Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para garantizar una buena experiencia de usuario. Más info

  • Español ES

53 oraciones y frases con mentalidad

Las oraciones con mentalidad que te presentamos a continuación te ayudarán a entender cómo debes usar mentalidad en una frase. Se trata de ejemplos con mentalidad gramaticalmente correctos que fueron redactados por expertos. Para saber cómo usar mentalidad en una frase, lee los ejemplos que te sugerimos e intenta crear una oración.
  • A partir de esos valores se propagó una mentalidad tradicional y autoritaria que imponía ciertos comportamientos entre la población: a Una moral escrupulosa y estricta de inspiración católica, que impregnaba todas las manifestaciones de la vida pública o privada, desde los actos religiosos o fi ciales hasta la exigencia, para ciertos fi nes, de certi fi cados de buena conducta expedidos por los párrocos.

  • A tu juicio, ¿qué consecuencias tiene para el planeta la mentalidad consumista que domina nuestra sociedad?

  • Además de las medidas legales para castigar a los agresores y proteger a las víctimas, es necesaria una mentalidad de respeto: no se puede justificar el desprecio por una persona por el hecho de que sea hombre o mujer.

  • Ante esta mentalidad es necesaria una actitud crítica por parte de las familias y de los individuos, a fin de consumir de una manera racional, responsable y solidaria, evitando el derroche de los recursos naturales y el gasto innecesario.

  • Asimismo, fue característico del espíritu burgués el afán de notoriedad, que propició la aparición del retrato como género, aunque todavía vinculado a un contexto esencialmente religioso, como correspondía a la mentalidad dominante de la época.

  • Busca en internet el Canto I del Kalevala los rasgos de la mentalidad mítica.

  • Como consecuencia lógica de esta mentalidad, un rasgo que caracterizó a la mujer, griega o romana y de cualquier sondición social, fue la exclusión de la vida política: ni podía escoger ni ser escogida para cargos políticos, ni tampoco tenía derecho de voto en asamblea alguna.

  • Como no es posible asimilar el fondo cambiable de lo vital con la mentalidad calculadora de la ciencia, son las formas de expresión artísticas, como la música y el arte, las que transmiten la verdad de la vida con más exactitud.

  • Con esta mentalidad, Descartes inició el racionalismo que, al mismo tiempo, supuso el nacimiento de la filosofía moderna.

  • Desarrolla el siguiente tema: El arte románico como expresión de la mentalidad de su época.

  • Diversos equipos científicos, economistas, organis mos nacionales e internacionales, se han propuesto la tarea de impulsar un cambio de mentalidad que libere el concepto de crecimiento económico y su asociación al uso intensivo de recursos y producción de residuos.

  • El cristianismo se enfrenta a la mentalidad de la lucha de todos contra todos que frecuentemente ha caracterizado al pensamiento liberal y capitalista de Occidente.

  • El Demiurgo confeccionó el mundo que nos rodea, pero no lo creó desde la nada, ya que la noción judeocristiana de Creación es completamente ajena a la mentalidad griega de la época, que suponía la eternidad de la materia.

  • El donante y su mujer aparecen retratados en la cara exterior de las puertas, reflejando ese afán de perpetuarse a través del arte que caracterizaba a la nueva mentalidad burguesa.

  • El Gótico fue la manifestación artística de esa nueva mentalidad, propia de una cultura urbana.

  • El influjo de Europa en la mentalidad de los españoles En los años sesenta, en correspondencia con el desarrollo económico y las grandes transformaciones sociales de España, se produjeron también cambios profundos en la mentalidad de los españoles.

  • El Renacimiento trajo consigo un cambio profundo de mentalidad que se puede resumir en tres características esenciales: Un renovado interés por el hombre, que, como en la Antigüedad clásica, se convirtió en la medida de todas las cosas (interés por la figura humana, edificios a escala humana, optimismo sobre las posibilidades del ser humano, etc.), que no implicaba un rechazo de lo religioso, sino una revalorización de la razón humana frente al teocentrismo medieval.

  • El resultado de todo ello fue el surgimiento –en especial entre la juventud de las grandes ciudades– de una nueva mentalidad opuesta a la conservadora y autoritaria de los años cuarenta y cincuenta.

  • El sepulcro monumental fue otra aportación importante del Gótico, que refleja el individualismo creciente de la época y el afán de inmortalidad de quien lo encargaba, en un anticipo de la nueva mentalidad renacentista de la fama.

  • En este sentido la mentalidad romana no se diferenciaba de la griega; de hecho, el mérito de una obra se atribuía a quien la encargaba y no al artista.

  • En fuerte contraste con la mentalidad de su época, Platón defendió el acceso de las mujeres a la educación, sosteniendo que poseen la misma naturaleza que los varones respecto al cuidado del Estado.

  • En la medida en que esta mentalidad antinatalista es favorecida desde Occidente como condición para las ayudas económicas, los países ricos imponen formas culturales ajenas a la vida y tradición de otras culturas.

  • Es destacable también la presencia de los donantes en primer plano, que, aunque arrodillados y en un escalón inferior, quedan integrados en la representación sagrada en plano de igualdad, lo que refleja la nueva mentalidad de la época.

  • Es una chica joven, de mentalidad abierta, que conoce otros países y culturas.

  • Esa nueva mentalidad, que tenía en Europa su inspiración y su modelo, se resumía en un afán de libertad moral, cultural y política, que empujaba cada vez con más fuerza hacia la democracia.

