Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para garantizar una buena experiencia de usuario. Más info

  • Español ES

51 oraciones y frases con musulmanes

Las oraciones con musulmanes que te presentamos a continuación te ayudarán a entender cómo debes usar musulmanes en una frase. Se trata de ejemplos con musulmanes gramaticalmente correctos que fueron redactados por expertos. Para saber cómo usar musulmanes en una frase, lee los ejemplos que te sugerimos e intenta crear una oración.
  • A los que se sometieron voluntariamente a los musulmanes se les respetaron sus derechos y sus tierras a cambio del pago de los tributos correspondientes.

  • A los numerosos pobladores musulmanes de estas zonas se les permitió permanecer como colonos, pero muchos pre fi rieron huir a Granada o África.

  • A partir del siglo XI, los reinos cristianos tomaron la iniciativa militar y los reinos de taifas se vieron forzados a solicitar en dos ocasiones la ayuda de pueblos musulmanes africanos (los almorávides primero y los almohades después), que reunificaron Al Ándalus durante breves períodos.

  • Ambas concepciones justi fi caban la «recuperación» para la cristiandad de los territorios «usurpados» por los musulmanes.

  • Aprovechamiento de las columnas visigóticas y romanas, lo que no se debe interpretar como signo de pobreza o de dificultades económicas, sino de la receptividad de los musulmanes hacia las manifestaciones culturales de los pueblos conquistados.

  • Aunque las relaciones entre musulmanes, cristianos y judíos en la península no fueron pacíficas en todo momento, cada comunidad pudo practicar su religión y sus costumbres independientemente del territorio en que residiese, y los contactos mutuos resultaron siempre enriquecedores.

  • Cuando los musulmanes conquistaron estos territorios en el siglo vii, hallaron allí las principales obras de la Antigüedad clásica.

  • Derrota de los musulmanes en Poitiers.

  • Desde entonces empezaron los cristianos en Al Ándalus a defender contra los musulmanes las tierras que aún quedaban en su poder, lo que no habían esperado lograr.

  • El arte cordobés o califal (siglos viii x ) nos ha dejado, como obra más representativa, la mezquita de Córdoba –imagen inferior izquierda–, que se levanta sobre la que fuera basílica visigoda de San Vicente, compartida en un principio por cristianos y musulmanes, y después comprada a los cristianos para realizar una mezquita más grande.

  • El comercio exterior y la circulación monetaria Aunque Al Ándalus mantuvo relaciones comerciales con los territorios cristianos, se integró sobre todo en el amplio circuito económico del mundo islámico, bene fi ciándose de su intensa actividad y riqueza: a El dominio que los musulmanes ejercían sobre la vertiente meridional y oriental del Mediterráneo potenció el comercio exterior andalusí, cuyo principal artículo de exportación era el aceite .

  • El origen de las galerías parece ser oriental, transmitido por los musulmanes del sur de la península.

  • El proceso de conquista y repoblación de territorios musulmanes experimentó un avance espectacular y se fueron configurando las estructuras políticas y las nuevas fronteras de los diferentes reinos.

  • En cualquier caso, siempre es el resultado de combinar diferentes modos elementos musulmanes y occidentales.

  • En de fi nitiva, los musulmanes asentados en Al Ándalus constituían una población muy heterogénea desde el punto de vista étnico –árabes de diversas tribus y procedencias, y bereberes–, con acusadas rivalidades, lo que impidió el surgimiento de una conciencia unitaria.

  • En de fi nitiva, los musulmanes impusieron un cambio de rumbo en los territorios que ocuparon –renacimiento urbano, activo comercio, abundante circulación monetaria–, cuya pujanza contrastaba con la situación heredada de los visigodos y, al menos hasta el siglo xi, con la de los núcleos cristianos contemporáneos.

  • En el siglo se produjo un cambio radical en la correlación de fuerzas entre cristianos y musulmanes.

  • En el siglo ix fl oreció un movimiento fi losó fi co judío, que coincidió en muchos puntos con los fi lósofos musulmanes y que, como ellos, estuvo muy in fl uido por el pensamiento aristotélico y neoplatónico.

  • En el siglo xii, tras la reconquista del valle del Ebro y el Reino de Toledo, zonas densamente pobladas de musulmanes, la actividad traductora fue intensa en ciudades como Tudela (Navarra), Tarazona (Zaragoza), Zaragoza, Barcelona y, sobre todo, Toledo, donde el arzobispo Raimundo dio un gran impulso a las traducciones del árabe al facilitar a los estudiosos el acceso a los ricos fondos bibliográ fi cos de la ciudad.

  • Entonces cesó el fuero del Islam para los musulmanes, quienes se vieron menospreciados, vejados y tratados altaneramente por los cristianos.

  • Entretanto, los musulmanes, en su expansión por el norte de África, habían llegado hasta el Atlántico.

  • Esta circunstancia propició que los fi lósofos musulmanes de los siglos ix al xiii pudieran estudiar y comentar el pensamiento de Aristóteles; trataron, además, de conciliar la fi losofía aristotélica con la neoplatónica.

  • Hasta hace algunos años, prácticamente la única confesión religiosa que había en España era la católica; ahora, en cambio, viven ortodoxos, protestantes, musulmanes, judíos, hinduistas y budistas, entre otros, aunque en una proporción mucho menor.

  • Hoy, en los países que son musulmanes oficialmente, no hay libertad religiosa y se persigue a otros creyentes.

  • La estructura social La estructura social de Al Ándalus estaba determinada por criterios religiosos, que establecían una división básica entre dos grandes categorías: musulmanes y no musulmanes .

