Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para garantizar una buena experiencia de usuario. Más info

  • Español ES

72 oraciones y frases con núcleos

Las oraciones con núcleos que te presentamos a continuación te ayudarán a entender cómo debes usar núcleos en una frase. Se trata de ejemplos con núcleos gramaticalmente correctos que fueron redactados por expertos. Para saber cómo usar núcleos en una frase, lee los ejemplos que te sugerimos e intenta crear una oración.
  • Además, dada la proximidad de los núcleos a los átomos vecinos, se deja sentir su atracción sobre ellos.

  • Algunas ciudades griegas, como Atenas, Rodas o Megalópolis, nacieron por la agregación de una serie de núcleos de población que antes estaban separados, formando una ciudad estatal.

  • Antes de iniciarse la mitosis, el ADN se duplica originando dos moléculas iguales que se separan formando dos núcleos hijos.

  • Así, comparando las desviaciones experimentadas por las partículas α cuando atraviesan láminas de metales diferentes, se dispone de un método experimental para conocer las cargas de los núcleos.

  • Ayudado por unos núcleos de condensación, que son minipartículas que se hallan en suspensión, el vapor de agua se condensa y forma la nube.

  • Como ya sabes, este proceso se realiza en las centrales nucleares y consiste básicamente en romper núcleos de uranio para obtener energía.

  • Cuando los dos núcleos se encuentran a una distancia igual a la que tienen en la molécula, los dos orbitales atómicos se interpenetran al máximo, lo que da origen a un orbital molecular, cuyo contenido energético es menor que la suma de los dos contenidos energéticos de los dos orbitales atómicos por separado.

  • Efectivamente, dos núcleos de dos átomos de un mismo elemento pueden contener distinto número de neutrones.

  • El ángulo de intersección de las rectas que unen los núcleos atómicos se denomina ángulo de enlace .

  • El número de neutrones no sirve para caracterizar un elemento porque los núcleos de los átomos de un mismo elemento pueden tener diferente número de neutrones.

  • El plasma más estudiado es el formado por electrones y núcleos de átomos de elementos ligeros, como los del hidrógeno y los del deuterio.

  • El resultado es que en su seno comienzan a ser posibles reacciones nucleares más complejas, como la formación de núcleos de carbono por fusión de tres núcleos de helio.

  • En algunas de estas, la suma de la masa de los protones y neutrones es distinta a la masa total de los núcleos atómicos.

  • En cambio, en los materiales ferromagnéticos estos valores pueden ir desde miles hasta centenares de miles; estos materiales se utilizan como núcleos de los solenoides para crear campos magnéticos muy intensos.

  • En de fi nitiva, los musulmanes impusieron un cambio de rumbo en los territorios que ocuparon –renacimiento urbano, activo comercio, abundante circulación monetaria–, cuya pujanza contrastaba con la situación heredada de los visigodos y, al menos hasta el siglo xi, con la de los núcleos cristianos contemporáneos.

  • En esta reacción nuclear se libera un H → H + n He + También se pueden fusionar dos núcleos de deuterio según: H → H + n He + Estas reacciones de fusión, llamadas también de nucleosíntesis, desprenden gran cantidad de energía, como consecuencia de la transformación de masa en energía.

  • En general, se mantuvieron las tendencias de la época visigoda – ruralización y economía cerrada –, pero acentuadas por las difíciles condiciones geográ fi cas y políticas en que se desenvolvieron estos primitivos núcleos: la base económica era una agricultura y ganadería de subsistencia, con poca actividad mercantil y escasa circulación monetaria.

  • En la península Ibérica los núcleos cristianos también entraron en una nueva fase de expansión demográfica y económica, favorecida por la crisis y la desintegración del Califato de Córdoba.

  • En las plantas, los gametos femeninos se llaman oosferas y los gametos masculinos se denominan anterozoides o núcleos espermáticos del grano de polen.

  • En todas las transformaciones químicas hay formación o ruptura de enlaces e intervienen todos los núcleos y los electrones de los átomos.

  • Es la que se desprende en la fisión o la fusión de los núcleos atómicos.

  • Está constituida por partículas, que son núcleos de helio.

