquitectura, agua y vegetación se funden para deleite de los sentidos.

  • En el registro central, a su derecha, la Virgen y San Pedro (este con las llaves del paraíso) encabezan el cortejo de los bienaventurados.

  • En el registro inferior, se representa a la derecha de Cristo el paraíso y a su izquierda el infierno; y en el centro, en un pequeño hueco, el arcángel San Miguel pesa las almas, frente a un expresivo demonio que pretende alterar el resultado empujando un plato de la balanza.

  • En ese caso, se representaba tan solo el elemento necesario, como ocurre en la parte inferior izquierda (paraíso), donde la referencia a la Jerusalén Celeste se limita a dos torres y unos arcos.

  • Esta fue su gran obra, a la que Miguel Ángel consideró, por su perfección y belleza, merecedora de ser la «Puerta del Paraíso», como popularmente se la conoce.

  • La más extendida considera este tríptico como una sátira moralizante: el hombre al incurrir en el pecado original abandona el Paraíso para entregarse a todo tipo de vicios y excesos, cuyo desenlace final no puede ser otro que las torturas del infierno.

  • La moral y la religión cristiana —a fi rmaba este autor— ponen a los seres humanos en inferioridad de condiciones para la lucha por el poder, ya que ofrecen un fi n ideal sobrenatural —un paraíso fuera de esta tierra— que exalta la mansedumbre.

  • Las imágenes se completaban con un rico colorido, con predominio del azul en el paraíso y del rojo en el infierno, y con inscripciones, entre las que destaca la admonitoria del dintel: «Pecadores, si no modificáis vuestro modo de vida, sabed que se os juzgará con dureza».

  • Lo que la historia nos enseña La historia reciente, con las tragedias del comunismo y el nazismo, nos demuestra que los Estados que han abusado de su poder para crear el paraíso en la Tierra, lo han hecho a costa de eliminar la libertad del hombre.

  • También creen en la inmortalidad del alma, en que los justos irán al paraíso y los infieles, al infierno.