Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para garantizar una buena experiencia de usuario. Más info

  • Español ES

78 oraciones y frases con militares

Las oraciones con militares que te presentamos a continuación te ayudarán a entender cómo debes usar militares en una frase. Se trata de ejemplos con militares gramaticalmente correctos que fueron redactados por expertos. Para saber cómo usar militares en una frase, lee los ejemplos que te sugerimos e intenta crear una oración.
  • A diferencia de lo que ocurrió en otros países de Europa, donde la burguesía fue la base y el más fi rme soporte del nuevo régimen liberal, en España, con una burguesía escasa y débil, la monarquía, como ya se ha visto, se vio en la necesidad de apoyarse en el único grupo realmente fuerte y capaz de defenderla de las amenazas del carlismo: los militares liberales, cuyo protagonismo en la guerra se trasladó también a la vida política.

  • A ello se añadía la impopularidad de la guerra y la división existente dentro del propio ejército entre un sector «africanista», que aspiraba a bene fi ciarse con los ascensos por méritos de guerra, y un sector « juntista», que coincidía con las Juntas Militares de Defensa en el rechazo a ese sistema de promoción.

  • A Felipe II no le gustó que el martirio se relegara a un segundo plano, aunque en el primero El Greco había retratado a importantes militares contemporáneos, con la intención tal vez de equiparar su lucha contra la herejía con la de San Mauricio.

  • A través de diferentes tratados, obtuvo todo tipo de ventajas: a Militares, como la demolición de la base naval francesa de Dunquerke.

  • Actualmente, se les da muchos usos: científicos, militares, de ocio, etc. Los globos sonda son un ejemplo de la aplicación científica de los globos aerostáticos.

  • Al tener el estatuto de ciudadanos romanos gozaban de privilegios políticos –participaban y votaban en las asambleas políticas–, militares –podían integrarse en las legiones– y sociales –tenían derecho a la bene fi cencia pública y privada, como el reparto gratuito de trigo, por ejemplo–. Sin embargo, existían grandes diferencias de fortuna en el conjunto de los ciudadanos romanos, desde los más pobres, que vivían casi en exclusiva de la bene fi cencia, hasta los muy ricos.

  • Ante la amenaza carlista, los militares se convirtieron en una pieza clave para la defensa del régimen liberal.

  • Augusto recuperó las enseñas militares perdidas por el ejército romano, antes de su reinado, en su lucha contra los partos; y terminó de conquistar y pacificar Hispania y la Galia.

  • Botas militares.

  • Como ya se ha estudiado, Olivares quiso resolver tan caótica situación emprendiendo reformas profundas, como el proyecto de red de erarios o la Unión de Armas, pero las di fi cultades y los imperativos de la guerra obligaron a buscar con urgencia nuevas fuentes de ingresos –algunas de ellas ya utilizadas en el siglo xvi –, que afectaron sobre todo a Castilla : alteración del valor de las monedas, creación de nuevos impuestos, exigencia de donativos a la nobleza, venta de cargos públicos, venta de títulos nobiliarios, conversión de tierras de realengo en nuevos señoríos para su venta, etc. No obstante, todos estos recursos solo sirvieron para atender las necesidades inmediatas (gastos militares, pago de intereses a los banqueros), pero no fueron su fi cientes para atajar el progresivo endeudamiento de la Hacienda Real.

  • Con esa orientación, ya en los primeros días de la República se adoptó una serie de medidas: a Se colocó al frente de las principales capitanías generales a militares de con fi anza política.

  • Conclusiones generales Un análisis global de la guerra desde el punto de vista militar permite extraer las siguientes conclusiones: a El ejército sublevado se caracterizó por su disciplina y la alta cuali fi cación de sus mandos, todos ellos militares profesionales.

  • Consiguió controlar las rebeliones de las provincias del este, saneó la economía, reclutó a senadores de las provincias occidentales y se aseguró la lealtad de los militares con la nueva dinastía que había creado, los flavios.

  • De comunicaciones De navegación Militares Telecomunicaciones (telefonía, televisión, etc.).

  • El cargo del rey era electivo y tenía unos poderes de un alcance muy amplio: religiosos, políticos, militares y sociales.

  • El alzamiento militar había sido ante todo un movimiento de reacción contra la República, pero los militares sublevados carecían por completo de proyecto político propio.

