Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para garantizar una buena experiencia de usuario. Más info

  • Español ES

11 oraciones y frases con opus

Las oraciones con opus que te presentamos a continuación te ayudarán a entender cómo debes usar opus en una frase. Se trata de ejemplos con opus gramaticalmente correctos que fueron redactados por expertos. Para saber cómo usar opus en una frase, lee los ejemplos que te sugerimos e intenta crear una oración.
  • El tamaño de las teselas era variable, y los mosaicos más valorados eran los que tenían las teselas más pequeñas ( opus vermiculatum ).

  • Existían varias técnicas en la labor del mosaico, pero las que ofrecían los mejores y más vistosos resultados eran dos: el opus tesellatum, o yuxtaposición de pequeñas teselas cúbicas de igual tamaño y diferentes colores; y el opus vermiculatum (de vermiculus, pequeño gusano), o disposición de minúsculas piezas, que permitían definir los detalles más pequeños o las líneas más sinuosas.

  • Las teselas podían ser de rocas calcáreas, vidrio coloreado, cerámica, etc. Según el tamaño de las teselas, los dibujos y el lugar de destino, los mosaicos podían ser: Opus vermiculatum.

  • Los mosaicos romanos ( opus tessellatum ) están construidos con pequeñas piezas cúbicas llamadas teselas .

  • Los más destacados de estos nuevos profesionales –los ministros de Comercio y de Hacienda, y el máximo responsable de la O fi cina de Coordinación y Programación Económica–, eran miembros del Opus Dei y, por tanto, católicos militantes; sin embargo, impusieron un nuevo estilo de hacer política sin discursos ideológicos y con un interés prioritario por la e fi cacia técnica y económica.

  • Mosaico realizado con la técnica opus vermiculatum.

  • Opus sectile.

  • Opus signinum.

  • Opus tessellatum.

  • Precisamente por esta destacada cuali fi cación profesional, desde fi nales de la década de los cincuenta fi guras importantes del Opus Dei ocuparon ministerios, sobre todo económicos.

  • Sin embargo, estaban en general adscritos a alguna de las dos grandes organizaciones católicas que el régimen no tenía ningún problema en reconocer, dada su naturaleza religiosa y no propiamente política: la Asociación Católica Nacional de Propagandistas y el Opus Dei.