Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para garantizar una buena experiencia de usuario. Más info

  • Español ES

10 oraciones y frases con murallas

Las oraciones con murallas que te presentamos a continuación te ayudarán a entender cómo debes usar murallas en una frase. Se trata de ejemplos con murallas gramaticalmente correctos que fueron redactados por expertos. Para saber cómo usar murallas en una frase, lee los ejemplos que te sugerimos e intenta crear una oración.
  • «He corrido, me he arrastrado, he escalado estas murallas, estas murallas solamente para estar contigo.

  • Algunos, como los de Micenas o Tirinto, se erigieron en el interior de ciudadelas rodeadas de murallas ciclópeas, sobre enclaves elevados.

  • Aquiles, entonces, volvió a la lucha para vengar a Patroclo; mató a Héctor y arrastró su cadáver al pie de las murallas de Troya, antes de devolverlo a su padre.

  • Atenas tuvo que destruir una parte de sus murallas, entregar casi todas sus naves, permitir el retorno de los exiliados enemigos de la democracia, abolir la Liga de Delos y formar parte de la Liga del Peloponeso.

  • Como señal de victoria, los troyanos decidieron arrastrar la trampa dentro de sus murallas y, creyendo que la guerra se había acabado, lo celebraron.

  • Estos palacios eran estructuras abiertas y carecían de murallas, a diferencia de los rígidos y cerrados palacios orientales.

  • Las murallas eran macizas y sólidas y, en ocasiones, tenían torres semicirculares.

  • Los troyanos, a pesar de la oposición del sacerdote Laocoonte, hicieron entrar el caballo en la ciudad aun teniendo que abrir un agujero en las murallas.

  • Sin embargo, la tradición más divulgada es que Remo saltó los nuevos muros para insultar a su hermano: por eso Rómulo lo mató y, lleno de rabia, increpándolo con estas palabras, dijo: «Así acabará a partir de ahora cualquiera que salte por encima de mis murallas».

  • Su peculiaridad radica en sus poblados forti fi cados, los castros (como el de Coaña en Asturias –véase imagen inferior–, o el de Santa Tecla en Galicia), rodeados de murallas y generalmente en zonas elevadas, en cuyo interior se disponen sin orden casas de perímetro circular, construidas con muros de piedra y un techo cónico de paja o ramas.