  • El auge del Imperio en el siglo La guerra contra los rebeldes holandeses se convirtió en uno de los mayores problemas de la monarquía y absorbió numerosos recursos militares y fi nancieros.

  • El control de la península Itálica A partir del siglo aC, los romanos emprendieron campañas militares y diplomáticas por todo el resto de la península Itálica con el objetivo de someter a los diversos pueblos que vivían en ella.

  • El escenario del enfrentamiento fue Italia, un mosaico de Estados pequeños, de gran interés, que los convertía en presa codiciada por las dos grandes potencias militares del momento: la monarquía francesa y la de los Reyes Católicos.

  • El gobierno era encabezado por dos reyes ( diarquía ), representantes de dos familias reales que ejercían funciones sacerdotales y militares de carácter fundamentalmente honorífico.

  • El resultado fue la creación de grandes latifundios en poder de la nobleza, las Órdenes Militares y la Iglesia.

  • El tema se desarrolla en tres escenas sucesivas: en primer plano, el diálogo de San Mauricio con sus jefes militares; a la izquierda, una decapitación a la que también asiste el santo; al fondo, a la izquierda, soldados desnudos entre los que se ha de elegir a los mártires; todo ello presidido por un coro de ángeles en la parte superior.

  • El territorio fue dividido en dos comandancias militares –la de Ceuta y la de Melilla–, separadas entre sí por la bahía de Alhucemas, por lo que el principal objetivo era dominar dicha bahía para unir ambas zonas.

  • En este clima de enfrentamiento, las autoridades civiles y militares de Barcelona practicaron también un auténtico terrorismo de Estado, al servicio de la patronal, con la aplicación de la conocida como «ley de fugas», que autorizaba a los cuerpos armados a disparar contra un detenido que intentara fugarse.

  • Entre los diputados elegidos predominaban, además de eclesiásticos (casi un tercio), abogados, funcionarios, militares e intelectuales.

  • Era una asamblea de carácter consultivo, heredera del tradicional Senado o Consejo de ancianos visigodo, e integrada por todos los miembros del O ffi cium Palatinum y otros magnates, que asesoraban al rey en asuntos políticos y militares, y en la elaboración de las leyes.

  • Es más, el ejército exigió al gobierno, y consiguió mediante esta ley, que se juzgara en tribunales militares cualquier delito de ofensa al honor del ejército y los símbolos de la patria.

  • Estaba reservado a los hombres y fue especialmente practicado por los militares.

  • Este fue, sin duda, el mayor éxito que se apuntó el dictador, ya que satis fi zo la demanda generalizada de acabar con la guerra y, al mismo tiempo, elevó el prestigio de los militares africanistas.

  • Esto se explica, en primer lugar, por el anticlericalismo de amplios sectores populares, que identi fi caban a la Iglesia con el poder político y económico, y en segundo lugar, por la mayor vulnerabilidad de los edi fi cios religiosos, en comparación con los bien defendidos centros militares y edi fi cios institucionales.

  • Estos instrumentos se usan con fines militares o para comunicarse en zonas donde no existe cobertura, como los desiertos.

  • Evolución del precio del petróleo según los acontecimientos políticos y militares.

  • Franco, además de ser el jefe del Estado, asumió la presidencia del gobierno, cuya composición re fl ejaba el abanico ideológico de las fuerzas que habían apoyado la sublevación: las carteras se repartían entre monárquicos, conservadores católicos, tradicionalistas, falangistas y militares .

  • La administración territorial En el ámbito de la administración territorial, los visigodos res- petaron la división provincial romana del Bajo Imperio, aunque incorporaron algunas modi fi caciones: a Al frente de cada provincia estaba un gobernador o duque con amplias funciones civiles y militares.

  • La jerarquía eclesiástica, los militares y los falangistas trataron de imponer una concepción de la vida basada en la intolerancia religiosa, la disciplina militar y la virilidad .

  • La nobleza experimentó un considerable aumento numérico, como consecuencia de las ventas de títulos, hábitos de las Órdenes Militares e hidalguías, a las que con tanta frecuencia recurrió la Corona en su búsqueda desesperada de nuevas fuentes de ingresos.

  • La noticia sorprendió a todos, incluidos los ministros militares, que se enteraron por la radio.

  • La península Ibérica desde los primeros humanos hasta la desaparición de la monarquía visigoda Características generales de la economía Hispania quedó integrada en el sistema de producción esclavista, característico del mundo clásico: las conquistas militares de Roma proporcionaban una mano de obra esclava, abundante y barata, obtenida entre las poblaciones sometidas.

