Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para garantizar una buena experiencia de usuario. Más info

  • Español ES

26 oraciones y frases con meramente

Las oraciones con meramente que te presentamos a continuación te ayudarán a entender cómo debes usar meramente en una frase. Se trata de ejemplos con meramente gramaticalmente correctos que fueron redactados por expertos. Para saber cómo usar meramente en una frase, lee los ejemplos que te sugerimos e intenta crear una oración.
  • Aceptó, a diferencia de aquel, que entre los placeres existía una diferencia cualitativa, no meramente cuantitativa.

  • Al igual que Sócrates, Platón consideró inadmisibles estas posturas: que lo real se redujese a lo meramente corpóreo y cambiante, o que la razón y los sentidos fueran excluyentes, o que no existiera un criterio moral perenne.

  • Aristóteles exhorta a aspirar a la inmortalidad propia de los dioses, pero no deja de ser realista y habla también de la posibilidad de ser feliz a la manera meramente humana.

  • Atinencia: la fuerza del argumento es meramente psicológica.

  • C. Elementos decorativos Es frecuente que en una obra arquitectónica, además de los elementos propiamente constructivos, existan otros incorporados a ellos, como relieves, pinturas murales o mosaicos, cuya función puede ser meramente decorativa o de otro tipo (didáctica, propagandística, etc.).

  • Desde un punto de vista meramente cronológico se dife rencian en inicial, media y final.

  • En cambio, la alta nobleza conservó sus títulos, aunque con carácter meramente honorí fi co –sin privilegios feudales–, y se integró en los grupos dirigentes de la nueva sociedad en razón de sus propiedades territoriales y de sus negocios.

  • En efecto, mientras que el método cientí fi co-experimental tiene una fi nalidad meramente descriptiva, el de las ciencias humanas requiere algo más: comprender, esto es, captar el sentido último de los fenómenos e interpretarlos.

  • Era, por tanto, una formación más orientada a los valores meramente estéticos y destinada a las suntuarias construcciones religiosas o civiles (palacios y edificios públicos).

  • Es más, somos capaces de conocer lo real como real (y, así, distinguimos entre lo real y lo ficticio, entre lo verdadero y lo falso, entre lo que existe y lo meramente posible…).

  • Estos elementos no se pueden comprender desde una perspectiva banal de la sexualidad (meramente física, fisiológica o lúdica).

  • La Arquitectura Posmoderna no pretendía volver al pasado, sino tan solo incorporar en los exteriores, con espíritu ecléctico y a menudo caprichoso, ciertos elementos de estilos históricos o inspirados en ellos (columnas, arcos, frontones), descontextualizados y reducidos a una función meramente decorativa.

  • La Iglesia considera que el artista y su obra tienen una misión que está por encima de criterios económicos o meramente decorativos: el artista y la obra tienen un sentido social.

  • La relación sexual entre humanos no es meramente instintiva, sino que está acompañada por la racionalidad y la inteligencia.

  • Las relaciones humanas no se limitan, además, a lo meramente físico o material.

  • Lo que la virtud aporta a la voluntad no es algo meramente sobreañadido, sino una auténtica perfección.

  • Ni siquiera las Cortes representaban una seria limitación al poder del rey, pues apenas variaron respecto a las originadas en la Edad Media: a Eran convocadas por el rey con carácter meramente consultivo o, lo más habitual, para votar ciertos impuestos de carácter extraordinario.

  • No es una simple habilidad técnica —como proponían los so fi stas— que se puede enseñar en un sentido meramente externo, sino que ha de brotar del alma de quien la busca (aunque requiera el apoyo de alguien que ya haya transitado el camino de la virtud).

  • No obstante, en esta introducción se proponen unos modelos, meramente orientativos, que abordan la obra de arte en sus aspectos fundamentales y desde diversos puntos de vista.

  • Para lograr un conocimiento objetivo de la realidad, es preciso despojarse de todos los prejuicios e interpretaciones meramente subjetivas.

  • Se buscaron dimensiones diferentes de las meramente visibles; el saber ya no era simplemente representativo, sino que se adentró en las estructuras que permanecían ocultas.

  • Se la puede considerar, por tanto, la primera gran crisis de la globalización, pues es un ejemplo evidente de cómo un problema meramente local acabó extendiéndose al conjunto del planeta por la interconexión a escala mundial del sistema fi nanciero.

  • Según estas, cualquier fenómeno ha de explicarse a partir de elementos meramente cuantitativos: la materia (entendida como extensión) y el movimiento local.

  • Sin embargo, aunque Isabel y Fernando, después conocidos como los Reyes Católicos, decidieron gobernar conjuntamente en todos sus territorios, según lo establecido entre ellos en la Concordia de Segovia tras proclamarse reina Isabel, la unión de Castilla y Aragón fue meramente dinástica, ya que cada reino conservó sus propias leyes e instituciones.

  • Sus obras manifiestan una clara preferencia por dos elementos arquitectónicos: la cúpula, que recuperaba el simbolismo de la perfección divina, asociada a la forma geométrica de la esfera; y el pilar, como elemento sustentante de los arcos, con lo que la columna quedaba relegada a una función meramente decorativa.

  • Una de las fórmulas aproximadas más sencillas es el índice de la masa corporal (IMC): IMC = masa (kg) estatura (m) Los siguientes resultados son meramente orientativos: considera delgada.