Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para garantizar una buena experiencia de usuario. Más info

  • Español ES

19 oraciones y frases con obediencia

Las oraciones con obediencia que te presentamos a continuación te ayudarán a entender cómo debes usar obediencia en una frase. Se trata de ejemplos con obediencia gramaticalmente correctos que fueron redactados por expertos. Para saber cómo usar obediencia en una frase, lee los ejemplos que te sugerimos e intenta crear una oración.
  • A los votos tradicionales de las demás órdenes religiosas añadieron uno especial de obediencia al Papa.

  • Así que el Soberano absoluto no tiene facultad de usar sin razón de su autoridad (derecho que no quiso tener el mismo Dios): por esto ha sido necesario que el poder soberano fuese absoluto, para prescribir a los súbditos todo lo que mira al interés común, y obligar a la obediencia a los que se niegan a ella.

  • Consiste en la obediencia a las leyes e instaura una relación de igualdad con los demás ciudadanos.

  • El Consejo de Regencia reconocerá la soberanía nacional de las Cortes, y jurará obediencia a las leyes y decretos que de ellas emanaren [...].

  • El pa pater familias la casa y también el sacerdote de la familia: como tal, oficiaba los rituales de la religión doméstica ante los toridad era sagrada y no tenía límites, de modo que su mujer y sus hijos le debían obediencia absoluta, incluso en caso de que el hijo llegar a ser cónsul o senador.

  • El poder político se proyecta en la sociedad con el propósito de encontrar obediencia en la persona o comunidad sobre la que se ejerce, y con la función de organizar la vida social.

  • En esta relación, propia de una época de di fi cultades, el bucelario obtenía del noble protección y tierras, y a cambio adquiría con él un compromiso de fi delidad y obediencia.

  • En este sentido, prestó particular atención a las ideas de Rousseau sobre el modo de hacer compatible la libertad de los individuos con la obediencia a las leyes emanadas de la voluntad general.

  • Estando persuadidos de que los principios religiosos son los que pueden todavía contribuir más poderosamente a conservar las Naciones en el estado de obediencia pasiva que deben a sus Príncipes, las Altas Partes Contratantes declaran que su intención es la de sostener cada una en sus Estados las disposiciones que el Clero por su propio interés esté autorizado a poner en ejecución, para mantener la autoridad de los Príncipes, y todas juntas ofrecen su reconocimiento al Papa, por la parte que ha tomado ya relativamente a este asunto, solicitando su constante cooperación con el fin de avasallar las Naciones.

  • Fue un arte propio de una época de crisis profunda, en la que los grandes poderes del momento, la Iglesia católica –cuestionada por los protestantes– y las monarquías absolutas, pretendieron servirse de él como exaltación de su autoridad y los valores establecidos, asegurándose así la obediencia de sus fieles o súbditos.

  • Impartir una educación antiautoritaria, que promueva el razonamiento y evite la simple obediencia, que a veces va unida al capricho del educador.

  • Kant de fi nió el deber como «la necesidad de una acción por respeto a la ley», entendiendo por necesidad una determinación o disposición que hace actuar a la voluntad, y por respeto, un sentimiento de sumisión u obediencia a la ley que surge espontáneamente de la razón.

  • La mayor parte de ellos se sometieron a la obediencia del Papa, pero algunos, como Ockham, persistieron en su actitud.

  • Los monjes vivían siguiendo los consejos evangélicos: pobreza, castidad y obediencia.

  • María, José y Jesús —la Sagrada Familia— dan una lección de humildad, pobreza y obediencia a los planes de Dios.

  • Pero una de las cuestiones de fondo era que, en opinión de los más fi rmes defensores del regalismo, la Compañía de Jesús representaba, con su inmenso poder y su obediencia al Papado, un peligroso enemigo dentro del Estado al servicio de los intereses de Roma.

  • Quedan disueltas aquellas Órdenes religiosas que estatutariamente impongan, además de los tres votos canónicos, otro especial de obediencia a autoridad distinta de la legítima del Estado.

  • Se parte de la idea de que cualquier obediencia es una atadura.

  • Uno de sus hijos recuerda el amor que se profesaban: «Su vida fue un verdadero ejemplo de respeto, de entrega, de dependencia amorosa y de obediencia recíproca, en una búsqueda de lo que era lo mejor para el otro».