Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para garantizar una buena experiencia de usuario. Más info

  • Español ES

13 oraciones y frases con naturalmente

Las oraciones con naturalmente que te presentamos a continuación te ayudarán a entender cómo debes usar naturalmente en una frase. Se trata de ejemplos con naturalmente gramaticalmente correctos que fueron redactados por expertos. Para saber cómo usar naturalmente en una frase, lee los ejemplos que te sugerimos e intenta crear una oración.
  • ¿O no te parece que lo divino es lo que está naturalmente capacitado para mandar y ejercer de guía, mientras que lo mortal lo está para ser guiado y hacer de siervo?

  • «como hombre» o «su existencia absoluta y naturalmente independiente», que reflejan la individualidad del hombre, que no se pierde por completo cuando pasa a formar parte de la comunidad social.

  • El hombre es naturalmente capaz de Dios, pero también puede decidir darle la espalda.

  • El alma humana —parte de ese logos universal— es capaz de conocer naturalmente la ley del universo y vivir conforme a ella para lograr la felicidad.

  • En la mayoría de los países, las «aguas naturalmente puras» (las de las fuentes y los manantiales) son cada vez más escasas e insuficientes.

  • Huimos naturalmente del dolor... y es bueno que así sea.

  • Naturalmente, existen infinitas isolíneas; pasa una por cada punto del espacio.

  • Naturalmente, el argumento sí lo es.

  • Naturalmente, el satélite sufre la fuerza de atrac ción gravitatoria de la Tierra y, de hecho, «cae» hacia la Tierra aunque no acaba de dar con el suelo debido a su curvatura.

  • Naturalmente, le insistí en que no se trataba de esto.

  • Por eso, se le ha definido como un animal esencial o naturalmente religioso.

  • Según la teoría del derecho natural, existe un conjunto de normas objetivas que derivan de la naturaleza humana y que no tienen por qué estar escritas, puesto que todos los seres humanos tienden a conocerlas naturalmente.

  • Su interés particular puede hablarle de forma totalmente diferente a como lo hace el interés común; su existencia absoluta y naturalmente independiente puede llevarlo a pensar que lo que debe a la causa común es una contribución gratuita, y que para él es más oneroso el pago que para los demás perjudicial la pérdida y, considerando a la persona moral que forma el Estado como un ser racional puesto que no es un hombre, disfrutaría de los derechos cívicos sin querer cumplir los deberes del súbdito, injusticia que acabaría produciendo la ruina del cuerpo político».