  • Esta primera fase repobladora fue impulsada por la presión demográ fi ca existente en los reducidos núcleos cristianos iniciales, y tuvo a su favor que los territorios ocupados estaban prácticamente despoblados, por lo que no requerían una conquista previa.

  • Esta segunda fase repobladora se vio favorecida por el crecimiento demográ fi co de los núcleos cristianos, que habían iniciado una fase de recuperación y expansión.

  • Estas variaciones pueden darse cuando el cuerpo se mueve en el interior de un campo magnético, o bien cuando se encuentra fijo en un campo magnético variable (como en los núcleos de hierro donde van montadas las bobinas de los generadores, motores, transformadores, etc.).

  • Estos núcleos de condensación son partículas (de arcilla, de sal, etc.) presentes en la atmósfera sobre las cuales se condensa o se sublima el agua.

  • Estos núcleos no son estables y, al partirse, convierten parte de su masa en energía, tal y como ocurre en la fisión o en la fusión nuclear.

  • H He n En la fusión nuclear se unen núcleos de elementos ligeros para dar núcleos de mayor masa.

  • He N N F F H O O En los años siguientes a esta primera transmutación nuclear artificial o provocada, se efectuaron muchas reacciones nucleares, utilizando como blanco núcleos de otros elementos estables distintos del N .

  • Inicialmente llamó a esa sustancia nucleína, pero más tarde, por su carácter ácido y por proceder de los núcleos de las células, recibió el nombre de ácido nucleico.

  • La materia formada superó en una cantidad pequeñísima a la de la antimateria (materia formada por núcleos atómicos negativos y envolturas atómicas positivas).

  • La función que relaciona el número de núcleos aún no desintegrados con el tiempo transcurrido es la ley de desintegración radiactiva : N = N e N son los núcleos que quedan por desintegrar; N es la cantidad de núcleos iniciales; t es la variable tiempo y λ, la llamada constante radiactiva, característica de cada material.

  • La fusión nuclear es la unión de núcleos de elementos ligeros para dar núcleos de mayor masa.

  • La gran dificultad para llevar a término una reacción de fusión radica en que se necesitan enormes cantidades de energía para iniciar la reacción, debido a que los núcleos tienen carga positiva y se repelen fuertemente al aproximarse.

  • La humanidad y el entorno En la actualidad, existe un desplazamiento progresivo de los habitantes de los medios rurales a los núcleos urbanos que, como consecuencia, cada vez son más difíciles de gestionar.

  • La prehistoria muestra las distintas etapas en las que los pequeños núcleos humanos iban conformándose, hasta llegar al día de hoy.

  • La radiactividad natural confirma también que los electrones son constituyentes de los átomos y facilita mucha información sobre la constitución de los núcleos de los átomos.

  • Las partículas emitidas más normales son los electrones –llamados partículas (beta)– y los núcleos de helio –formados por dos protones y dos neutrones, y denominados partículas (alfa)–. A la vez, se emite energía en forma de radiación: la radiación (gamma).

  • Lewis pensó que los electrones compartidos por los átomos atraen los núcleos entre los que están situados y, por tanto, los mantienen unidos.

  • Los elementos que están en gris han sido creados artificialmente por medio de reacciones en las que intervienen los núcleos de los átomos (reacciones nucleares).

  • Los átomos de elementos distintos se diferencian en el número de protones que contienen sus núcleos.

  • Los átomos radiactivos lo son porque sus núcleos son inestables y experimentan transformaciones acompañadas de emisión de radiación que las hacen detectables.

  • Los electrones de valencia cedidos no están asociados a un núcleo concreto, sino que forman una nube electrónica (o gas electrónico) comunitario en el que se encuentra inmersa una infinidad de iones positivos que son los núcleos de los átomos con los electrones de las capas internas.

  • Los elementos químicos se diferencian en el número de protones que contienen sus núcleos.

  • Los fotones perdieron energía y, como consecuencia, los electrones fueron retenidos por los núcleos atómicos, constituyéndose los primeros átomos de hidrógeno y de helio.

  • Los núcleos originados son siempre isótopos radiactivos.

  • Los núcleos urbanos y/o industriales tienen una influencia sobre el clima que aumenta en relación directa a sus dimensiones.