  • La importancia económica de las ciudades Con los musulmanes las ciudades se revitalizaron y desempeñaron un papel económico fundamental, como grandes centros de consumo que estimulaban la producción industrial y el comercio.

  • La mayoría de los fi lósofos musulmanes subordinaron la fe a la razón, es decir, la religión a la fi losofía; por eso, en líneas generales, el islam la consideró un peligro para el Corán.

  • Las rivalidades entre los musulmanes establecidos en la Península Los musulmanes que se establecieron inicialmente en Al Ándalus pertenecían a dos grupos étnicos distintos: los árabes y los bereberes.

  • Los condados catalanes Los musulmanes, en su avance por el noreste de la Península, habían ocupado toda la costa y el valle bajo del Ebro, quedando al margen los territorios pirenaicos.

  • Los mudéjares se transformaron así en moriscos (musulmanes cristianizados) y con ellos comenzaba el otro gran problema religioso de la Edad Moderna española.

  • Los musulmanes rezan en posición de postración y cara a la Meca.

  • Los primeros filósofos musulmanes y judíos, como Avicena, Averroes y Maimónides, debatieron sobre su naturaleza (si es universal o individual, inmortal, etcétera).

  • Los sistemas de repoblación Tras la ocupación militar de los territorios musulmanes era necesario repoblarlos para a fi anzar las conquistas.

  • Los únicos que quedaron discriminados y sufrieron numerosas disposiciones represivas durante todo el periodo visigodo fueron los judíos, lo que explica su apoyo a los invasores musulmanes en el siglo viii .

  • No obstante, en el siglo xii surgieron en Al Ándalus tres grandes fi guras tanto de la medicina como de la fi losofía y el pensamiento en general: los musulmanes Abentofail (Ibn Tufayl) y Averroes (Ibn Rusd), y el judío Maimónides .

  • Para algunos historiadores del arte, no sería propiamente un estilo artístico, sino más bien una combinación ecléctica de estructuras arquitectónicas occidentales (románicas o góticas en lo esencial) con materiales o elementos propios del arte islámico, como reflejo de la relación entre cristianos y musulmanes en la España medieval.

  • Pero desde el siglo XI, tras la caída y descomposición del Califato de Córdoba, los nacientes reinos cristianos, en su avance militar, comenzaron la conquista de zonas densamente pobladas por musulmanes.

  • Pero la ocupación efectiva de los musulmanes no abarcaba toda la Península, ya que fuera de su control quedaban los territorios situados al norte del Sistema Central y del valle del Ebro.

  • Por aquel entonces prodigaba el monarca cristiano toda clase de cuidados, consideraciones y respetos a los musulmanes, hasta el punto de excitar los celos y la envidia de los propios cristianos.

  • Por ello, los musulmanes, al menos al principio, no consideraban a los judíos y a los cristianos como enemigos desde un punto de vista religioso, sino como protegidos.

  • Por esa razón su colaboración con los musulmanes en el inicial proceso de conquista fue notable.

  • Por otra parte, el oro recibido de los musulmanes en concepto de parias propició la circulación monetaria, la actividad comercial, el desarrollo de la banca y el crédito, controlados sobre todo por judíos, ya que la Iglesia condenaba como usura el préstamo de dinero con interés.

  • Por otra parte, en los territorios reconquistados por los cristianos, la arquitectura islámica pervivió a través del denominado arte mudéjar, estilo sin equivalentes en el resto de Europa, que fusionaba estructuras y elementos musulmanes con otros cristianos en la construcción de iglesias o palacios.

  • Por otra parte, las relaciones entre mozárabes y musulmanes empeoraron con el rigorismo religioso de almorávides y almohades.

  • Se puede considerar al emirato independiente como una etapa de consolidación y reorganización del poder musulmán en Al Ándalus, aunque tampoco faltaron las tensiones sociales, no solo entre los grupos musulmanes, sino también con la población cristiana o judía.

  • Siglo y primera mitad del siglo El siglo xi marca el verdadero comienzo de la Reconquista, ya que se produjo un cambio radical en la correlación de fuerzas entre cristianos y musulmanes: el Califato entraba en una profunda crisis política y se desmembraba en reinos de taifas, al mismo tiempo que los territorios cristianos del norte se recuperaban y tomaban la iniciativa militar.

  • Tal había que vendía su huerta, tierra de labor, carmen o campo por un precio inferior al valor de los frutos, siendo los compradores bien los musulmanes que habían optado por quedar como mudéjares o bien los mismos cristianos.

  • Tales conversiones fueron muy frecuentes en los primeros tiempos, ya que, según el Corán, todos los musulmanes son iguales, por lo que abrazar la nueva religión facilitaba una mayor integración social y eximía de los tributos especiales exigidos a la población no musulmana.

  • Un factor importante de la rápida expansión de los musulmanes fue su tolerancia y respeto hacia los cristianos y los judíos, a los que consideraban sus protegidos por ser también gentes del Libro .

  • Un rasgo sobresaliente del panorama cultural de la península Ibérica durante la Edad Media fue su carácter plural: la existencia de mudéjares en los territorios cristianos y de mozárabes en los musulmanes, así como de judíos en unos y otros, propició el contacto frecuente y el intercambio de conocimientos entre las tres culturas, más allá de las diferencias religiosas o las rivalidades políticas y militares.

  • Uno de sus rasgos más característicos es la utilización del arco de herradura, aunque ligeramente distinto del que posteriormente utilizaron los musulmanes.