  • La reforma del Ejército El Ejército planteaba uno de los problemas más delicados, ya que de su apoyo dependía en gran medida la supervivencia de la República, y entre los mandos militares había demasiadas lealtades a la derrocada monarquía.

  • La teoría de sistemas es aplicable en los sistemas re-lacionados con los problemas de la sociedad actual (sociales, políticos, militares, económicos, etc.) aun que no siempre tiene la eficacia del modelo aplicada a los sistemas cerrados.

  • Las ayudas a los sublevados Alemania, Italia y Portugal, países que mantenían regímenes fascistas o similares, apoyaron de forma directa a los militares sublevados y la ayuda de los dos primeros fue determinante para el desarrollo de la guerra desde el mismo comienzo del alzamiento militar, pues efectuaron el traslado de tropas desde Marruecos a la Península.

  • Las conspiraciones militares fueron continuas y la República adoptó una política de sanciones suaves que re fl ejaba su temor a la fuerza del ejército, con el que, en última instancia, trataba de entenderse.

  • Las públicas solían encontrarse en el foro, en los barrios, cerca de los santuarios o en los campamentos militares.

  • Los de rango superior eran los cinco, verdaderos gobernantes escogidos anualmente por la asamblea, con funciones políticas, militares y judiciales.

  • Los duunviros presidían la curia, tenían jurisdicción civil y criminal, e incluso ejercían algunas funciones militares.

  • Los duunviros presidían la curia, impartían justicia y, en ocasiones, ejercían algunas funciones militares.

  • Los militares sublevados, cuando conquistaban un pueblo o ciudad, eliminaban sistemáticamente a miembros y simpatizantes de partidos y sindicatos de izquierdas, pero entre sus víctimas también fueron numerosos los maestros, tan apreciados por la República, y los intelectuales, entre los que sobresale la fi gura de Federico García Lorca, asesinado al principio de la guerra.

  • Los apoyos sociales El franquismo, aunque tuviera su origen en el protagonismo de unos militares sublevados contra la República, gozó desde el principio del apoyo de amplios sectores sociales, identi fi cados con el nuevo régimen bien por su defensa de los valores más tradicionales de la sociedad, bien por su autoridad y el resta- blecimiento del orden público.

  • Los conflictos exteriores Los con fl ictos exteriores de tan vasto Imperio ocasionaron enormes gastos militares que absorbieron gran parte de la riqueza económica de Castilla.

  • Los militares, además de asegurar por la fuerza la supervivencia del régimen, desempeñaron importantes cargos políticos, incluidos ministerios, especialmente en los comienzos del régimen.

  • Los ordenadores que ocupaban habitaciones enteras y servían casi en exclusiva para efectuar cálculos matemáticos para los militares, científicos y las grandes corporaciones, hoy en día ya caben en la palma de la mano y están al alcance de todos.

  • Los Reyes Católicos se propusieron controlar también a las órdenes militares castellanas, para limitar su poder político y para bene fi ciarse de sus cuantiosas rentas.

  • Los triunfos militares de Napoleón habían favorecido la difusión de las ideas ilustradas.

  • Mal uso de robots militares o armados.

  • No menos profundos fueron los cambios experimentados en el campo de la ciencia y la tecnología, muchos de ellos como consecuencia de las investigaciones realizadas con fines militares, que condujeron, por ejemplo, a avances espectaculares en la aviación o al desarrollo de la bomba atómica.

  • Para ello embarcó al país en una serie de intervenciones militares de escaso interés, pobres resultados y cuantiosas pérdidas económicas y humanas, como la expedición a Cochinchina, la guerra contra Marruecos, la intervención en México y la guerra del Pací fi co.

  • Pero fue con Carlos I y Felipe II cuando la situación fi scal se agravó de forma alarmante por los enormes gastos militares que acarreaba el Imperio y sus guerras continuas.

  • Pero al margen de las ocupaciones territoriales, en esta etapa se produjeron dos novedades : a La creación y protagonismo de las Órdenes Militares .

  • Pero en lo que destacaron los romanos como maestros indiscutibles fue en las obras de ingeniería, que respondían a las necesidades militares y urbanas del Imperio, al tiempo que cumplían una función de propaganda de su poder: a Las vías militares cubrían en una red todo el Imperio, para facilitar y agilizar el desplazamiento de las tropas y el comercio entre ciudades.

