Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para garantizar una buena experiencia de usuario. Más info

  • Español ES

51 oraciones y frases con ockham

Las oraciones con ockham que te presentamos a continuación te ayudarán a entender cómo debes usar ockham en una frase. Se trata de ejemplos con ockham gramaticalmente correctos que fueron redactados por expertos. Para saber cómo usar ockham en una frase, lee los ejemplos que te sugerimos e intenta crear una oración.
  • A pesar de que Ockham sostuvo que el alma sensitiva se divide en partes, no dudó en aplicar el principio de economía al alma intelectiva.

  • Al no ser el fi n último algo querido necesariamente por el ser humano, Ockham pensó —a diferencia de otros autores, como Aristóteles o Tomás de Aquino— que no es posible determinar la bondad o malicia de los actos libres en función de este fin último.

  • Con objeto de contrarrestar el mundo de las esencias del aristotelismo árabe y, así, salvar la omnipotencia divina, Ockham concibió un mundo absolutamente contingente en el que no cabía un conocimiento de verdades universales y absolutas.

  • Con Ockham, la filosofía se independizó del saber teológico y esta separación llegó a ser, después, un rasgo característico de la fi losofía moderna.

  • De esta forma, aunque la disputa se centraba en las relaciones entre el papado y el emperador, Ockham propuso la separación entre cualquier tipo de poder civil y religioso.

  • De esta forma, Ockham redujo la teología al estudio de la fe sobrenatural y negó la posibilidad de una teología filosófica o racional.

  • Defendían una pobreza absoluta y rechazaban la autoridad ponti fi cia; entre ellos se encontraba Guillermo de Ockham.

  • El conciliarismo Por otro lado, Ockham no solo se ocupó de las relaciones entre el poder temporal y el eclesiástico, sino que también opinó sobre la función del Papa dentro de la Iglesia.

  • El empirismo más radical —como sería el de Hume— coincidiría con Ockham en negar el principio de causalidad, la existencia de sustancias fuera de la mente y la posibilidad de un conocimiento racional de Dios.

  • El fundamento del poder político Ockham sostuvo que el poder imperial tiene su fundamento en Dios, pero a través de unos electores que representan al pueblo y sin la mediación del poder espiritual del Papa.

  • El nominalismo y la ciencia Acabamos de ver que, según Guillermo de Ockham, hallamos en nuestra mente conceptos universales, que han sido abstraídos a partir de un conjunto de individuos.

  • En el debate medieval sobre este tema, la corriente nominalista, a la que pertenece Ockham, propugnó que los universales solo existen en la mente y consisten en ser nombres que suplantan a los individuos en las proposiciones.

  • Esto in fl uyó bastante en Ockham, que pensaba que Dios puede mandar todo sin restricción alguna.

  • Esto, sin embargo, no era posible para Ockham ya que, para él, las cosas carecen de estas propiedades.

  • Guillermo de Ockham lo asumió posteriormente, en el siglo xiv .

  • La insistencia de Ockham en la intuición y la experiencia impulsó la ciencia experimental, basada en la observación y la experimentación.

  • La mayor parte de ellos se sometieron a la obediencia del Papa, pero algunos, como Ockham, persistieron en su actitud.

  • La pregunta, para Ockham, es: ¿cómo es o qué límites tiene el conocimiento racional?

  • La respuesta ockhamista es que no es probable, porque él respeta el orden establecido —poder ordenado—. Sin embargo, podría haber otros principios morales distintos de los que existen, por lo que hay que concluir que, para Ockham, la ley moral no es universal ni inmutable.

  • La solución adoptada, inspirada en las ideas de Ockham y conocida como deísmo, consideraba a Dios como un ser superior, con una voluntad libre y omnipotente.

  • La teología y la filosofía Como era habitual en el Medievo, Ockham abordó el problema de las relaciones entre la fe y la razón.

  • Las ideas políticas de Ockham fueron acogidas muy favorablemente por los Estados nacionales emergentes de la época, pues respaldaban su poder frente a los poderes espirituales.

  • Las múltiples corrientes de pensamiento renacentistas, el cambio de paradigma cientí fi co, y la separación de la razón y la fe que Ockham inició, parecían hundir en el desconcierto a los pensadores de la época.

  • Las relaciones entre la Iglesia y el Estado Con motivo de la pugna entre la Santa Sede y el emperador, Ockham defendió que este no necesitaba ser con fi rmado por el Papa.

