Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para garantizar una buena experiencia de usuario. Más info

  • Español ES

14 oraciones y frases con monarquías

Las oraciones con monarquías que te presentamos a continuación te ayudarán a entender cómo debes usar monarquías en una frase. Se trata de ejemplos con monarquías gramaticalmente correctos que fueron redactados por expertos. Para saber cómo usar monarquías en una frase, lee los ejemplos que te sugerimos e intenta crear una oración.
  • Aunque existían algunas diferencias entre unas y otras, en general todas las basílicas respondían a unas características esenciales: Se utilizaban como lugares de reunión para negocios o como sede de tribunales, de ahí su nombre, ya que una de las atribuciones tradicionales de las monarquías antiguas era la administración de justicia.

  • Como se mencionó en la unidad anterior, las monarquías europeas adoptaron la forma de despotismo ilustrado, que tuvo sus principales representantes en Prusia, Rusia, Austria, Francia y España.

  • El auge de la burguesía y, en especial, el empobrecimiento del pueblo llano, preparó la Revolución francesa a fi nales del siglo xviii y, con ella, la desaparición de las monarquías absolutas.

  • En Europa, se desarrollan los Estados nacionales y las monarquías absolutas.

  • Este hecho fue común a todas las monarquías autoritarias de la época, que utilizaban la religión como un instrumento más de control político y social.

  • Fue un arte propio de una época de crisis profunda, en la que los grandes poderes del momento, la Iglesia católica –cuestionada por los protestantes– y las monarquías absolutas, pretendieron servirse de él como exaltación de su autoridad y los valores establecidos, asegurándose así la obediencia de sus fieles o súbditos.

  • La mayoría de las polis empezaron como monarquías y, después de experimentar fórmulas políticas diversas, acabaron creando formas de gobierno más o menos democráticas.

  • Las ciudades se convirtieron en símbolo y escenario del poder, de la Iglesia o de las monarquías, que crearon en ellas centros significativos con edificios y espacios monumentales: templos de atrayentes fachadas, palacios majestuosos, plazas espectaculares presididas por la estatua del rey o por una vistosa fuente con esculturas.

  • Las guerras civiles y las tensiones políticas de la Baja Edad Media (siglos y ) En la Baja Edad Media se inició el proceso de fortalecimiento del poder real que conduciría a las monarquías absolutas de la Edad Moderna.

  • Las monarquías absolutas de carácter nacional, que se habían ido consolidando durante el Renacimiento, pretendieron aumentar su poder y acabar con las aspiraciones imperiales de los Habsburgo (imperio español y alemán, con titulares emparentados).

  • Las monarquías europeas trataron de perdurar mediante el despotismo ilustrado, forma de gobierno que pretendía compatibilizar el mantenimiento del poder absoluto con la promoción de mejoras sociales y culturales para sus súbditos, que se hacían sin contar con ellos.

  • Los súbditos de las dos monarquías, en declarando sus mercaderías, pagarán los mismos derechos que pagarían si fuesen de naturales; y esta misma igualdad se observará en cuanto a la libertad de la importación y exportación, sin que deban pagarse de una y otra parte más derechos que los que se perciban de los propios súbditos del soberano, ni ser materias de contrabando para unos las que no lo fuesen para los otros; [...] bien entendido que ninguna otra potencia extranjera gozará en España ni en Francia privilegio alguno más ventajoso que el de las dos naciones [...].

  • Sin embargo, conviene señalar que esta práctica del «turno» al margen del cuerpo electoral no era exclusiva de España, sino que tenía sus equivalentes en las otras dos monarquías meridionales que, como la española, presentaban un cierto atraso económico y político respecto a la Europa occidental: en Italia, la alternancia entre la destra y la sinistra ; y en Portugal, el rotativismo del partido Regenerador y el Progresista.

  • Ya a fi nales de la Edad Media habían nacido los Estados nacionales y las grandes monarquías, como Francia, Inglaterra y España.