Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para garantizar una buena experiencia de usuario. Más info

  • Español ES

17 oraciones y frases con monumentales

Las oraciones con monumentales que te presentamos a continuación te ayudarán a entender cómo debes usar monumentales en una frase. Se trata de ejemplos con monumentales gramaticalmente correctos que fueron redactados por expertos. Para saber cómo usar monumentales en una frase, lee los ejemplos que te sugerimos e intenta crear una oración.
  • Además de la fachada occidental, conservada de la catedral anterior, se erigieron otras dos fachadas monumentales en los extremos del transepto, con tres portadas cada una en correspondencia con la división interior del mismo (imagen derecha).

  • Del arte micénico conocemos algunos ejemplos notables de tumbas monumentales, de pintura mural y de objetos de orfebrería, pero lo más significativo es la arquitectura de sus ciudadelas y palacios.

  • Desde un punto de vista técnico, el Románico no introdujo ningún elemento constructivo nuevo, pues todos tenían su origen o habían sido ya empleados en época romana o bizantina: el arco de medio punto, los diferentes tipos de bóveda, etc. Tampoco los objetivos prácticos diferían de los de la arquitectura romana, pues lo que se pretendía era levantar construcciones monumentales, con estructuras sólidas y duraderas.

  • Elementos decorativos Todo el edificio fue ideado para albergar un amplio repertorio de elementos decorativos, fundamentalmente escultóricos, cuyo principal destino son sus tres monumentales fachadas, cada una de ellas dedicada a un tema central de la vida de Cristo.

  • Empezó por la reforma de Madrid, una de las capitales más sucias y pobres de Europa: se empedraron sus calles, se instalaron farolas de aceite para su alumbrado, se construyeron paseos monumentales, se reguló el sistema de evacuación de residuos, etc. No es extraño, por tanto, que se le haya considerado el mejor alcalde de Madrid.

  • En cambio, el carácter sobrio de la arquitectura catalano-aragonesa, carente de portadas monumentales, no propició el desarrollo de la escultura, que se implantó tardíamente y centrada sobre todo en dos tipologías: los sepulcros y los retablos, en alabastro policromado.

  • En este estilo se levantaron por todas partes monasterios y templos monumentales, revestidos de esculturas y pinturas, que como libros de piedra enseñaban las verdades religiosas, mediante símbolos e imágenes, a una población analfabeta.

  • En las escrituras antiguas, la letra manuscrita se parece a la minúscula; las mayúsculas se utilizaban en las inscripciones monumentales.

  • La plaza está compuesta de cuatro hileras de monumentales columnas toscanas, y su forma simboliza, según el propio Bernini, los brazos extendidos de la Iglesia para acoger a toda la humanidad.

  • Las ciudades se convirtieron en símbolo y escenario del poder, de la Iglesia o de las monarquías, que crearon en ellas centros significativos con edificios y espacios monumentales: templos de atrayentes fachadas, palacios majestuosos, plazas espectaculares presididas por la estatua del rey o por una vistosa fuente con esculturas.

  • Las más monumentales tienen en las jambas columnas adosadas que se prolongan por las arquivoltas; entre estas y el dintel se delimita un espacio semicircular o tímpano, que constituye una de las zonas más importantes de la decoración escultórica.

  • Miguel Ángel representó figuras monumentales y vigorosas, a menudo desnudas, en composiciones de gran movimiento.

  • Por otra parte, la extensión de la riqueza a nuevas capas sociales explica que aparecieran nuevos clientes con también nuevos encargos: a las tradicionales demandas de carácter religioso, ya vinieran del propio clero o de nobles y reyes, se añadieron las de obras destinadas al uso privado de la nobleza y la burguesía enriquecida, como los libros de horas ricamente ilustrados o los sepulcros monumentales.

  • Portadas monumentales, con abundantísima decoración escultórica y a menudo con arcadas rematadas en gabletes .

  • Roma estaba llena de edificios monumentales que servían de modelo para las otras ciudades del Imperio.

  • Se trata del retablo mayor y dos sepulcros monumentales: el de Juan II e Isabel de Portugal, y el del Infante Alfonso, padres y hermano respectivamente de Isabel la Católica, que encargó las obras.

  • Tres fachadas monumentales, la occidental a los pies y otras dos en los extremos del transepto, con tres portadas cada una en correspondencia con la disposición interior de las naves.