  • Los primitivos núcleos de población se regían mediante acuerdos adoptados en asambleas de vecinos o concejos abiertos .

  • Los protones y neutrones se unieron y formaron núcleos de helio (dos protones y dos neutrones).

  • No obstante, pronto empezaron a desarrollarse núcleos de conocimientos a partir de los cuales se constituyeron disciplinas especializadas, como la geometría, la aritmética y la astronomía (impulsadas, sobre todo, por los pitagóricos), la zoología, la geología y la botánica (en las que hizo grandes progresos Aristóteles).

  • Para que el vapor de agua se condense y forme nubes es necesario que el aire contenga pequeñas partículas (polvo, polen, etc.) llamadas núcleos de condensación a las que se adhieren las moléculas de agua.

  • Pero con el crecimiento demográ fi co de los núcleos de población surgieron oligarquías locales, minorías ricas e in fl uyentes, a menudo pertenecientes a la pequeña o media nobleza, que aspiraban a controlar el poder local.

  • Pero dos núcleos de dos átomos de un mismo elemento pueden contener un número de neutrones diferente.

  • Pero entre los siglos xi y xiii experimentaron profundas transformaciones, debido principalmente a tres factores: a El avance reconquistador, que se tradujo en una espectacular expansión territorial de los reducidos núcleos iniciales, salvo el de Pamplona.

  • Pero no se sintetizaron núcleos más complejos.

  • Pero, a efectos prácticos, sólo se consideran los electrones del último nivel energético del átomo, sin tener en cuenta, en una primera aproximación elemental, ni los núcleos ni los electrones de las capas internas del átomo.

  • Por eso, en el transcurso de una reacción química, aunque ésta sea muy exotérmica, los núcleos de los átomos permanecen siempre inalterados.

  • Por otra parte, junto a los campamentos de las legiones, a veces se formaron canabae (núcleos urbanos habitados por mercaderes, soldados licenciados, mujeres e hijos de soldados, etc.), que se convirtieron con el tiempo en municipios romanos.

  • Por otra parte, se construyeron acueductos para transportar el agua desde manantiales, ríos o presas, a los núcleos urbanos, garantizando así su abastecimiento.

  • Posteriormente, se formaron núcleos de población estables (seden-tarismo), al mismo tiempo que se produjeron los primeros problemas higiénicos y el deterioro ambiental en el entorno geográfico próximo a las ciudades.

  • Se diferencian en el número de protones que contienen sus núcleos.

  • Se divide el núcleo de la célula madre en dos núcleos hijos.

  • Se obtiene rompiendo núcleos atómicos (fisión nuclear) o uniendo dos núcleos para formar uno mayor (fusión nuclear).

  • Se origina así la fusión de estos en un solo núcleo, que tiene una masa más pequeña que la suma de la de los dos núcleos que han chocado.

  • Se utilizan como núcleos de los solenoides para crear campos magnéticos muy intensos en su interior.

  • Si el carbono formado se fusiona con más núcleos de helio, se originan núcleos de oxígeno, neón, silicio, magnesio...

  • Si se añade vapor de agua a una masa de aire que ha alcanzado la humedad de saturación, se produce condensación (o sublimación, si la temperatura es suficientemente baja), siempre que haya núcleos de condensación adecuados y suficientes.

  • Solo es adecuado para flujos de agua escasos, procedentes de núcleos de población pequeños.

  • Un elemento se caracteriza por el número de protones que poseen sus áto-mos (número atómico), pero los núcleos de dos átomos de un mismo ele-mento pueden contener distinto número de neutrones.

  • Un millón de años después de la gran explosión, las condiciones de presión y temperatura fueron favorables para que los electrones quedaran ligados a los núcleos de hidrógeno y helio, de manera que se formaron átomos neutros.

  • Una vez formado el enlace, los dos electrones son atraídos por los dos núcleos y su procedencia resulta indistinguible.

  • Unos cien segundos más tarde, la temperatura había bajado a mil millones de grados, lo suficiente para que los protones y los neutrones se combinaran y formaran núcleos de deuterio, H, por la unión de los cuales se formarían núcleos de helio, He .