Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para garantizar una buena experiencia de usuario. Más info

  • Español ES

9 oraciones y frases con objetividad

Las oraciones con objetividad que te presentamos a continuación te ayudarán a entender cómo debes usar objetividad en una frase. Se trata de ejemplos con objetividad gramaticalmente correctos que fueron redactados por expertos. Para saber cómo usar objetividad en una frase, lee los ejemplos que te sugerimos e intenta crear una oración.
  • El concepto de belleza es difícil de cuantificar, pero siguiendo una serie de clasificaciones se puede catalogar el paisaje de un territorio con una cierta objetividad.

  • El método inductivo Según la creencia popular, los científicos comienzan observando hechos con objetividad y minuciosidad y, después, a partir de ellos, establecen leyes generales.

  • El trabajo humano nunca es pura exterioridad o simple objetividad (término que proviene del verbo ob-yacere, es decir, ‘lo que está arrojado o puesto en frente del sujeto’).

  • Frente a esta postura, fi lósofos como Sócrates, Platón y Aristóteles reivindicarán la objetividad de la verdad y del bien.

  • La forma da a la ciencia los caracteres de universalidad y necesidad, y le otorga la objetividad, ya que es puesta por el sujeto trascendental, es decir, por el sujeto cognoscente (racional) en general.

  • Los españoles, según él, perdían el sentido de la realidad a causa de su individualismo y subjetivismo, pero, si se les conducía hacia la ciencia, esta les proporcionaría método y racionalidad: en de fi nitiva, objetividad.

  • Marcel sostiene que las ciencias se enfrentan a lo que llama problemas: asuntos que se presentan ante el hombre, que el individuo tiene y que se pueden resolver con objetividad.

  • Por el contrario, nos acerca a la objetividad del Realismo, que no renuncia a mostrarnos el montículo de tierra del primer plano, aunque no tenga atractivo en sí mismo y nos oculte parte de la fachada de la iglesia.

  • También le agrada incluir discursos pronunciados por políticos de la época, para dar más objetividad a la narración.