Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para garantizar una buena experiencia de usuario. Más info

  • Español ES

11 oraciones y frases con ontológico

Las oraciones con ontológico que te presentamos a continuación te ayudarán a entender cómo debes usar ontológico en una frase. Se trata de ejemplos con ontológico gramaticalmente correctos que fueron redactados por expertos. Para saber cómo usar ontológico en una frase, lee los ejemplos que te sugerimos e intenta crear una oración.
  • Argumento ontológico: prueba de la existencia de Dios, elaborada por san Anselmo, a partir de su esencia.

  • Clasificación de los seres: las categorías Aristóteles clasi fi có los seres en diez categorías o modos más generales de ser en el orden real (ontológico), que se corresponden con la clasi fi cación general de los conceptos en el orden del pensamiento (lógico).

  • De esta experiencia se deduce la distinción entre el yo psicológico y el yo real (ontológico).

  • Diferencia ontológica: Heidegger diferenció entre lo óntico, que hace referencia a los entes, pero soslaya el ser, y lo ontológico, que remite primeramente al ser.

  • El argumento ontológico, parecido al de san Anselmo.

  • El de Aquino considera que el argumento ontológico de san Anselmo no es válido para probar la existencia de Dios, ya que presupone que podemos alcanzar un conocimiento perfecto de la esencia divina, cosa que nuestra razón, por ser limitada, no puede obtener.

  • En la fi losofía moderna, los racionalistas las abandonaron, mostrando preferencia por el argumento ontológico, y Kant negó su validez mediante el empleo de argumentos insertados en su análisis de la razón especulativa.

  • Había gozado tanto de valor ontológico como de valor lógico, de tal forma que se consideraba que había una conexión real y necesaria entre la causa y el efecto, y que, conocido un efecto, era posible remontarse al conocimiento de su causa; o que, conocida una causa, se podían prever sus efectos.

  • Lo ontológico se re fi ere a lo que guarda una relación especial con el ser, como el hombre.

  • Otros argumentos —llamados cosmológico y teleológico — se reducen, según él, al argumento ontológico, porque concluyen en una causa suprema que tendría que existir necesariamente por ser perfecta.

  • Por tanto, esa conexión necesaria no está en los objetos mismos, sino en nuestra mente: la causalidad, para Hume, tiene un valor psicológico o subjetivo, pero no ontológico.