Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para garantizar una buena experiencia de usuario. Más info

  • Español ES

17 oraciones y frases con monumentos

Las oraciones con monumentos que te presentamos a continuación te ayudarán a entender cómo debes usar monumentos en una frase. Se trata de ejemplos con monumentos gramaticalmente correctos que fueron redactados por expertos. Para saber cómo usar monumentos en una frase, lee los ejemplos que te sugerimos e intenta crear una oración.
  • Afecta a edificios, monumentos, pinturas y estructuras metálicas.

  • Con la ayuda del gran escultor Fidias, Pericles reconstruyó los monumentos de la acrópolis que habían sido destruidos por los persas.

  • De aquellos años nos han llegado esculturas (como el Discóbolo de Mirón), monumentos (como el Partenón, en la Acrópolis) y tragedias (como Antígona, de Sófocles).

  • De su reinado proceden grandes monumentos del Barroco, como el palacio de Versalles y el Louvre.

  • El mármol se reservó para los monumentos funerarios, y el bronce, por su dificultad técnica y su elevado coste, fue escasamente empleado, a diferencia de lo que ocurría en Italia.

  • El número de esculturas realizadas durante la segunda mitad del siglo alcanzó una magnitud desconocida hasta entonces, en gran parte como consecuencia de las actuaciones urbanísticas emprendidas en toda Europa, que propiciaron la exhibición de obras principalmente en dos ámbitos: Los espacios más significativos de las ciudades (avenidas, plazas y parques), que se adornaron con monumentos conmemorativos para exaltar los valores de la burguesía, mediante la representación de figuras alegóricas, hechos gloriosos o personalidades ilustres.

  • En cambio, los almohades, cuya capital en Al Ándalus era Sevilla, nos han legado en esta ciudad monumentos tan significativos como la Giralda, antiguo minarete de la mezquita mayor, o la Torre del Oro, albarrana que reforzaba la defensa del Alcázar al lado del río.

  • Examinaban los prodigios, mantenían los archivos religiosos, consagraban lugares y monumentos públicos y se encargaban del calendario.

  • La deposición ácida afecta asimismo a los materiales de construcción o de las estatuas y otros monumentos si en su composición interviene el CaCO (roca caliza, mármol, arenisca con cemento calizo...), y a los materiales metálicos.

  • La lluvia ácida daña los bosques, los terrenos agrícolas e incluso los monumentos y edificios.

  • Los monumentos megalíticos más característicos son de tres tipos y parecen estar relacionados con rituales mágico-religiosos y funerarios: el menhir (en bretón, «piedra larga»), bloque de piedra vertical; el cromlech (en bretón,«corona de piedras»), agrupación de menhires, generalmente circular o elíptica; y el dolmen (en bretón, «tablero de piedra»), enorme tumba colectiva formada por grandes bloques de piedra que forman la cámara funeraria, a veces precedida por un corredor o pasillo.

  • Los monumentos megalíticos se localizan en gran parte de Europa occidental y de la península Ibérica.

  • Los relieves históricos se esculpían en monumentos de carácter conmemorativo, como columnas o arcos de triunfo.

  • Los romanos tenían la costumbre de situar los monumentos funerarios en las vías de entrada a las ciudades, ya que la ley prohibía expresamente que los entierros se realizaran dentro de las ciudades.

  • Se determina tanto por la sucesión y espesor de estratos sedimentarios en los que se encuen tran los fósiles y restos de la actividad humana como por medidas radiactivas, especialmente la determinación de C. Tiempo arqueológico Es el tiempo determinable mediante fechas y acontecimientos concretos de la humanidad relatados o relatables a partir de la información conte -nida en documentos, monumentos u obras artísticas.

  • Su interés por la Antigüedad no era menor que el de Ghiberti (acompañó a Brunelleschi a Roma, cuando aún era un adolescente, para estudiar los monumentos antiguos), pero a diferencia de aquel, su punto de vista era más popular que erudito.

  • También actúa sobre las construcciones, oxidando metales y corroyendo la piedra de las fachadas y los monumentos.