Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para garantizar una buena experiencia de usuario. Más info

  • Español ES

4 oraciones y frases con magní

Las oraciones con magní que te presentamos a continuación te ayudarán a entender cómo debes usar magní en una frase. Se trata de ejemplos con magní gramaticalmente correctos que fueron redactados por expertos. Para saber cómo usar magní en una frase, lee los ejemplos que te sugerimos e intenta crear una oración.
  • En cambio, de los almohades se pueden apreciar en Sevilla, la que fuera su capital en Al Ándalus, dos magní fi cos ejemplos: la Torre del Oro y la Giralda, esta última era el minarete de la mezquita, que ocupaba el solar de la catedral actual –véase imagen inferior–. Por último, el arte nazarí de Granada (siglos xiv y xv ) nos ha legado otra magní fi ca obra: el palacio de la Alhambra, el mejor y más antiguo de los palacios islámicos conservados –véase imagen superior–. Sus pobres estructuras están enmascaradas por una fantástica decoración, que cubre por completo techos y muros, con motivos vegetales, geométricos y epigrá fi cos.

  • En el siglo xiii, destacaron las construcciones de la Corona de Castilla, con las magní fi cas, Toledo y León ; en esta última son de especial interés sus vidrieras –véase imagen siguiente–. En el siglo xiv, en cambio, la actividad constructora más interesante se produjo en la Corona de Aragón, con catedrales como la, Gerona y Palma de Mallorca .

  • En su obra se sintetizan las diversas in fl uen- cias que recibió a lo largo de su trayectoria desde Creta hasta España: la espiritualidad del arte bizantino cretense, las luces irreales y los colores fríos del pintor veneciano Tintoretto, etc. Entre sus obras más destacadas, se podrían mencionar: La adoración del nombre de Jesús (El Escorial), cuadro que ofreció a Felipe II, ya que es una exaltación de su persona y de su triunfo contra los turcos en Lepanto; El martirio de San Mauricio (El Escorial), obra encargada por Felipe II, que nunca colocó en su destino por no ser de su agrado; El entierro del señor de Orgaz (iglesia de Santo Tomé en Toledo), probablemente su mejor obra; y magní fi cos retratos, como el del Caballero de la mano en el pecho (Museo del Prado, Madrid).

  • Pero, además, sus pinturas y grabados son un magní fi co testimonio de la con fl ictiva época histórica que le tocó vivir.