  • Pero las inmensas riquezas que ingresaba la Hacienda Real no eran suficientes para cubrir los enormes gastos militares que exigía el mantenimiento del imperio.

  • Por otra parte, el rasgo dominante de todo el reinado fue la gran inestabilidad política, acentuada por los pronunciamientos militares .

  • Por otra parte, en la sociedad islámica la religión es el centro absoluto de todas las facetas de la vida comunitaria: la política, el derecho, la educación, etc. El arte no escapa a esta regla y presenta, por tanto, ciertas peculiaridades: La principal actividad es la arquitectura religiosa, cuyo edificio más característico es la mezquita, aunque también son importantes, dentro de la arquitectura civil, los palacios y las construcciones militares.

  • Por otra parte, la dictadura debió afrontar, desde sus mismos inicios, pero con más intensidad según se prolongaba en el tiempo, numerosas críticas, manifestaciones de oposición, e incluso pronunciamientos militares.

  • Por otra parte, la riqueza e in fl uencia adquirida por las Órdenes Militares, creadas en el siglo xii en el contexto de la Reconquista, había incitado a sus maestres a involucrarse en las frecuentes revueltas nobiliarias de la Baja Edad Media.

  • Por otra parte, los generales Mola y Queipo de Llano se veían obligados a concentrar su atención y sus esfuerzos en sus respectivas zonas militares, ante el fortalecimiento de la resistencia republicana.

  • Queda abolida la pena de muerte, salvo lo que puedan disponer las leyes penales militares para tiempos de guerra.

  • Se trataba de zonas extensas y poco pobladas, en cuya conquista habían destacado las Órdenes Militares.

  • Se pretendía con esta medida alejar de las armas a un número importante de militares monárquicos y, al mismo tiempo, disminuir el excesivo número de o fi ciales que tenía en sus fi las el ejército español.

  • Se trataba de una minoría privilegiada y dominante, que desempeñaba los más altos cargos políticos, fi nancieros, militares y religiosos.

  • Si bien el desencadenante de la insurrección fue la protesta contra el reclutamiento por la guerra de Marruecos, llama la atención, en cambio, que los ataques se dirigieron prioritariamente contra iglesias, conventos y símbolos religiosos, no contra los estable- cimientos militares o institucionales.

  • Sin embargo, en este caso, el gobierno se limitó a declarar inconstitucionales la Asamblea y sus pretensiones, y el movimiento se fue disolviendo en los meses siguientes, debido a tres circunstancias: a La falta de apoyo de las Juntas Militares de Defensa, que se negaron a colaborar con catalanistas, republicanos y socialistas, con los que el ejército simpatizaba poco.

  • Todo el conjunto se completó con un programa iconográfico que combina lo histórico y lo mitológico para exaltar las victorias militares del emperador: las marítimas en la portada meridional, y las terrestres en la occidental.

  • Un grupo de militares de Barcelona reaccionaron asaltando la sede del semanario y la de otro diario catalanista ( La Veu de Catalunya ), pero no fueron sancionados.

  • Un rasgo sobresaliente del panorama cultural de la península Ibérica durante la Edad Media fue su carácter plural: la existencia de mudéjares en los territorios cristianos y de mozárabes en los musulmanes, así como de judíos en unos y otros, propició el contacto frecuente y el intercambio de conocimientos entre las tres culturas, más allá de las diferencias religiosas o las rivalidades políticas y militares.

  • Y un tercer rasgo fue el resurgimiento del protagonismo de los militares, favorecido por el acentuado espíritu castrense del monarca, que tendía a favorecer al ejército siempre que había un con fl icto entre este y el poder civil.

  • Y como, finalmente, los gastos ocasionados por el ejército permanente llegan a hacer la paz aún más intolerable que una guerra corta, acaban por ser ellos mismos la causa de agresiones, cuyo fin no es otro que librar al país de la pesadumbre de los gastos militares».

  • Y durante el Sexenio la política respecto a Cuba fue de una gran torpeza, ya que se limitó a una estrategia de guerra sin cuartel, de muy pobres resultados por dos razones: a La insu fi ciencia de recursos militares que España podía dedicar a Cuba.

  • Ya en la centuria anterior, se había experimentado en Europa una cierta cercanía entre las culturas cristiana y musulmana, gracias a las campañas militares (en Oriente, con las Cruzadas y en Occidente, con la Reconquista española).