Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para garantizar una buena experiencia de usuario. Más info

  • Español ES

13 oraciones y frases con mudéjar

Las oraciones con mudéjar que te presentamos a continuación te ayudarán a entender cómo debes usar mudéjar en una frase. Se trata de ejemplos con mudéjar gramaticalmente correctos que fueron redactados por expertos. Para saber cómo usar mudéjar en una frase, lee los ejemplos que te sugerimos e intenta crear una oración.
  • De este modo fueron surgiendo los diversos focos regionales, según avanzaba la ocupación cristiana: el mudéjar leonés y castellano viejo, el toledano, el aragonés y, por último, el andaluz.

  • Del arte asturiano al gótico y el mudéjar Desde el siglo viii hasta el xv el arte de los territorios cristianos experimentó grandes cambios que se pueden clasi fi car en cinco grandes estilos: asturiano, mozárabe o de repoblación, románico, gótico y mudéjar.

  • El mudéjar cortesano, generalmente encargado por la monarquía y realizado por artistas importados, de influencias ajenas a la tradición del lugar donde se edifica.

  • Es el mejor ejemplo de mudéjar cortesano y emula el Palacio de los Leones de la Alhambra de Granada.

  • La altura de las fachadas se corresponde con la del conjunto del edificio y es prácticamente igual a su anchura (ocho metros), por lo que el volumen exterior, si se prescinde del ábside mudéjar añadido en uno de sus lados, tiene forma cúbica.

  • Las iglesias adoptaron las tipologías del Románico, por lo que a menudo se le ha denominado Románico mudéjar o Románico de ladrillo, por el empleo de este material para la construcción de los muros, en sustitución de la piedra.

  • Los principales elementos del arte islámico que se incorporan al arte mudéjar son los siguientes: Los materiales de construcción: ladrillo, mampostería, argamasa, yeso, madera y cerámica.

  • Pero a mediados del siglo, por influencia de la arquitectura gótica (la catedral toledana se empezaba a construir entonces), apareció un nuevo tipo de iglesia mudéjar, cuyo mejor ejemplo es la de Santiago del Arrabal.

  • Por consiguiente, rechazan la clasificación anterior, que reduce lo mudéjar a un simple revestimiento ornamental e ignora el hecho de que no siempre se aprecian elementos románicos o góticos en las construcciones mudéjares, y proponen otros criterios de clasificación, como el que adoptaremos en esta unidad: El mudéjar popular, como pervivencia en cada zona del arte hispanomusulmán, que se encontraría en una fase distinta según el momento de la conquista cristiana.

  • Por otra parte, en los territorios reconquistados por los cristianos, la arquitectura islámica pervivió a través del denominado arte mudéjar, estilo sin equivalentes en el resto de Europa, que fusionaba estructuras y elementos musulmanes con otros cristianos en la construcción de iglesias o palacios.

  • Por último, el cimborrio, también mudéjar y del siglo, refleja claramente la larga pervivencia que tuvo este estilo en Aragón.

  • Sin embargo, no hay que olvidar que algunas de las obras más notables del arte mudéjar no son ni cristianas ni siquiera religiosas, como las sinagogas judías o los palacios, por ejemplo.

  • Uno de los centros principales del mudéjar leonés fue la ciudad de Sahagún, en el Camino de Santiago, que aún conserva obras tan representativas como la iglesia de San Tirso, del siglo, iniciada en piedra, como se aprecia en la base del ábside central, pero continuada en ladrillo.