  • Ese ambiente de servicio debe darse entre todas las personas, sea cual sea su condición, de modo que se llegue a desterrar la mentalidad que confunde el ser con el tener, el éxito con la riqueza material, y se desemboque en un mundo más humano.

  • Esta actitud, cali fi cada como «traición de la burguesía», se ha achacado a menudo a la mentalidad nobiliaria, antiburguesa y rentista imperante en la sociedad española desde la expulsión de los judíos.

  • Esta mentalidad, que legitimaba el saber cientí fi co en función de su potencialidad técnica, fue determinante en la Revolución Industrial.

  • Este movimiento cultural y artístico, íntimamente vinculado al pensamiento humanista, aportó un cambio fundamental a la mentalidad de la época, como ya se ha visto.

  • La escultura también refleja en cierto modo esta nueva mentalidad.

  • La mentalidad de la burguesía conservadora estaba dispuesta a admitir el desnudo femenino en una representación mitológica o en una figura alegórica, pero lo consideraba inmoral e inaceptable en una escena contemporánea y banal, en la que aparecía la mujer con toda naturalidad sentada junto a dos hombres correctamente vestidos.

  • La mentalidad del emprendedor, que no necesariamente se reduce al ámbito de la empresa, es la del que se siente responsable de su actividad.

  • La mentalidad habitual debería ser la de evitar aquellas actitudes que puedan molestar a otras personas.

  • La mentalidad ilustrada se inició en las capas aristocráticas y cultas de la sociedad, se extendió por toda Europa y, de algún modo, todavía sigue presente en lo que hoy entendemos por hombre independiente y moderno.

  • La mentalidad laicista parte de la distinción entre vida social y religión.

  • La mentalidad tecnológica tiene como fondo la idea del control: los objetos que ha hecho el hombre son seguros porque hay un dominio sobre ellos.

  • La mentalidad tradicional, defensora de la familia, la propiedad privada y la religión, se concentraba, más que en ninguna otra parte, en el medio rural, pero en especial entre los pequeños y medianos propietarios, numerosos en la España situada al norte del Tajo.

  • La nueva mentalidad religiosa propició, asimismo, dos fenómenos que tuvieron una gran incidencia en el arte románico: La extensión de la vida monástica en el medio rural.

  • La situación energética relacionada con el petróleo acabará provocando cambios en la vida cotidiana y en nuestra mentalidad.

  • La tarea del Estado es apoyar el desarrollo de la libertad individual, sin censurar determinadas posturas (por ejemplo, las religiosas), debido a causas ideológicas o al afán de controlar lo políticamente correcto, lo que debería pensar la mayoría o cualquier otra iniciativa que, en el fondo, sería propia de una mentalidad totalitaria.

  • Los mitos paganos y la filosofía antigua, según la nueva mentalidad, no tenían por qué oponerse al espíritu cristiano, sino que lo podían complementar perfectamente: los mitos podían interpretarse como alegorías morales bajo un punto de vista cristiano, y la filosofía antigua de Platón, por ejemplo, buscaba la perfección moral del hombre igual que la religión cristiana.

  • Pero más importantes aún eran sus diferencias cualitativas, pues la pintura flamenca no introdujo un cambio de mentalidad respecto al Gótico, sino solo innovaciones técnicas, aunque sin duda fundamentales; en cambio, el Renacimiento defendía una concepción del arte diferente, que gravitaba en torno a la recuperación del mundo antiguo: Los admirados modelos de la Antigüedad clásica se convirtieron en la principal fuente de inspiración y, en consecuencia, fueron objeto de estudio permanente.

  • Por otra parte, las clases medias de las pequeñas y medianas ciudades participaban en general de la misma mentalidad tradicional, a lo que se añadía la nostalgia del orden público, normalmente más alterado en el medio urbano.

  • Por eso, hablar bien una lengua distinta de la nuestra supone no solo aprender nuevas palabras, sino también adentrarse en la mentalidad de los miembros de otra comunidad de hablantes.

  • Sin embargo, el tránsito de una mentalidad a otra no se produjo abruptamente, sino de un modo paulatino.

  • Sin embargo, se olvida que en una época de crisis económica y de grandes incertidumbres para los negocios, la inversión en tierras y en rentas fi jas no era solo cuestión de mentalidad, sino también un comportamiento económico prudente.

  • Su defensa de la escisión entre la autoridad religiosa y la civil penetró paulatinamente en la mentalidad moderna y sigue siendo actual.

  • Su importancia creciente reflejaba el profundo cambio de mentalidad que se estaba produciendo, en el que el hombre adquiría un mayor protagonismo y aspiraba a mantenerse en la memoria de este mundo.

  • Su mentalidad, temperamento y estilo eran completamente diferentes a los de Courbet.

  • Todos estos hechos repercutieron en los comportamientos sociales y en la mentalidad colectiva de la época, que fue alternando estados de euforia y confianza en el progreso con otros de desmoralización y visión horrorizada de la capacidad destructiva del ser humano.

  • Un rasgo propio de la mentalidad griega era su preferencia por representar, en vez del hecho histórico, su trasfondo filosófico y abstracto a través del mito, que es intemporal.

  • Una mentalidad tradicional y autoritaria Al margen de los criterios normales de clasi fi cación social, la realidad es que en la España de los años cuarenta y cincuenta existía una línea divisoria claramente de fi nida: la que separaba al bando de los vencedores del de los vencidos.

  • Una vez más se resalta la virtud del guerrero, cuya actitud serena se corresponde con el equilibrio de la composición, y al mismo tiempo se refleja la nueva mentalidad de exaltación individual y aspiración a la fama.