Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para garantizar una buena experiencia de usuario. Más info

  • Español ES

6 oraciones y frases con mudéjares

Las oraciones con mudéjares que te presentamos a continuación te ayudarán a entender cómo debes usar mudéjares en una frase. Se trata de ejemplos con mudéjares gramaticalmente correctos que fueron redactados por expertos. Para saber cómo usar mudéjares en una frase, lee los ejemplos que te sugerimos e intenta crear una oración.
  • El hostigamiento a los mudéjares Las capitulaciones establecidas al fi nal de la guerra de Granada eran muy tolerantes con los vencidos: se les facilitaría, a quienes así lo desearan, la venta de sus haciendas y la emigración a Marruecos con sus bienes muebles; y a los que optasen por quedarse se les respetaría su libertad personal, costumbres y religión.

  • Los mudéjares se transformaron así en moriscos (musulmanes cristianizados) y con ellos comenzaba el otro gran problema religioso de la Edad Moderna española.

  • Por consiguiente, rechazan la clasificación anterior, que reduce lo mudéjar a un simple revestimiento ornamental e ignora el hecho de que no siempre se aprecian elementos románicos o góticos en las construcciones mudéjares, y proponen otros criterios de clasificación, como el que adoptaremos en esta unidad: El mudéjar popular, como pervivencia en cada zona del arte hispanomusulmán, que se encontraría en una fase distinta según el momento de la conquista cristiana.

  • Por tanto, el sistema de trabajo sustituyó la cantería propia del trabajo en piedra del arte occidental, por la acentuada especialización de los alarifes mudéjares en los diferentes materiales.

  • Tal había que vendía su huerta, tierra de labor, carmen o campo por un precio inferior al valor de los frutos, siendo los compradores bien los musulmanes que habían optado por quedar como mudéjares o bien los mismos cristianos.

  • Un rasgo sobresaliente del panorama cultural de la península Ibérica durante la Edad Media fue su carácter plural: la existencia de mudéjares en los territorios cristianos y de mozárabes en los musulmanes, así como de judíos en unos y otros, propició el contacto frecuente y el intercambio de conocimientos entre las tres culturas, más allá de las diferencias religiosas o las rivalidades políticas y militares.