Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para garantizar una buena experiencia de usuario. Más info

  • Español ES

15 oraciones y frases con obreras

Las oraciones con obreras que te presentamos a continuación te ayudarán a entender cómo debes usar obreras en una frase. Se trata de ejemplos con obreras gramaticalmente correctos que fueron redactados por expertos. Para saber cómo usar obreras en una frase, lee los ejemplos que te sugerimos e intenta crear una oración.
  • ¿Por qué son las obreras más viejas las que se ocupan de salir al exterior?

  • El desconcierto provocado por la guerra en los primeros meses, que supuso la pérdida del control político por parte de las instituciones legales de la República en favor de las organizaciones obreras, tuvo su correspondencia en el terreno económico: la República también perdió el control sobre la economía, que pasó a depender en gran parte de las organizaciones obreras, sobre todo en las empresas con fi scadas por la huida o el encarcelamiento de sus patronos.

  • El zángano o macho tiene una vida corta, ya que cada otoño son cazados y eliminados por las obreras.

  • En este contexto nacieron las Comisiones Obreras, la organización más activa de la lucha obrera durante todo el fi nal del franquismo.

  • La colonia se construye y se mantiene por legiones de hormigas obreras.

  • La vida de la clase obrera La mortalidad en las masas obreras es superior a la de las demás clases sociales.

  • Las soldado son hormigas más robustas cuya misión es defender el hormiguero, y las obreras propiamente dichas cumplen distintas funciones, como alimentar a la cría y salir a buscar el alimento.

  • Las larvas nacidas de los huevos fecundados serán hembras que, según el alimento y las hormonas que perciban, se convertirán en obreras, soldados o reinas.

  • Las obreras jóvenes se encargan de cuidar a la reina y las larvas, las adultas se encargan de mantener y ampliar el hormiguero y las de más edad se encargan de salir fuera para buscar el alimento ( forrajeo ), que es la tarea más arriesgada».

  • Las obreras, hembras estériles que a su vez se diferencian en soldados y obreras.

  • Las principales son la reina (de mayor tamaño y pone huevos), los zánganos (son los machos y mueren pocos días después de la cópula), las obreras (cuidan a la reina y a las larvas) y los soldados (muy robustas y defienden el hormiguero).

  • Los sindicatos y organizaciones obreras reclamaron la entrega de armas para defender la República, pero Casares Quiroga –presidente del gobierno en el momento de la rebelión– se negó a ello porque eso signi fi caba traspasar de hecho el poder del Estado a los dirigentes sindicales y a los responsables de los partidos obreros.

  • Por otra parte: Considerando que la necesidad, la razón y la justicia exigen que el antagonismo entre una y otra clase desaparezca, reformando o destruyendo un estado social que tiene sumidos en la más espantosa miseria a los que emplean toda su vida en producir la riqueza que poseen los que en muy poco, o nada, son útiles a la sociedad; que esto no se puede conseguir más que de un solo modo: aboliendo las clases y con ellas los privilegios y las injusticias que actualmente reinan y creando en su lugar colectividades obreras unidas entre sí por la reciprocidad y el interés común; que las transformaciones de la propiedad individual en propiedad social o de la sociedad entera es la base firme y segura en que ha de descansar la emancipación de los trabajadores; que la poderosa palanca con que estos han de remover y destruir los obstáculos que a dicha transformación de la propiedad se opongan ha de ser el Poder político, del cual se vale la clase media para impedir la reivindicación de nuestros derechos.

  • Por último, el apoyo a la insurrección cantonalista y su fracaso supuso la muerte de la Federación: tras el golpe de Pavía, la dictadura del general Serrano decretó la ilegalidad de la AIT y de las asociaciones obreras, que pasaron a la clandestinidad .

  • Una parte de la jerarquía eclesiástica española se fue distanciando del régimen, y numerosos miembros de organizaciones católicas –y no pocos sacerdotes– colaboraron o militaron en los clandestinos partidos y sindicatos de la oposición, en especial el Partido Comunista y Comisiones Obreras.