  • Las soluciones más comunes eran el realismo, que admitía la realidad del universal en la esencia de la cosa y en el pensamiento, y el nominalismo, al que se adhirió Ockham, que solo reconocía la realidad del universal en la mente de quien lo concibe.

  • Las tesis de Ockham sobre el conocimiento humano in fl uyeron bastante en la modernidad: En lo que respecta a las relaciones entre la fe y la razón, la total separación que respaldó se vio re fl ejada en dos posturas extremas.

  • Los conceptos, según Ockham, se parecerían a algunos signos no lingüísticos, como el humo, que es signo natural del fuego, o el gemido del enfermo, que es signo natural de sufrimiento.

  • Ockham creía, por ejemplo, en la existencia de Dios, pero no admitía que fuese demostrable fi losó fi camente.

  • Ockham llamó suposición a esta función de sustitución.

  • Ockham pensó que el atributo divino más importante era la omnipotencia, tal y como se expresa en el primer artículo del Credo cristiano: «Creo en Dios Padre todopoderoso».

  • Ockham quiso evitar la imagen de un Dios arbitrario y caprichoso a la que conducía tal principio.

  • Ockham sostuvo —siguiendo la tradición medieval— que todos los gobernantes debían someterse a la ley; en consecuencia, rechazó toda forma de absolutismo arbitrario, tanto del poder temporal como del espiritual.

  • Ockham, sin embargo, negó la existencia de una naturaleza humana estable e inmutable.

  • Ockham, in fl uido por el averroísmo, radicalizaría la postura escotista.

  • Ockham, siguiendo esta postura, no aceptó los argumentos racionales sobre la existencia de Dios, la inmortalidad del alma, etcétera.

  • P Para Ockham, esta consiste en el poder que tenemos de p producir o no un efecto.

  • Para contrarrestarlo, Ockham defendió el principio de la omnipotencia y la libertad divinas.

  • Para Ockham, la bondad o maldad de una acción libre solo puede depender de la voluntad omnipotente de Dios, que, por su poder absoluto, podría llegar a cambiar el fi n último establecido para el ser humano.

  • Para responder a estas cuestiones, Ockham adoptó dos enfoques diferentes: por un lado, en qué medida los universales designan cosas existentes; por otro, qué tipo de existencia poseen.

  • Para solucionar el primer problema, decidió simpli fi car la fi losofía de su tiempo por medio del principio de economía, denominado también «la navaja de Ockham».

  • Para solucionar este problema, Ockham a fi rmó que la recta razón proporciona al ser humano una norma próxima de moralidad.

  • Respecto a la existencia de los universales, como para Ockham solo existen cosas singulares, los universales en cuanto tales son singulares, es decir, existen como individuos en nuestra mente.

  • Se puede a fi rmar que el nominalismo de Ockham in fl uyó en la filosofía moderna en su conjunto, por su espíritu crítico y por su intento de elaborar un pensamiento nuevo y distinto del aceptado en el pasado.

  • Si el fi n último del ser humano, según el pensamiento de Ockham, no determina la bondad ni la malicia de nuestros actos libres, entonces tampoco lo puede fi jar una ley natural que conduzca hacia él.

  • Siguiendo el principio de la omnipotencia divina, Ockham entendió que Dios puede hacer y ordenar todo lo que no implique contradicción lógica.

  • Sin embargo, Ockham sostuvo que la existencia de las cosas podría ser suplida por la acción inmediata de Dios, que podría producir en nuestra mente la intuición de algo no existente.

  • Sin embargo, a partir de Ockham y del humanismo renacentista, el punto de partida ya no era la realidad misma, sino nuestras propias ideas.

  • Sin embargo, la vía moderna, de la que era partidario Ockham, favoreció el cultivo de la ciencia experimental, la cual propuso hipótesis explicativas nuevas, apoyadas en mayor medida en la observación y en la experimentación.

  • Sin embargo, un siglo después, Ockham promovió separar radicalmente ambas fuentes de conocimiento; esto, tras él, se constituyó en un rasgo distintivo de la fi losofía moderna.

  • Suma de la lógica Aunque intuición y abstracción son modos de conocer distintos, se trata, en ambos casos, de un conocimiento directo e inmediato, de manera que, tal y como pretendía Ockham, no hay ningún elemento intermedio entre el cognoscente y lo conocido.

  • Universal: concepto que, para Ockham, es un signo natural que tiene la función de suponer o suplantar a los individuos en las proposiciones.